Noticias

Autoridades niegan aborto a una niña violada

Mundodehoy.com.- El día 21 de abril una madre llevó a su hija de 10 años a un hospital público, por molestias permanentes en el abdomen, lugar en el que se confirmó que la menor tenía 22 semanas de embarazo, por lo que las autoridades fueron informadas para llevar a cabo la investigación correspondiente en Paraguay.

La historia es una más de una larga lista de abusos a menores de edad en Paraguay. Una nena de 10 años fue violada por su padrastro. Con 23 semanas de gestación, las autoridades de salud de Paraguay le acaban de rechazar un pedido de aborto porque está pasada de la semana 20. La madre de la nena está presa por encubrir a su pareja, que a su vez está prófugo.

“La solicitud es imposible de cumplir porque el embarazo tiene un desarrollo de cinco meses. Además, el código penal prohíbe esa práctica”, sentenció la directora de la oficina Programas de Salud, Lida Sosa.

La petición para un aborto fue presentada por la madre, quien recibió el respaldo de la oficina local de Amnistía Internacional “para salvarle la vida” a la menor. Para ello, se lanzó una campaña con el hashtag #NiñaEnPeligro.

Pero la justicia lo rechazó de plano.

La fiscal Monalisa Muñoz informó que actuó de oficio y abrió una investigación, presentó imputaciones contra el padrastro por coacción sexual a una menor y contra la madre por falta al deber del cuidado y obstrucción a la justicia, al dar datos falsos de su pareja, que huyó y está prófugo.

La madre, cuya identidad también se mantiene en reserva, fue enviada a la cárcel de mujeres de Asunción con prisión preventiva mientras duren las investigaciones hasta el llamado a juicio oral y público. El padrastro se encuentra con orden de captura.

“Instamos a las autoridades paraguayas a conceder el aborto solicitado por la madre y salvarle así la vida”, señaló Amnistía en una carta. Y agregó que “según los organismos de la ONU, un embarazo entraña riesgos específicos y posibles secuelas a largo plazo para la salud física y mental de las niñas”.

Dolores Castellanos, jefa del área niñez y adolescencia del hospital Cruz Roja de Asunción, informó a los periodistas que la niña está ingresada hospital Cruz Roja, de Asunción “y goza de Buena salud física y psicológica”.

“Está llevando un embarazo riesgoso pero tomamos todas las medidas preventivas. En año anteriores tuvimos pacientes como ella que llegaron hasta el final de la gestación”, indicó.

El senador y pediatra Carlos Filizzola de la coalición Frente Guasú, de centroizquierda, expresó en entrevista con The Associated Press que relanzará un proyecto de ley para educación sexual de menores, que “está estancado en las comisiones del Senado porque años atrás las Iglesias cristianas, estrictamente por razones dogmáticas, hicieron una fuerte campaña de oposición a la posible aprobación señalando equivocadamente que la ley estimularía el aborto”, comentó.

Específicamente, el proyecto autorizaría a organismos de salud del Estado a orientar a los jóvenes, sin tapujos, sobre las relaciones sexuales y la necesidad de utilizar anticonceptivos.

Este caso puso bajo la luz la existencia de una cruda realidad en Paraguay, donde 680 menores entre los 10 y 14 años de edad dieron a luz en 2014, según cifras del Ministerio de Salud. Además, cada año se registran unos 20.000 alumbramientos de mujeres entre los 15 y 19 años de edad.

Karina Pérez, directora de psicología de la unidad Victimología de la fiscalía general, explicó que “anualmente atendemos unos 4.000 casos de violencia contra mujeres y el 50% corresponde a abuso sexual de menores de 14 años de edad”.

En cuanto a la nena que ocupa la atención de los paraguayos, se sabe que en enero de 2014 su madre había denunciado al padrastro por supuestos abusos sexuales de la pequeña, que entonces tenía nueve años.

Sin embargo la denuncia fue archivada por un fiscal de la ciudad de Luque, en el Gran Asunción, quien está siendo investigado por una posible negligencia.

Más de un año después, la niña fue conducida por su progenitora a un hospital de Luque, ante la creencia de que el aumento abdominal de la menor podría tratarse de un tumor.

Se estima que la madre, una cocinera, que trabajaba jornadas de doce horas para mantener a otros dos hijos, posiblemente también tenga una historia de violencia doméstica.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button