Noticias

Las mujeres en la economía del mundo

Ellas.mx.- El tema sobre  la participación de la mujer en la economía, en los puestos importantes de las empresas y en el mundo financiero se había abordado como una cuestión de justicia y equidad. Las mujeres deben acceder a las mismas oportunidades que los hombres en el ámbito económico y asumir responsabilidades acordes a su creciente formación y su peso específico en la sociedad. De ahí la  elección de mujeres para puestos de reconocida relevancia en el ámbito económico y financiero, tradicionalmente ocupados por hombres, como Janet Yellen, actual presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos; la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI) en manos de Christine Lagarde, o el gobierno de algunas de las principales potencias mundiales, como es el caso de Ángela Merkel en Alemania.

Diversos estudios revelan que, desde el punto de vista macroeconómico, una mayor participación de la mujer en la actividad puede impulsar el ritmo de incremento del PIB (Producto Interno Bruto), elevar el crecimiento potencial y compensar la caída de la población activa. Es verdad que el desarrollo económico es un elemento necesario para poder ofrecer a las mujeres oportunidades laborales, pero también, según los expertos, la participación de la mujer en el mercado laboral influye en el crecimiento, productividad y estabilidad.

“Para que el crecimiento aumente hay dos vías: o se incorpora más gente a la actividad económica o aumenta la productividad. O ambas cosas. Los datos revelan que en muchos países desarrollados las mujeres están sobrepresentadas, esto quiere decir que hay más hombres ocupando puestos de mando, en el mercado laboral y, en muchos casos, tienen una mayor formación, de lo que se deduce que cuentan con un elevado potencial”, afirma Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. Steinberg recuerda que entre 1950 y 1975, una época dorada para la economía mundial, la incorporación a la vida civil de los avances tecnológicos de la Segunda Guerra Mundial, el aumento del comercio global y la masiva incorporación de la mujer al mercado laboral propiciaron crecimientos anuales del PIB mundial del 5,5%. “La excepción fue Japón, que logró tasas de crecimiento muy elevadas sin incorporar, ni entonces ni ahora, a las mujeres al mercado laboral”, puntualizó.

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sostiene que si las tasas de participación femenina y masculina se mantienen constantes para el año 2030 los países donde más crecerá su fuerza laboral sería Brasil, Chile, República Checa, Grecia, Irlanda, Italia, Japón, Corea, Luxemburgo, México, Polonia, Eslovaquia y España.

En los países miembros de la OCDE, entre ellos México, el empleo de la mujer se concreta mayoritariamente en el sector servicios, con un 80% frente al 60% de los hombres. Dentro de este sector, las mujeres ocupan un porcentaje desproporcionadamente alto en las áreas relacionadas con la salud, servicios comunitarios y la educación. En los últimos años, son muchas las voces que insisten en la necesidad de aumentar la participación de las mujeres en cargos de responsabilidad empresarial, pero hay algunos datos que reforzarían esa tesis con argumentos de peso.

Según un informe elaborado por Katherine Phillips, profesora de Liderazgo y Ética de la escuela de negocios de Columbia, e Iris Bohnet, profesora de Política Pública de la escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, en conjunto con el Instituto de Investigación de Credit Suisse, las empresas con al menos una mujer en sus consejos de administración tienen, mayor rentabilidad bursátil con un ROE (Rentabilidad Financiera por sus siglas en inglés) del 16%, cuatro puntos más que sus competidores sin mujeres directivas; menor rango de endeudamiento 48% frente al 50%; mejor crecimiento a mediano plazo del 14% contra el 10%. Son los resultados de una investigación presentada en agosto de 2012, tras analizar 2.360 compañías en todo el mundo durante seis años.

“No hay una respuesta fácil al por qué la diversidad de género importa”, comentaron al respecto, el presidente y el consejero de Credit Suisse, Urs Rohner y Brady W. Dougan. “Y aunque es difícil demostrar una prueba definitiva, lo cierto es que nadie puede negar que los resultados de este informe son sorprendentes”, recalcaron.

