Noticias

El consumo de bebidas azucaradas aumenta riesgos cardiacos

LaSalud.mx.- Una reciente investigación encabezada por la Dra. Kimber L. Stanhope, del Departamento de Biociencias moleculares de la Universidad de California, Davis, demostró que hay una relación directa entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de enfermedades cardiovasculares sin necesidad de pasar por el sobrepeso y la obesidad.

La evidencia científica, epidemiológica y clínica, demuestra que el consumo de bebidas azucaradas no sólo se asocia a obesidad y diabetes, sino también al desarrollo de enfermedades cardiovasculares que son la principal causa de muerte en México. De acuerdo a una reciente.

El Poder del Consumidor (EPC), dio a conocer los resultados del estudio clínico publicado recientemente  por un grupo de científicos, coordinado por la Dra. Stanhope, en el que se demuestra que el consumo de bebidas azucaradas aumenta el riesgo para Enfermedades Cardiovasculares (ECV), independientemente de la obesidad. 

El objetivo del estudio era conocer si el consumo de bebidas con azúcares tenía un efecto en los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares. El estudio dividió a los participantes en 4 grupos: un  grupo de control que ingirió bebidas sin azúcares añadidos y los otros grupos tomaron bebidas con azúcares añadidos en 3 diferentes cantidades equivalentes a 10%, 17.5% y 25% de la ingesta diaria de calorías para cada participante.  El primer grupo ingirió aproximadamente 50 gramos de azúcar en bebidas cada día (equivalente a un refresco de 500 ml), el segundo 87.5 gramos (un refresco de 500 ml más una lata de 355 ml) y el tercero 125 gramos (dos refrescos de 600 ml). 

En la investigación se demostró que después de solo dos semanas los participantes en los tres grupos incrementaron sus factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares y el aumento fue dependiente de la dosis. Está relación entre las bebidas azucaradas y las enfermedades cardiovasculares fue independiente de la ganancia de peso. 

En sus conclusiones, la Dra. Stanhope señaló: “Lo que estos resultados demuestran es que somos muy sensibles para responder a un aumento en el consumo de azúcar añadido en las bebidas. Es impactante cuando ves los cambios que se han tenido después de dos semanas de consumir estas bebidas y piensas en niños que lo consumen en el desayuno, la comida y la cena durante toda una vida. Seguramente ningún padre con este conocimiento, introduciría este riesgo en la vida de sus hijos”. 

Al respecto, Fiorella Espinosa, coordinadora de Investigación en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor (EPC), señaló que en México la causa principal de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares (145, 237 fallecimientos al año) “ahora que conocemos los estudios de la Dra. Stanhope, no nos sorprende que el alto consumo de bebidas azucaradas en México sea una de las causas de morbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares”.

En tanto, Alejandro Calvillo, director de EPC, afirmó que no es la primera vez que voces de expertos alertan sobre la relación entre muertes y consumo de refrescos, y recordó que el Dr. Dariush Mozaffarian, Rector de la Escuela Friedman de Políticas y Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Tufts, al dar a conocer los resultados del estudio sobre la Carga Global de Enfermedades (NutriCoDE, por sus siglas en inglés), investigación a nivel global sobre el consumo, de bebidas azucaradas e incidencia de muertes en 54 países, demostró que a nivel mundial se registraron 184 mil muertes prevenibles en 2010, debido al consumo de bebidas azucaradas. El Dr.Mozaffarian señaló que México se encuentra a la cabeza con el mayor número de prevalencia de decesos atribuibles al consumo de bebidas azucaradas (24,100 al año)”. 

Ante esta situación, y dada la fuerte relación, basada en evidencia científica, entre bebidas azucaradas y enfermedades cardiovasculares, el Poder del Consumidor señaló la urgencia de reducir el consumo de estas bebidas demandando que el impuesto a bebidas azucaradas se incremente a un 20%, ya que de acuerdo a los estudios hechos en México por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la evidencia científica internacional, un impuesto de 20% tiene un mayor impacto en la reducción del consumo de bebidas azucaradas que un impuesto de 10%, “una decisión de este tipo va a disminuir no sólo los casos de obesidad y diabetes, sino además los casos de enfermedades cardiovasculares en la población”, señaló Alejandro Calvillo. 

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados en una evaluación realizada recientemente al impuesto a las bebidas azucaradas señala la necesidad de desarrollar e implementar políticas que ayuden a reducir el consumo de estas bebidas. Con este fin se propone que el impuesto esté acompañado con una medida para controlar el precio del agua embotellada para que esté significativamente por debajo del costo de las bebidas azucaradas. El Ejecutivo Federal tiene la facultad de proponer precios máximos a ciertos productos por considerarlos necesarios para el consumo popular, a la par debe desarrollarse un programa de bebederos y dispensarios de agua en todas las escuelas y espacios públicos del país. 

EPC exigió que los recursos provenientes del IEPS se destinen para la instalación de bebederos en escuelas y espacios públicos, así como para iniciativas y programas para prevenir y controlar la obesidad y enfermedades crónicas. Esta demanda es respaldada por el Centro de Estudios de la Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close