Noticias

Sobrevive al cambio de temporada sin ser presa de los “ofertones”

Ellas.mx.- Sabemos que pronto se acerca el cambio de temporada, se acaba el invierno y llega la primera ¡Oh no! Y con ella los cambio de ropa, accesorios, calzado, etc., pues lo invernal ya no resulta ser tan cómodo cuando nos encontramos a 27 grados Celsius, por lo que significa renovar el guardarropa, muchas veces encontramos ofertas que ante nuestros ojos parecen ser atractivas, pero ¿cómo no caer en la tentación para no ser víctima de los “ofertones” y endeudarnos con algo que pronto pasara de moda? Estos son algunos tips que la famosa experta en finanzas y autora del libro “Pequeño Cerdo Capitalista”, Sofia Macías,  recomienda para que no salgas corriendo y  sobrecargues tu tarjeta de crédito para estar a tono con la tan hermosa primavera.  

La primera por supuesto sería no ir a las rebajas si traes arrastrando las deudas de los regalos de navidad y fin de año, si tus finanzas no son muy estables o simplemente no tienes nada necesario que comprar. Según Macías eso de “aprovechar las ofertas” en abstracto suele derivar en gastos improductivos y objetos arrumbados en la casa. Además, por mucho que parezcan oportunidades únicas, dado que las rebajas son cada vez más frecuentes (a final de cada temporada, más el buen fin, más antes de navidad, etc.), así como que únicas, no son.

Algunas de las recomendaciones para evitar gastos innecesarios son:

Artículos relacionados

– Revisar el clóset antes de salir de compras

-Evitar comprar sólo porque está de descuento

-Aprovechar para invertir en básicos de buena calidad, que puedas utilizar en cualquier temporada.

A continuación podrás leer útiles consejos que te ayudarán a ahorrar dinero para todo aquello que quieras realizar, ya sea para un proyecto en especial, un viaje, la educación de tus hijos, tu jubilación o las emergencias familiares que puedan ocurrir. 

Ahorrar no es tarea fácil pero tampoco imposible, en la actualidad hay cuentas de banco creadas específicamente para mujeres, que con inversiones mínimas te permiten comenzar a generar grandes cosas, además de beneficios únicos para mujeres.

Anota tus gastos durante un mes

Antes de recortar tus gastos necesitas saber exactamente en qué se te va el dinero, para averiguarlo anota durante un mes tus gastos diarios, semanales y mensuales. Puedes hacerlo en una aplicación móvil o en una libreta que lleves siempre contigo en la bolsa. Te sorprenderás al ver cuánto y en qué gastas.

Una vez que te des cuenta en qué gastas el dinero, puedes decidir qué cosas son necesarias y de cuáles puedes prescindir. 

Págate a ti primero

Al igual que pagas a todos tus acreedores habituales, hazlo contigo misma, fíjate un día del mes para “pagarte” guardando una cantidad establecida de dinero en una cuenta de ahorros o de inversiones.

Algo que puede facilitarte este punto es programar una transferencia automática de una parte de tu salario, por muy pequeña que sea, desde tu cuenta  a una cuenta de ahorros.

Reduce tus deudas

Liquidar tus deudas es una de las mejores formas de ahorrar dinero, porque el interés que pagas en la mayoría de los préstamos (especialmente en las tarjetas de crédito), es mucho más alto que el que ganas en la mayoría de las cuentas de ahorros. 

Conviértete en tu propio prestamista

Cuando pagues un préstamo, continúa haciendo pagos mensuales, la diferencia es que ahora será a ti. Programa una transferencia automática de la misma cantidad desde tu cuenta de nómina a una cuenta de ahorros o a un fondo de inversiones, checa con tu banco que es lo que más te conviene.

Motívate con un objetivo real 

Primero decide qué es lo que de verdad quieres o necesitas, por ejemplo, un nuevo celular, una cámara fotográfica, un viaje,  y averigua lo que cuesta. Después márcate una meta que puedas lograr, date los meses que consideres para ahorrar lo suficiente. Pon fotos de tu objetivo en el refrigerador o en tu cartera. Cada vez que te entren ganas de comprarte unos zapatos mira la foto y pregúntate si deseas tanto ese par como el objetivo para el cual estás ahorrando. 

Abre una cuenta de ahorros que no puedas tocar

Este tipo de cuenta sirve para obtener cosas más grandes como el enganche de una casa o un auto. Estas cuentas bancarias no suponen ningún riesgo y ofrecen una tasa de interés más alta que las cuentas de ahorros normales, pero el dinero debe permanecer durante un periodo de tiempo determinado (si lo sacas antes de tiempo, tendrás que pagar una penalización). De esa forma podrás evitar tentaciones y malgastarlo en cosas innecesarias.

Llena un frasco con las monedas que te sobran

En un frasco grande y de boca estrecha (para que no sea tan fácil meter la mano), vacía cada noche las monedas que llevas sueltas en tu cartera. Cuando el frasco esté lleno, haz montones y cámbialos por billetes, al cabo de un tiempo te darás cuenta que ese dinero puede servirte para pagar algo o para comprarte un regalo.

Ahorra tus ingresos extras

Cada vez que recibas una cantidad de dinero extra mándalo directo a tu cuenta de ahorros o, si tienes deudas, úsalo para pagar tus tarjetas de crédito y préstamos, o para hacer un pago extra, esto te ayudará a reducir tu saldo y no te sentirás tan ahorcada.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button