Por su parte, las autoras comentaron que, aunque la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas sigue en niveles muy bajos, la tendencia está cambiando. Las empresas de sectores ligados al consumo tienen mayor proporción femenina en puestos administrativos. 

En cuanto al desempeño bursátil, las autoras consideran que las empresas con mujeres en los consejos resultan relativamente defensivas aunque admiten que la evolución económica  “puede no mantenerse si el entorno global se vuelve más inestable y los accionistas gestionan estrategias de crecimiento más agresivas”.

Las mujeres y las inversiones

Se ha podido evidenciar que los hábitos financieros de las mujeres son más constantes y organizados que los de los hombres, esto se debe a que las féminas, generalmente, llevan el gasto del hogar, a que le dan un significado sentimental al ahorro y porque cada vez son más las que se deben encargar de la familia.

Los divorcios, la viudez y la decisión de ser solteras, en algunos casos, hacen que cada vez sean más las mujeres que se ponen al frente de las finanzas familiares y  al contrario de los estereotipos, no son despilfarradoras, poseen un comportamiento financiero organizado y buenos hábitos de ahorro.

Otra razón que los expertos y psicólogos han podido concretar es que, en general, las mujeres tienen claras sus prioridades. Se preocupan por asegurar su bienestar económico, con el fin de evitar depender de otros. Igualmente, les interesa controlar el gasto, disminuir el nivel de deudas y obtener beneficios a través de opciones que ofrece el mercado.

Las mujeres tienden a preocuparse más por la seguridad de su familia y la estabilidad económica, entre otras razones porque le dan un significado principalmente sentimental al ahorro, por lo que en su mayoría prefieren invertir en sus hijos, en sus hogares y menos en bienes como un coche, tecnología, videojuegos etc.

A la hora de elegir en dónde poner el dinero, las mujeres tienen cualidades distintas a las de los hombres. Ellas suelen buscar un enfoque más general, más amplio, se inclinan más en la calidad que en la cantidad de sus inversiones.

Un estudio elaborado por Barclays Capital y Ledbury Research, revela que las mujeres tienen más probabilidades de ganar dinero en el mercado bursátil porque no asumen tantos riesgos. “Tiene mayor autocontrol sobres sus deseos. Según este análisis, las mujeres operan menos y, así, tratan de ganar más, por lo que evitan exponerse a altas y bajas en el mercado, tan frecuentes en el escenario actual.

Los hombres, por el contrario,  afrontan numerosos costos de transacción y una mayor exposición a la hora de invertir. En este sentido, las mujeres son mucho más conservadoras y ahorran comisiones  por lo que la rentabilidad de sus ahorros suele ser mayor.

Comparando los comportamientos de ambos sexos, podemos deducir que:

Las mujeres inversionistas:

1- Tienden a estresarse más que los hombres y eso las lleva a tener una mayor disciplina financiera.

2- En momentos de crisis financiera evitan exponerse en el mercado y reservan su capital para el mediano y largo plazo.

3- No arriesgan su dinero en planes muy novedosos y que no les permita tener el control de su inversión. 

Los hombres inversionistas.

1- Generalmente se inclinan por opciones más ambiciosas, por lo que suelen exponerse mucho a los cambios en el escenario económico.

2- Buscan altos retornos en el menor tiempo posible. La audacia, dada generalmente por exceso de confianza en sí mismos, es su principal estrategia.

3- Tratan de fortalecerse en las negociaciones y apelan a sus habilidades matemáticas para obtener el resultado deseado de inmediato.

 Lo cierto es que las mujeres poseen un mayor control de su dinero a diferencia de los hombres. Si te interesa ahorrar o invertir tus ahorros, existen planes hechos especialmente para mujeres, con beneficios únicos para ti.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close