Noticias

Campaña para impulsar el impuesto al refresco

LaSalud.mx.- Impulsan nueva campaña “Impuesto al refresco para bebederos en escuelas” con el fin de apoyar el establecimiento de un impuesto a los refrescos para después ocupar los recursos en la instalación de bebederos de agua en escuelas y espacios públicos, a través de Alianza por la Salud Alimentaria.

La campaña también tiene como fin atender los costos de la obesidad, la diabetes y sus complicaciones, publicados en varias partes dela Ciudad de México y en diversos medios, por lo que se espera que esta campaña no sólo haga consciencia en los ciudadanos sino que también sea útil para impulsar las políticas públicas necesarias para garantizar el derecho al acceso al agua para hidratarse.

El impuesto al refresco para combatir la obesidad ha sido propuesto al gobierno mexicano por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurria; por el relator especial de Naciones Unidas por el Derecho a la Información, Oliver de Shutter, y por la representante en México de la Organización Mundial de la Salud / Organización Panamericana de la Salud, la doctora Maureen Birmingham. 

Al menos 19 países han implementado o propuesto impuestos a bebidas azucaradas como medida de salud pública contra la obesidad. Un impuesto del 20% al refresco provocaría una disminución de su consumo y evitaría más de 53,000 casos nuevos de diabetes en 10 años, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP). Sólo un 10% de lo recaudado serviría para instalar bebederos de agua en todas las escuelas de educación básica del país, según estimaciones de la Universidad de Yale y del INSP. 

México es el país con el mayor índice de sobrepeso, obesidad y diabetes entre los países de la OCDE, es también el país con la mayor incidencia de muertes por diabetes en todo el continente americano.

La relación entre el consumo de refresco, la obesidad y la diabetes está ampliamente documentada. En México, el Instituto Nacional de Salud Pública ha elaborado un documento con estas referencias científicas.

De acuerdo con estudios del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), un impuesto del 20% al refresco provocaría una disminución del consumo de refrescos de 163 litros a entre 121 y 130 litros por persona al año. El INSP estima que esto significaría la reducción del sobrepeso y la obesidad, y se podrían evitar más de 53,000 casos nuevos de diabetes en 10 años.

Según estimaciones de la Universidad de Yale y del INSP el impuesto propuesto en México recaudaría más de 20,000 millones de pesos. Con un 10% de lo recaudado se podrían instalar bebederos de agua en todas las escuelas de educación básica del país. La mayor parte de los escolares carecen de acceso a este vital líquido para hidratarse durante la jornada escolar, lo cual es un derecho básico.

El resto de los recursos se debería destinar para instalar bebederos en los espacios y edificios públicos, así como para atender los costos de la obesidad y la diabetes.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close