Noticias

Estudian beneficios de uva roja

LaSalud.mx.- Aportan beneficios para la salud, un grupo de jóvenes estudiantes del Centro Universitario Mexicano (CUM), tras la investigación de los beneficios de la uva roja.

El estudio consistió en descubrir la capacidad  de antioxidante y antimicrobiana de la cáscara, la semilla y la pulpa de la uva roja, permitiéndole a los jóvenes entre 16 y 18 años, obtener el primer lugar en la categoría de Medicina y Salud en la pasada Expo Ciencias Metropolitana 2015, organizada por la Red Nacional de Actividades Juveniles en Ciencia y Tecnología, en colaboración con el Movimiento Internacional para el Recreo Científico y la Tecnología (MILSET, por sus siglas en francés).

 Tras concursar con más de 25 trabajos de nivel medio superior, Lorena Sánchez, Aketzalli Morales y Marieva Benítez, regresaron al laboratorio del CUM para explicar que la uva contiene vitaminas, minerales, flavonoides compuestos que pueden proteger a las células del daño oxidativo y distintos ácidos.

 Entre los ácidos, detallaron, se encuentran el málico, cítrico y tartárico. Éste último tiene diferentes aplicaciones en las industrias farmacéutica, alimenticia y de bebidas, por ejemplo, la acidez del vino depende mucho de la riqueza de este compuesto característico de la fruta.

 Comentaron que los primeros resultados mostraron que dentro de la cáscara de Vitis vinífera, nombre científico de ese fruto, identificaron una mayor actividad antioxidante debido a la gran cantidad de ácido tartárico que también hay.

 Para llegar a esta conclusión, Lorena explicó que utilizaron el método Briggs-Rauscher para medir el nivel antioxidante mediante la mezcla de tres distintas sustancias (ácido sulfúrico y malónico, peróxido de hidrógeno y permanganato de potasio) con la cáscara, la semilla y la pulpa, tanto de la uva roja como la verde.

 En este cotejo tomaron como control positivo el vino tinto y, pese a conocer las bondades de esa bebida para reducir el estrés oxidativo generado por los radicales libres (oxidación de células), validaron la capacidad antioxidante dentro de la cáscara de Vitis vinífera roja.

 “Esto nos planteamos antes de empezar y el estudio trasciende todavía más porque mostró mejores efectos que el vino tinto, siendo que éste lo recomiendan para prevenir o reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares, por ejemplo”, expuso Marieva.

 Aketzalli resaltó que la investigación también les permitió conocer sobre la actividad antimicrobiana de esta baya ante la presencia de algunas bacterias que se localizan en el intestino de los organismos vivos, como Citrobacter, Klebsiella, Staphylococcus aureus y Proteus mirabilis.

 Puntualizó que estos microorganismos están presenten en el ambiente, sobre todo en los hospitales, y pueden provocar desde una otitis o nefritis hasta una neumonía e incluso complicar la salud de quienes tienen un sistema inmunológico bajo.

 Para impulsar esta parte del proyecto, las jóvenes investigadoras consiguieron las cepas de esas bacterias con especialistas del laboratorio de Biología experimental de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Xochimilco, con el propósito de exponerlas frente a los componentes de la uva roja y verde.

 En este caso aplicaron el método Kirby-Bauer y, en presencia del antibiótico cloranfenicol, que posee un amplio espectro de actividad y alta efectividad contra las bacterias, determinaron que ambas frutas protegen en cierto grado de Citrobacter y solo Klebsiella resultó sensible a la uva verde.

 “Los resultados son bastante positivos y alentadores, ya que al incluir en nuestra alimentación una fuente de alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes podemos tener grandes beneficios para la salud”, reiteró Marieva Benítez.

 Hasta hoy, a su corta edad, las jóvenes científicas han sido invitadas a participar en el 23 Concurso Universitario de Ciencias, Tecnología e Innovación de la UNAM y competirán en diciembre durante la Expo Ciencias Nacional 2015, que se realizará en Tamaulipas y donde estarán con cerca de 500 proyectos de investigación de escuelas públicas y privadas de todo el país.

 De ahí que la propuesta les ha cambiado su perspectiva sobre la ciencia y, aunque planeaban estudiar administración, actuación o contaduría, ahora desean continuar sus estudios de nivel superior dentro de un área relacionada a la investigación.

 Ahora es fácil tomar esa dirección, aunque recordaron la travesía del proyecto y lo complicado que les resultó porque en México no hay farmacéuticas ni universidades que les facilitaran algunas sustancias debido a la alta peligrosidad y mandaron a pedirlas a Canadá.

 Respecto al futuro del proyecto, Lorena, Aketzalli y Marieva prevén continuar y enfocarse en la actividad antimicrobiana de dicho fruto para identificar su potencial ante Klebsiella, pues es una bacteria que ataca en mayor medida a personas con VIH-Sida, cáncer y leucemia, por ejemplo, porque tienen un sistema inmunológico deprimido.

 También proyectan averiguar la cantidad de antioxidantes que posee cada parte de Vitis vinífera, a fin de establecer qué porción es la adecuada consumir, atendiendo las recomendaciones de un especialista.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close