Noticias

Cuida tus riñones

SaludRenal.mx.- Evitar el exceso de sal, respetar las cuatro comidas diarias y llevar una dieta equilibrada son algunos de los consejos nutricionales para prevenir la enfermedad renal, que se caracteriza por la pérdida progresiva e irreversible de los mecanismos que permiten eliminar los deshechos y el exceso de agua de nuestro organismo. La enfermedad renal afecta a un 5% de la población mundial, que pueden conducir a la necesidad de realizar tratamiento de diálisis e incluso un trasplante de riñón en las personas afectadas.

Sus principales factores desencadenantes son la diabetes y la hipertensión arterial. De hecho, los casos diagnosticados en una etapa temprana de la enfermedad suelen ser personas con diabetes o con enfermedad cardíaca, también pacientes con registros familiares de antecedentes de la enfermedad, a quienes se les realizan estudios específicos para detectar complicaciones renales.

Por eso, la prevención de la diabetes y las complicaciones cardíacas juega un rol clave en el cuidado de la salud renal. La nutrición y el ejercicio, son factores fundamentales para ello: una alimentación saludable ayuda a mantener la salud de los riñones por sí misma, pero también ayuda a controlar la aparición y/o agravamiento de dichas patologías.

Para el cuidado de la salud renal, la Licenciada en Nutrición Adriana Badino recomienda “no agregar sal a las comidas y evitar los alimentos muy salados, como los procesados, debido a que los alimentos ya tienen el contenido de sodio necesario para el organismo”. La ingesta diaria de sal no debería superar los 5 a 6 gramos por día, es decir, el equivalente a una cucharadita de té. Y, junto con una alimentación baja en sodio, “debe consumirse una abundante cantidad de agua, en lo posible dos litros diarios”.

Para lograr una alimentación equilibrada y saludable, se recomienda también “incorporar a la dieta cinco porciones de frutas y verduras de distintos colores, ya que esto asegura una adecuada ingesta de vitaminas y minerales, e incorporar proteínas de alto valor biológico, contenidas en la leche, en los quesos, en los huevos y en las carnes magras. También debe evitarse el consumo de alimentos grasos, disminuyendo a su vez el consumo de azúcar y los alimentos que la contengan”, concluye la doctora Badino.

Respetar las cuatro comidas diarias es fundamental. También lo es ceñirse a un límite específico de calorías diarias. Para ello, su médico nutricionista puede ayudarlo a diseñar un plan personal de alimentación que le permita mantener el peso dentro un rango saludable.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close