Noticias

Sobrepeso y obesidad, factores de riesgo para ECV y diabetes

LaSalud.mx.- En México la mortalidad por enfermedades cardiovasculares (ECV) se ha reducido más lentamente que en muchos países de la OCDE y la prevalencia de las ECV y la diabetes aumenta con rapidez. Además, la obesidad y la diabetes son enfermedades que afectan gravemente a los mexicanos, y aumentan los riesgos de sufrir un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco, esto se desprende de un informe reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) denominado: Enfermedades Cardiovasculares y Diabetes: Políticas Públicas para una Mejor Salud y Calidad de la Atención Médica

De acuerdo al documento, en el caso de México, el inicio temprano de la diabetes es más frecuente que en ningún otro país (23.8% para personas de 40 a 59 años de edad y 5.9% para personas de 20 a 39 años de edad, que representan las cifras más altas de la OCDE, cuyos promedios son de 8.9% y 1.7%, respectivamente). Este inicio temprano de la diabetes, tiene importantes implicaciones en la salud de un paciente, así como para su condición social y económica. Los jóvenes sobrevivientes de eventos ECV como infarto agudo de miocardio (IAM) y accidentes cerebrovasculares pueden afrontar un serio deterioro en su calidad de vida, lo cual genera mayores necesidades de atención médica y social durante mayores periodos de tiempo, además de una menor capacidad laboral.

De esta forma, señala el informe, quienes viven con diabetes por periodos de tiempo más largos también corren un riesgo más alto de sufrir complicaciones.

En relación al sobrepeso, nuestro país tiene una prevalencia del 38.8% que lo sitúa en la segunda tasa más alta, después de Chile; en cuanto a la obesidad la prevalencia es de 32.4%, la segunda más alta después de Estados Unidos. “ambas tasas son mucho más altas que los promedios de la OCDE, de 34.6 y 18% respetivamente”, señala el informe.

Respecto a la atención médica para diabéticos, el informe encontró que los pacientes pagan más del 50% de los costos totales de atención médica por tratamientos relacionados con diabetes, pese a que se cuenta con cobertura adicional para tratamientos específicos de diabetes y ECV.

En este sentido, OCDE señala que es posible evitar la hospitalización por padecimientos crónicos como diabetes e insuficiencia cardiaca congestiva si se brinda atención primaria de alta calidad.

Como lo ha mencionado la Alianza por la Salud Alimentaria es necesario contar con una política integral para combatir la epidemia de obesidad que enfrenta nuestro país, en ese sentido reiteramos nuestra demanda de:

1.Tener etiquetados claros que ayuden a los consumidores a tener elecciones más saludables. El próximo 1 de julio entrará en vigor un nuevo etiquetado frontal de alimentos y bebidas que es confuso y no orienta a los consumidores a tener mejores elecciones.

2.Por otro parte, la regulación que actualmente se tiene en materia de publicidad dirigida a niños es laxa, ya que no contempla horarios de televisión que ven los niños como telenovelas y series; además no considera regular espacios como internet, espectaculares y artículos promocionales.

3.Aplicación e implementación de los lineamientos para la venta de alimentos al interior de las escuelas.

4.Implementación de bebederos en escuela y espacios públicos para una hidratación, a través del agua.

5.Una política integral alimentaria que apoye al campesino para la producción de alimentos saludables y de esta forma consumidores puedan tener acceso a alimentos frescos.

RECOMENDACIONES DE LA OCDE

En su informe, la OCDE reconoce el  avance que México tuvo al instaurar hace un año nuevas políticas fiscales para bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico, sin embargo señala que la combinación de estas intervenciones en estrategias integrales daría lugar a “un enfoque más eficaz y eficiente para aumentar la cobertura de los grupos en riesgo y explotar las sinergias potencias a través de las diferentes intervenciones”.

Se resalta que México  debe centrarse en reducir la obesidad y fortalecer la atención primaria en casos agudos, para lo cual se hacen algunas sugerencias:

1) Intervenir de manera importante en el fomento de estilos de vida más saludables, con el fin de reducir las tasas de mortalidad por ECV. Las políticas públicas contra el consumo de tabaco han demostrado su eficacia, al igual que las iniciativas para reducir el consumo de sal y combatir la obesidad.

2)  Poner en marcha estrategias multifacéticas y exhaustivas para reducir factores de riesgo de ECV, diabetes y obesidad, que incluyan medidas para la población en general y medidas para individuos de alto riesgo

3)  Utilizar diversos instrumentos de políticas públicas para mejorar la calidad de los servicios en toda la ruta, como mediante la instauración de modelos integrados de atención, incentivos financieros para una mejor calidad y desempeño, evaluación comparativa, fijación de objetivos y formación.

4) Se requiere de un fuerte compromiso de grupos promotores y actores que obtengan apoyo para facilitar y reducir el costo de las opciones para un estilo de vida saludable.

5) Superar obstáculos para la instauración de directrices sobre ECV y diabetes en atención primaria, entre ellos, la falta de tiempo de los médicos, los costos de los medicamentos recetados y la falta de recursos de atención médica destinada a la medicina preventiva, ya que pueden generar una calidad subóptima de la atención, incumplimiento de las directrices, resultados adversos en salud y un mayor uso de recursos debido a que los pacientes sufren más complicaciones.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close