Noticias

Rinden cuentas a un año del derrame en el Río Sonora

LaSalud.mx.- A un año del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado a los ríos Bacanuchi y Sonora, provocado por la mina Buenavista del Cobre, la Comisión Presidencial para la Atención Inmediata y Permanente de la población afectada presentó hoy el balance de acciones en materia de medio ambiente, salud y agricultura. 

En rueda de prensa, los funcionarios federales que integran la Comisión informaron que los recursos destinados a la fecha para el resarcimiento a la población afectada por el derrame de sulfato de cobre acidulado a los Ríos Bacanuchi y Sonora, ascienden a mil 204 millones de pesos. La suma representa una derrama aproximada de 10 veces el PIB de los 7 municipios que integran esa región. 

Al presentar un balance de la actuación del Fideicomiso Río Sonora expresaron que el monto de recursos destinados para el apoyo de la población afectada, se aplicó a partir del pasado mes de septiembre de 2014.

Explicaron que los mil 204 millones de pesos se utilizaron para el resarcimiento económico directo a la población (otorgados mediante pagos en efectivo, cheques o tarjetas de débito), rehabilitación de pozos, instalación de tinacos en todas las casas que reportaron algún tipo de afectación vinculada con el derrame.

El subsecretario de Política y Planeación Ambiental de la SEMARNAT, Rodolfo Lacy Tamayo, detalló que con los recursos del Fideicomiso Río Sonora se entregaron 26 mil 564 apoyos para el resarcimiento por daños a la salud.

Esta ayuda, explicó, se distribuyó por cada toma domiciliaria de agua de todas las casas del Río Sonora y por daños al sector agropecuario y a unidades económicas, así como pagos a jornaleros y prestadores de servicios, por un monto de 610 millones de pesos.

Además, se ha dotado de 333 mil litros de agua potable a través de pipas, por un monto equivalente a 60 millones de pesos; se abrieron y rehabilitaron 41 pozos a lo largo del Río Sonora, en los que se han invertido 91 millones de pesos, agregó.

Indicó que también se instalaron 10 mil 188 tinacos en todas las casas del Río Sonora, con torreta, toma de agua y nomenclatura, esto con una inversión de 203.6 millones de pesos. Igualmente se otorgaron apoyos a los organismos municipales operadores de agua, por la cantidad de 48 millones de pesos.

Con los recursos del fideicomiso, explicó el Subsecretario Lacy, también se contrató a un consorcio de instituciones académicas, nacionales y estatales, coordinadas por la Universidad Nacional Autónoma de México, para la realización de un Diagnóstico Ambiental de la zona del Río Sonora y que sirve de base para el Programa de Remediación. 

En su oportunidad, Mikel Arriola, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, informó a nombre de la Secretaría de Salud, que las acciones se han concentrado en tres fases:

1.-Atención médica y resarcimiento de daños a la salud de la población afectada.

2.-Regularización del abasto de agua potable. 

3.-Establecimiento de un sistema de vigilancia epidemiológica y ambiental de mediano y largo plazo.

En cuanto a la atención médica integral, reportó que se ha atendido el 100% de los 360 casos detectados con daños en su salud, siendo las principales afecciones dermatológicas (80%), gastrointestinales (7%), males oftalmológicos (4%), neurológicos (3%) y el resto otros padecimientos.

Además, se reparan los daños a los afectados con compensaciones económicas estimadas en casi 8 millones de pesos por pérdida de productividad.

El Comisionado Arriola refirió que desde el inicio del derrame se han brindado 10 mil 875 revisiones médicas con el apoyo de la Dirección General de Epidemiología y el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE)

Actualmente, la Secretaría de Salud mantiene la atención permanente de la gente a través de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica Ambiental de Sonora que opera provisionalmente desde marzo pasado con 19 expertos en salud que dan consultas, toman muestras biológicas, recorren en 4 vehículos los siete municipios afectados, recetan y dan medicinas, entre otros servicios, en un inmueble de la calle Jiménez 8 (entre Av. Raúl Terán y Av. García Morales) del municipio de Ures. Todo financiado por el Fideicomiso Río Sonora.

Por lo que corresponde al muestreo de los metales pesados en el agua, el titular de COFEPRIS exhibió evidencias científicas de que el líquido de los pozos reabiertos cercanos a los ríos y de la red pública municipal se encuentra dentro de la NOM 127. Los resultados pueden ser consultados en www.semarnat.gob.mx/fideicomisoriosonora

Finalmente, Arriola anunció que con fondos del Fideicomiso durante el mes de septiembre de 2015, se comenzará la construcción definitiva de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental de Sonora (UVEAS) en el municipio de Ures. 

El objetivo es dar atención médica integral a la población afectada y seguir monitoreando su salud por 15 años, atendiendo de inmediato cada caso nuevo que surja. 

El Procurador Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Haro Bélchez, explicó que el avance en la remediación incluye la totalidad de Zona 1, la cual comprende el trayecto entre el punto del derrame al pie del represo Tinajas 1, hasta el kilómetro 30 ya en el Río Bacanuchi.

En esta acción, precisó, se retiraron 1,302 m3 de suelo contaminado, el cual fue acopiado en un sitio especialmente construido para ello, al cual se le instaló una geomembrana para evitar cualquier infiltración. 

“Se realizó el acomodo del material del acarreo objeto de remediación en el área de acopio, de acuerdo al orden del polígono correspondiente, con la finalidad de garantizar una adecuada toma de muestras y caracterización de materiales”, expresó Haro Bélchez. 

También dijo que se colocó un tubo de 30 pulgadas para la canalización de aguas pluviales fuera del área de acopio y evitar que estas tuvieran contacto con el material contaminado. 

Además se usó otra geomembrana para cubrir el material almacenado colocando un anclaje a base de piedra para evitar la emisión de polvos, expresó.

“Los residuos serán dispuestos en un sitio autorizado por la SEMARNAT”, el cual está siendo diseñado ya en una zona geológicamente estable dentro del predio de la concesión minera”, citó.

“Los análisis de las muestras, realizados por laboratorios acreditados por la Entidad Mexicana de Acreditación  y aprobados por la PROFEPA, indican por ahora que la zona 1 cumple ya con la normativa ambiental vigente”, abundó.

Indicó también que concluyeron las obras de construcción de las presas de contingencia para el control de avenidas extraordinarias y derrames en los represos Tinajas 1 y 2, las cuales permitirán enfrentar sin riesgos los efectos de la peor precipitación pluvial en 10 mil años.

Además, estos represos, que normalmente se encontrarán vacíos, cuentan con un corazón de arcilla y una pantalla de inyecciones que aseguran su impermeabilidad e impiden cualquier filtración, refirió.

Además, se están terminando los trabajos de instalación de geomembranas y pantallas impermeables en los bordos de sedimentación y represos Tinajas 1 y 2, lo cual garantizará que no exista ningún tipo de contaminación al suelo en el futuro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close