Noticias

Apareció el ‪#‎ElEsposoDeGabriela‬

Mundodehoy.com.-Después de que una mujer de Monterrey hizo toda una campaña en Facebook para encontrar al dueño de una argolla de matrimonio que encontró en su cajuela, finalmente ‪#‎ElEsposoDeGabriela‬ apareció.

¿Cómo llegó la argolla a la cajuela?

En septiembre del año pasado yo tenía 7 meses de embarazo, iba rumbo a casa de mi mamá, era de noche, estaba lloviendo y en plena Av. Constitución caí en un bache. Intente orillarme pero ya había un desfile de autos con llantas ponchadas. Alcancé a pararme cerca de una curva, bajo una luminaria que para colmo no funcionaba … Avise a mis familiares, sabía que por la distancia y el clima tardarían en llegar.

Es aquí donde aparece Mario (#ElEsposoDeGabriela) para ofrecer ayuda, le comente que mi familia estaba en camino, pero su respuesta fue: “Ahorita la cambio de volada”. Y aunque agradecí su gesto e insistí con lo de mi familia, él me comento: “Yo tengo esposa y si a ella le pasara lo mismo, no me gustaría que nadie le ayudara”. En el cambio entre llanta de refacción y la llanta ponchada fue como su argolla quedo en la cajuela del coche.

¡8 meses después se me poncha otra llanta! Es todo un tema los baches en Monterrey. Quizá que no sea la mejor conductora, pero definitivamente las calles “minadas” no ayudan. Pero bueno, la parte positiva es que “aparece” la argolla y se inicia la búsqueda del dueño.

Es la mamá de Mario quien vio la publicación e informó a Gabriela. Ella me contactó y empatando agendas se realizó la entrega.

¡Resuelto el misterio! Agradezco la difusión de esta iniciativa #ElEsposoDeGabriela, me han preguntado “por qué no lo deje así” y es porque siento hice lo correcto. La argolla no era mía, solo había que entregarla a su dueño, también tengo esposo y si por “x” causa pierde su argolla (Dios no lo quiera) me gustaría que se la devolvieran. La empatía es la esencia de esta historia. Hagamos que lo normal sea hacer lo correcto. Me da mucho gusto que una buena persona haya recuperado su argolla.

Gracias por compartir, gracias por leer, gracias por estar al pendiente… Dios los bendice 

Así concluye la historia del anillo perdido y que ahora se encuentra con su dueño.


 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close