Noticias

¿Quiénes gustan más de ducharse?

Mundodehoy.com.– Según una encuesta realizada por la agencia de análisis de tendencias Euromonitor, los brasileños pueden llegar a ducharse hasta doce veces, en promedio a la semana. Además del país carioca, los sociólogos sitúan a Colombia y Australia entre las regiones más gustosas del agua, con diez y ocho baños semanales por persona. Muy cerca les siguen Indonesia y México, con unas siete duchas respectivamente. A la cola de este singular sondeo se encuentran los chinos, quienes al parecer solo se duchan una vez cada dos días.

Los franceses, estadounidenses y españoles se mantienen en el promedio de la ducha diaria. Como los indios, quienes por otra parte se lavan el pelo solo una vez por semana. En tanto que, Turquía, Alemania, Reino Unido y –sorprendentemente– Japón, son los países con costumbres más que cuestionables. Habrá quien opine que la sinceridad de los encuestados debería ser un valor terminante para dar por válidas las conclusiones –un extremo más que razonable si tenemos en cuenta lo que nos encanta mentir a los humanos–, pero sus responsables destacan las variables climáticas como argumentos que ofrecen solidez al resultado. 

Hace unos años el diario británico Daily Mail se sorprendió cuando descubrió que casi la mitad de los británicos pasaban de ducharse a diario. Y ponían como ejemplo al príncipe Enrique, que una vez reconoció haber estado dos años, con sus días y su noches, sin lavarse la cabeza. Por extraño que parezca, su caso es solo la punta del iceberg de una tendencia al alza. Más allá de los diseñadores de moda que lanzaron  campañas publicitarias con modelos que llevaban el pelo enmarañado o con aspecto sucio, los partidarios de relajar los estándares admitidos son legión.

Mientras algunos ecologistas defienden la necesidad de limitar el consumo de agua en el hogar –y con ello racionalizar los litros que se escapan por el desagüe del baño–, otras corrientes eco-friendly alertan de los peligros que entraña hacer uso de productos de limpieza que llevan sulfatos, parabenos y silicones. Ni unos ni otros tienen la aprobación de la mayoría de los dermatólogos y otras partes interesadas, pero muchos expertos alertan de que todo lo que circunda la literatura del aseo personal está sobredimensionado.

En el siglo XX el aseo personal es también una batalla entre sexos. La compañía sueca SCA publicó hace unos años un estudio en el que Suecia aparecía como –oh, sorpresa– un referente de igualdad también a la hora del baño: si en el resto de países analizados las mujeres se lavan más que lo hombres, en el paraíso escandinavo ellas van a la zaga. Además el informe hincaba el diente en otras costumbres como depilarse, usar cosméticos, ponerse accesorios o cuidarse las uñas. Según afirmaba el 84% de los hombres y mujeres encuestados, en un escenario ideal ellas siempre deben depilarse las piernas. Tan solo el 51% de las personas opinaba que “el hombre ideal” debe usar colonia.

La higiene personal puede significar una cosa en Río de Janeiro y la contraria en Shangái, y probablemente ni unos ni otros se pondrán nunca de acuerdo.

Fuente El País 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button