Noticias

En México, Hepatitis C afecta a 1.6 millones de personas

Por Xochitl Celaya Enríquez

LaSalud.mx.– En México, 1.6 millones de personas viven con hepatitis C (HC) y la mayoría de ellas no lo saben debido a que es una enfermedad que no presenta síntomas hasta etapas avanzadas, aseguró Margarita Dehesa Violante, miembro del comité científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (Fundhepa).

La especialista indicó que Baja California, Chihuahua y Nuevo León son los estados con mayor prevalencia del virus debido a que existe un alto número de consumidores de drogas inyectables que se infectan por el contacto que tienen con la sangre de personas portadoras; sin embargo, en el resto de la república, la principal causa para contraer HC es haber recibido una transfusión sanguínea antes de 1994, debido a que la Norma Oficial Mexicana no evaluaba la presencia de la hepatitis para ser considerada sangre segura.

Dehesa aseguró que debido a esos factores, México es el primer país de Latinoamérica con mayor número de casos de HC. Por ello, la presencia de este virus se convierte en un problema de salud pública debido a que 80 por ciento de las personas que tienen contacto con él se quedan con la enfermedad, y de estas, 30 por ciento desarrollan cirrosis, lo que incrementa el costo de la enfermedad y el índice de casos de cáncer de hígado, pues 25 por ciento de los afectados por cirrosis desarrollan el padecimiento cancerígeno y están en grave riesgo de perder la vida.

Diagnóstico

Debido a que la HC puede ser asintomática es necesario realizar una prueba de carga viral para que se identifique la presencia del virus y se evalúe la etapa en la que se encuentra.

La HC aguda es la primera etapa y se desarrolla en los primeros seis meses. Sólo entre el 15 y 25 por ciento de quienes adquirieron el virus logran eliminarlo, el resto de las personas desarrollan HC crónica. Más tarde, se produce cicatrización en el hígado y se propicia la evolución de cirrosis, la cual,  si no se trata,  desarrolla un cáncer de hígado, del cual,  las y los pacientes tienen un 33 por ciento de probabilidades de muerte en el primer año.

Para un mejor diagnóstico, se debe identificar cuál de los cinco genotipos de HC  desarrolla la persona con la finalidad de determinar  mejores opciones de tratamiento.

Factores de riesgo

Ruby Ann Chirino Sprung, especialista en gastroenterología y miembro activo de la Asociación Mexicana de Hepatología, explicó que el virus de la hepatitis C provoca una inflamación del hígado y causa fibrosis (cicatrices), lo cual impide su correcto funcionamiento. Si esta no se atiende, se incrementa la probabilidad de desarrollar cirrosis y aumentar el riesgo de cáncer.

Explicó que la transmisión de la HC se da cuando la sangre de una persona portadora del virus entra al torrente sanguíneo de otra persona. Estos significa que no existe riesgo de contagio por medio de estornudos, tos o por compartir alimentos y bebidas; sin embargo, puntualizó que compartir artículos de higiene personal cortantes (cortaúñas o tijeras) y usar equipo para hacer tatuajes y perforaciones no esterilizados incrementan el riesgo. De igual manera, refirió que las relaciones sexuales sin protección con una persona portadora de HC también son un factor de riesgo.

Añadió que otro de los riesgos para adquirir HC es vivir en zonas de hacinamiento como los reclusorios así como utilizar objetos que estuvieron en contacto con la sangre de otra persona incrementa la probabilidad de adquirir el virus.

A esta lista se agregaron la obesidad, debido a que el hígado se rodea de tejido graso que lo daña, la ingesta de altas proporciones de alcohol y el uso excesivo de medicamentos. 

Tratamiento

Para este padecimiento, la farmacéutica Abbvie desarrolló un tratamiento oral libre de interferón, que funciona a base de antivirales de acción directa que brinda tasas de curación de entre 95 y 100 por ciento.

Al respecto, José Luis Cañadas, director médico de Asuntos Regulatorios de Abbvie México, aseguró que este nuevo fármaco logra reducir la carga viral en plazos de 12 a 24 semanas y se puede administrar de forma controlada en pacientes en etapas iniciales e incluso en aquellos que desarrollaron cirrosis.

Explicó que este medicamento permite atacar al virus de forma directa de modo que descompone la enzima proteasa y bloquea la multiplicación del virus para  con ello evitar la reproducción de las células infectadas que lesionarán al hígado.

También es un inhibidor de polimerasa que evita la replicación del ácido desoxirribonucleico (ADN) afectado, y a su vez es un inhibidor de NS5A, que impide la réplica de ácido ribonucleico (ARN) del virus por lo que no hay forma que el virus se mantenga en el organismo.

Este nuevo fármaco se desarrolló bajo evidencia científica sólida que prueba que después del tiempo indicado de tratamiento se puede observar una carga viral negativa. Además, tiene un alto índice de tolerancia por lo que pacientes con cirrosis pueden usarlo sin efectos secundarios, además las y los pacientes coinfectados (que además de HC, viven con VIH) pueden usar con seguridad este medicamento.

Actualmente este innovador medicamento se encuentra disponible de forma privada; sin embargo, por las pruebas de éxito, se espera que dentro de poco se encuentre dentro del cuadro básico del Sector Salud.

Cifras globales

En el mundo existen 160 millones de personas infectadas con HC, esto significa que anualmente se presentan 4 millones de nuevos casos, además mueren más personas por complicaciones de HC que por VIH.

A nivel global, China, Pakistan, Nigeria, Egipto  e India son los países con mayor número de personas portadoras de HC. México se encuentra en el lugar 18.Francia es el país que cuenta con más opciones terapéuticas para atender la HC.

Fuente Notiese

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close