Noticias

Cambiar hábitos de vida mejora la enfermedad arterial periférica

LaSalud.mx.- Los cambios en el estilo de vida, influyen en aliviar los síntomas y lentificar el avance de la enfermedad arterial periférica, por lo que se sugiere tomar en cuenta que las arterias estrechas requieren de mayor flujo sanguíneo hacia brazos y piernas.

Cuando las extremidades no reciben suficiente sangre, se pueden desencadenar varios síntomas, siendo los más comunes de dolor en la pierna al caminar, calambres en las piernas al realizar actividad y entumecimiento o debilidad de la pierna. Cuando no se trata la enfermedad, el dolor y los demás síntomas pueden empeorar conforme transcurre el tiempo. 

El Dr. Randall De Martino, de Cirugía Vascular de Mayo Clinic de Rochester, Minnesota, menciona que el tratamiento de la enfermedad normalmente incluye realizar cambios en el estilo de vida y administrar medicamentos. Ambas terapias pueden ser lo que muchas personas necesitan para controlar la enfermedad, pero cuando no es suficiente, es posible que se recomiende el procedimiento para destapar las arterias obstruidas (angioplastia). La cirugía de derivación o baipás de la arteria obstruida o estrechada puede ser otra buena alternativa de tratamiento en algunos casos de enfermedad arterial periférica.   

Los cambios en el estilo de vida generalmente pueden ayudar a aliviar los síntomas y lentificar el avance de la enfermedad. Fumar es uno de los mayores factores de riesgo para la enfermedad arterial periférica y normalmente conduce al estrechamiento y daño de las arterias. Si tú o algún familiar fuma, dejar de hacerlo es una de las medidas más importantes que debe tomar para combatir la enfermedad arterial periférica.

Por otro lado, el ejercicio también puede ayudar, por lo general mediante un programa de caminatas. En muchos casos, caminar durante 30 minutos diarios, al menos tres veces por semana, acondiciona los músculos para que utilicen mejor el oxígeno extraído de la sangre. Eso puede reducir el dolor y los demás síntomas, permitiendo que quienes padecen la enfermedad caminen distancias mayores. Si padeces enfermedad arterial periférica y todavía no realizas ejercicio, te sugiero platicar con el médico para elaborar un plan de ejercicio que se ajuste bien a tus necesidades.    

Los medicamentos también pueden reducir los síntomas. Por ejemplo, los fármacos como el cilostazol y la pentoxifilina, pueden mejorar el flujo sanguíneo y ensanchar los vasos sanguíneos. La terapia con aspirina generalmente sirve para prevenir coágulos sanguíneos en quienes padecen enfermedad arterial periférica. Además, también se recomiendan medicamentos para controlar otras enfermedades que contribuyen a la enfermedad arterial periférica, como la hipertensión, la diabetes y el colesterol alto.

El Dr. De Martino señala que cuando los cambios en el estilo de vida y los medicamentos no mejoran los síntomas de la enfermedad arterial periférica, la angioplastia podría ser una buena alternativa. En ese procedimiento, el médico introduce en los vasos sanguíneos una pequeña sonda, llamada catéter, y la guía hasta la arteria estrechada. Una vez allí, se infla el pequeño globo colocado en la punta del catéter para presionar la obstrucción contra la pared arterial y destapar la arteria con el objetivo de aumentar el flujo sanguíneo. El médico también puede introducir en la arteria un dispositivo de malla, conocido como estent, para mantenerla abierta. La angioplastia normalmente se realiza como procedimiento ambulatorio, o sea que no requiere internamiento hospitalario durante la noche.

En ciertas situaciones, tales como la obstrucción completa de la arteria, una angioplastia infructuosa, o cuando el estent no es adecuado, la cirugía de derivación o baipás puede ser lo más recomendable. En la cirugía de baipás, el cirujano extrae un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo, o emplea un vaso sanguíneo artificial, para derivar la sangre de la arteria obstruida. Los resultados de la cirugía de baipás suelen ser más duraderos que los de la angioplastia, pero es un procedimiento más invasivo que requiere internamiento en el hospital y un período de recuperación más largo.

El Dr. Demartino concluye que la alternativa de tratamiento que elijas posiblemente se basará en la gravedad de la enfermedad arterial periférica, en la ubicación de las arterias obstruidas, en sus preferencias personales y en otras afecciones que padezcas. Es recomendable que, antes de tomar la decisión, primero revises con el médico todas las alternativas y platiques sobre los riesgos y ventajas de cada una de ellas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button