Noticias

Las personas se alejan de las terapias físicas por temor

LaSalud.mx.- Ernesto Núñez Nava, experto en rehabilitación, indicó que hay gente que piensa de manera equivocada que sus dolores pueden aumentar o que, si mueve algún músculo afectado, se va a atrofiar aún más, por lo que se tiene una idea muy errónea sobre las terapias físicas. 

Lamentablemente por temor y desconocimiento es que muchas personas que son candidatas a recibir terapia física se abstienen de acudir a ellas, alertando está situación a los médicos de rehabilitación.

En una entrevista, Ernesto Núñez, dijo que las terapias físicas, en cambio, son capaces no sólo de disminuir el dolor sino de aumentar la funcionalidad de cada uno de los pacientes.

La terapia física, destaca, es para todas aquellas personas que tienen alguna deficiencia o están pasando las secuelas de una lesión de algún tipo ortopédico o neurológico. Así es que se atiende a un paciente que tiene desde un esguince o que está postoperado de la columna o padece embolia cerebral.

La terapia física, detalló, atiende cuestiones neurológicas severas o sencillas, un dolor de espalda, una lumbalgia, lesiones deportivas, ortopédicas, defectos de postura, pie plano y espasmos musculares, entre muchos otros.

Para conocer si se precisa o de una terapia física en un determinado caso, el paciente debe acudir con un médico especializado en rehabilitación, que hace el diagnóstico, determina el plan de tratamiento que se va a llevar con cada paciente y, finalmente, lo integra a su terapia, a cargo de licenciados en terapia física.

Ellos, indicó Núñez Nava, pueden aplicar electroterapia, para dolor, para fortalecer el músculo o desinflamar, así como para estimular el crecimiento del nervio periférico.

O bien ultrasonido terapéutico, que genera el mismo mecanismo físico que un ultrasonido para ver a los bebés, pero que en este caso ayuda a desinflamar lesiones musculares o de tendones, o regenerar las cicatrices, así como disminuir el dolor en los casos en los que se presentan.

Existe además la laserterapia, que ayuda a aliviar el dolor y desinflamar, además de que es bastante efectiva también en el tratamiento de la cicatrización.

Otras terapias son la fluidoterapia, a base de sílice, o tracción lumbar. Es con la evaluación previa que se determina qué terapia es la mejor según el caso y el gimnasio, donde se realizan ejercicios en pacientes que han superado diversas fases del tratamiento.

El experto indicó que hay personas que tienen un dolor, por ejemplo de espalda, pequeño pero por mucho tiempo, es decir crónico, al que no le hace caso, piensa que en algún momento se le va a pasar o lo atribuye a causas razonables, tales como que se la pasa mucho tiempo sentado o para lo cual encuentra siempre una excusa.

Lo ideal, empero, es que vayan a una valoración para que el terapeuta físico les diga si de verdad se trata de un problema muscular, articular o si se trata de algo más serio, tal como un daño a nivel de disco o algún daño a raíz nerviosa.

“La lumbalgia es uno de aquellos casos en los que uno nota que la gente tiene muchas veces despreocupación por atenderse profesionalmente”, señaló Núñez Nava.

¿La terapia física sana completamente o es solo un paliativo?

“Por eso debe darse la valoración por el médico especialista. El deber de él es determinar es si el paciente tiene criterios para ser tratado por terapia física o no va a ser posible mejorar sus problemas con ella”, finalizó.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close