Noticias

Existen tres tipos de cánceres en la sangre: Leucemia, Linfoma y Mieloma Múltiple.

Hematologia.mx.- Si bien los cánceres de la sangre, también llamados hematológicos, no ocupan los primeros lugares en morbilidad y mortalidad, tienen gran importancia debido a que algunos tipos presentan una elevada incidencia y mortalidad en población infantil o adulta joven mientras otras tienen alta tendencia en poblaciones mayores de 65 años. Con el objetivo de conocer y entender los tipos de cáncer hematológicos y su clasificación, la Asociación Mexicana de la Lucha contra el Cáncer (AMLCC) resaltó la importancia de poder diferenciar las necesidades de quienes viven con alguno de estos tipos de padecimientos, para así llegar a un correcto diagnóstico y un esquema de tratamiento correcto.

Los cánceres hematológicos, también llamados cánceres de la sangre, empiezan en el tejido que forma a la sangre, como la médula ósea, o en las células del sistema inmunológico. Las leucemias, los linfomas y el mieloma múltiple, los tres principales tipos de cánceres hematológicos, se ubicaron dentro de las primeras veinte causas de mortalidad por neoplasias malignas a nivel mundial, las cuales representaron el 3.6% del total de defunciones registradas.

9.6% del total de casos nuevos de cáncer registrados, correspondieron a enfermedades hematológicas.

Uno de los principales tipos de cáncer hematológico es la leucemia, la cual es un tipo de cáncer de la sangre y la médula ósea. Los dos tipos principales de leucemia son leucemia linfocítica (ocasiona un aumento de los glóbulos blancos llamados linfocitos); y la leucemia mielógena (provoca un aumento de los glóbulos blancos llamados granulocitos), por su parte el linfoma es un término general que se aplica a los cánceres que comienzan en el sistema linfático. Los dos tipos principales de linfoma son el linfoma Hodgkin  (se disemina de manera ordenada de un grupo de ganglios linfáticos a otro) y el No Hodgkin (se disemina por el sistema linfático sin ningún orden). El mieloma (cáncer de células plasmáticas) genera un crecimiento excesivo de las células que forma una masa o tumor en la médula ósea.

De los tres tipos de canceres de la sangre; las leucemias fueron las que presentaron la mayor mortalidad en los menores de 15 años. En el grupo de 65 años y más, las dos primeras causas de muerte fueron las leucemias junto con los linfomas no Hodgkin, tanto en hombres como en mujeres. En relación a la distribución de la mortalidad por género ésta fue casi del doble en los hombres

En conferencia de prensa La Dr. Magdalena Bahena, Médico Especialista en Hematología,  recalcó que “Al poder identificar correctamente el tipo de cáncer hematológico, se logra un gran avance, pues de esta manera podemos atacar el padecimiento de la forma más adecuada, eligiendo la terapia adecuada que pueda lograr una mejora significativa en la calidad de vida del paciente. Cada tipo de cáncer representa una forma de diagnóstico, pronóstico y seguimiento diferente para cada uno de los pacientes”

Por su parte el Dr. Omar Coronel, Médico Especialista en Hematología, afirmó que “Durante las últimas décadas el avance en los tratamientos para cánceres hematológicos han traído grandes posibilidades para los pacientes de tener una nueva oportunidad de mejorar su calidad de vida e incrementar la expectativa de supervivencia”.

“Es importante mencionar que en la mayoría de la instituciones de nuestro país la atención de los pacientes con este tipo de neoplasias ha sido enfocada a la restauración del daño, debido a que se carece de programas de tipo preventivo, por lo que resulta urgente evaluar alternativas concretas tanto de prevención primaria como de detección oportuna, las cuales permitan contener el peso del ellas sobre la salud de la población y la modificación de factores de riesgo de alta prevalencia”, comentó Mayra Galindo, Directora General de la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer.

Dependiendo del tipo de cánceres hematológicos es necesario realizar diferentes exámenes para diagnosticarlos, sin embargo el realizarse una biometría hemática anual, favorece y facilita  la detección oportuna.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button