Noticias

Prevenir riesgos de la presión arterial beneficia la salud

LaSalud.mx.- En México existe mayor prevalencia de padecer alguna enfermedad tipo crónico, por lo que el pasado 17 de mayo en conmemoración del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, se señaló que cerca del 60 por ciento de los individuos afectados desconocen que padecen la enfermedad.

Alrededor del 25 por ciento de la población entre 10 y 69 años la padece, y se trata de un mal silencioso, que no presenta algún síntoma evidente que indique su aparición. Por tanto la importancia de de conocer los riesgos que conlleva no tener los cuidados pertinentes cuando se padece hipertensión arterial, como lo son enfermedades cardiovasculares, renales y en riesgo de sufrir de un derrame cerebral, apuntó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente, a través del Doctor Guillermo Espinosa Fuentes, titular de la Coordinación de Enseñanza e Investigación de la Salud de la Unidad de Medicina Familiar 222. 

El médico del IMSS Poniente apunta que la hipertensión arterial es un padecimiento que se caracteriza por el aumento sostenido de la presión sistólica, la diastólica o ambas; entendiendo la primera como la presión que sube durante cada latido del corazón, mientras que la segunda baja entre dos latidos. La mayoría de los adultos jóvenes tienen presión aproximada de 12/80, sin embargo, esta aumenta con la edad hasta llegar a 160/90. Por esta razón es indispensable que se realicen los controles periódicos y en caso de padecerla, combinar el tratamiento farmacológico con un estilo de vida más saludable.

Aún cuando la presión arterial no puede ser curada, pueden llevarse a cabo una serie de hábitos que aunados a la acción de los medicamentos anti hipertensivos, que pueden llegar a controlarla de tal manera que el paciente pueda llevar una vida completamente normal.

Existen algunos factores modificables que ayudan a evitar la aparición de la enfermedad son: el control de peso, la actividad física practicada de manera regular; la reducción del consumo de alcohol y tabaco, la ingesta adecuada de potasio y una alimentación equilibrada.

También resulta importante evitar en exceso los alimentos salados alimentos enlatados, conservas, embutidos (jamón, salchicha, salami, mortadela, longaniza, chorizo), productos secos (cecina, bacalao, chicharrón, charales, sardina) café y refresco.

Otro factor de riesgo para que una persona sea más propensa a padecer esta enfermedad es tener antecedentes de familiares hipertensos, en cuyo caso es indispensable mantener una vigilancia constante sobre la presión arterial, indica el Doctor Espinosa Fuentes.

El IMSS Estado de México Poniente exhorta a los derechohabientes a acudir con regularidad a los módulos de medicina preventiva para que revisen continuamente su presión arterial y así mantener los niveles óptimos y valorar si requiere algún tratamiento.

Artículos relacionados

Back to top button