Noticias

Vacuna contra la ateroesclerosis

Detodocorazon.mx.- Los resultados experimentales permiten prever que en dos años se podrán hacer pruebas en humanos

Investigadores del Centro Médico Cedars-Sinaí – Los Ángeles probaron en animales con resultados exitosos, una sustancia inyectable que frena la acumulación de colesterol LDL (Lipoproteína de Baja Densidad) en las capas internas de arterias y venas, con lo que se reduce la posibilidad de infartos por bloqueos en la llegada de sangre al corazón y al cerebro. Esta es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Los resultados experimentales permiten prever que en dos años se podrán hacer pruebas en humanos de la sustancia que ha sido llamada “vacuna contra la ateroesclerosis”, informó en México su creador, el doctor Prediman K. Shah, Director del Departamento de Prevención y Tratamiento de Ateroesclerosis del Centro Médico Cedars-Sinaí.

“Estamos en la fase en la que estamos optimizando la formulación de la vacuna para que pueda ser aplicada en seres humanos y esperamos que en uno o dos años podremos hacerlo, vacuna que ya ha sido muy documentada en animales”, dijo el doctor Shah, en México, durante una visita realizada al Instituto Nacional de Cardiología, de la Secretaría de Salud.

Explicó que fue en 1994 cuando comenzó a estudiar al sistema inmune y la acumulación de placa de colesterol LDL. Así inició una búsqueda de mecanismos para inhibir una acción muy específica del sistema inmune que desemboca en la ateroesclerosis.

Experimentos con animales

En 1994 el doctor Prediman K. Shah realizó el primer experimento en conejos para conocer si el sistema inmune era responsable o no de la acumulación de colesterol en la capa interna de las arterias. Si se simplifica el experimento se puede decir que tenía dos grupos de conejos y al primero de ellos le extrajo moléculas de colesterol LDL y luego se llevó esas moléculas al laboratorio donde, con técnicas de ingeniería molecular, enganchó al colesterol con otra molécula estimulante del sistema de defensa. El objetivo era que así naciera una sustancia que cumpliera funciones similares a las de una vacuna, es decir, que al introducir al cuerpo una molécula u organismo ajeno y debilitado se despertara una defensa.

Posteriormente inyectó las nuevas moléculas de colesterol LDL, rediseñadas, a un segundo grupo de conejos que tenía una dieta elevada en colesterol y que muy probablemente desarrollaría ateroesclerosis. La expectativa era que el colesterol recién inyectado a los conejos del segundo grupo provocara una reacción inmune sin saber todavía si eso bajaría o elevaría la adherencia de colesterol en las arterias y vasos.

“Cuando estudiamos los resultados en los conejos inyectados descubrimos, con sorpresa que había ocurrido una reducción de 70% en la cantidad de placa de colesterol asociada a ateroesclerosis. Al principio no creímos los resultados y pensamos que podría ser el resultado de algún error en el diseño de la prueba, pero repetimos el experimento en otro grupo de conejos y volvimos a encontrar los mismos resultados”, narró en México el doctor Shah.

“Después de los primeros éxitos de los años 90, en conejos, procuramos entrar más detalladamente a la comprensión de cómo se forma la placa que desemboca en ateroesclerosis. Así nos propusimos probar nuestra candidata a vacuna en diferentes modelos animales, por ejemplo en ratones modificados con ingeniería genética para tener elevados niveles de colesterol.  En todos los casos encontramos una reducción notoria en los niveles de formación de placa de colesterol, pero durante los primeros diez años no comprendíamos bien el mecanismo de esta posible vacuna”, añadió.

Lo que hicieron en el Centro Médico Cedars-Sinaí fue un proyecto muy amplio para elaborar un mapa completo de cómo es, cómo se forma y cómo se comporta la molécula del  colesterol LDL e hicieron lo mismo con diferentes antígenos que podrían participar en el proceso de vacunación.

“El colesterol LDL tiene una proteína muy importante en su superficie que se llama apB100 y descubrimos que hay algunos fragmentos de esta proteína que se podrían usar en una potencial vacuna. Dentro del conjunto de fragmentos de proteína que separamos hubo uno que resultó ser el más prometedor y al cual identificamos como P2-10 y con él volvimos a hacer experimentos en conejos y ratones. El resultado fue que si utilizamos para esta vacuna un fragmento de la capa externa de la molécula del colesterol se reduce la formación de placa ateroesclerótica entre 50% y 60% en modelos animales”, indicó el cardiólogo originario de India.

¿Cómo funciona la vacuna contra ateroesclerosis?

Cuando hay exceso de colesterol LDL en la sangre se pega a la capa interna de las arterias y vasos sanguíneos y se mete debajo de la primera capa de la cubierta llamada endotelio.

Con el paso del tiempo la acumulación de colesterol LDL debajo del endotelio genera deformaciones parecidas a burbujas con grasa que se revientan y sangran.

La ateroesclerosis es la enfermedad en la que se han reventado varias acumulaciones de colesterol y esto deja cicatrices y libera coágulos de sangre por dentro.

Los coágulos de sangre pueden cerrar totalmente el paso de la sangre por una arteria o vaso.

Científicos de Cedars-Sinaí descubrieron que el colesterol se aloja debajo de la capa del endotelio porque cuando hay exceso de grasas se pone en marcha una inflamación de la capa interna de arterias en busca de defenderse.

Durante los experimentos en animales descubrieron que si se inyecta una proteína que forma parte del colesterol LDL el cuerpo deja de identificar al LDL como enemigo y no se inflaman las paredes internas de arterias.

Cuando se suprime con una vacuna la respuesta inflamatoria es más difícil que el colesterol LDL se pueda adherir y formar placas bajo el endotelio. 

Efectos de la vacuna

Una de las causas más comunes de infarto cerebral y de infarto al corazón es el bloqueo de los conductos que llevan sangre a esos órganos del cuerpo humano debido a la acumulación de colesterol en las capas internas de arterias y vasos.  La Organización Mundial de la Salud calculó en el año 2002 que el 12.6% de las muertes de personas en todo el planeta fueron provocadas por cardiopatía isquémica, que es el nombre con el que se conoce a un conjunto de trastornos provocados por la falta de irrigación sanguínea al corazón.

La vacuna experimental contra la ateroesclerosis busca evitar los bloqueos a la circulación de la sangre, pero además se encontraron otros dos efectos positivos que permitirían considerar un total de tres efectos protectores, como explicó su creador Prediman K. Shah.

“Otro hallazgo que hicimos con la vacuna experimental fue que resultó un buen protector contra el aneurisma en ratones pues evitó la ruptura de vasos sanguíneos amenazados por la presión arterial alta. De hecho, se midieron reducciones en la hipertensión en ratones que recibieron la vacuna”, dijo en México el cardiólogo del Centro Médico Cedars Sinaí.

“La vacuna que actualmente estamos probando tiene múltiples efectos biológicos pero los tres que podemos informar con resultados que nos respaldan es que la vacuna reduce la acumulación de placa de colesterol que puede desembocar en ateroesclerosis, también reduce la hipertensión y además evita aneurismas en modelos animales”, concluyó.

•Reduce la acumulación de placa de colesterol que puede desembocar en ateroesclerosis

•Reduce la hipertensión y además evita aneurismas en modelos animales

•Reduce la hipertensión y además evita aneurismas en modelos animales

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close