Noticias

Necesario que México firme el Protocolo de Comercio Ilícito.

Pulmon.mx.– Un análisis de la Fundación InterAmeriana del Corazón México señala que los datos actuales que se manejan sobre el aumento del comercio ilícito de cigarrillos están sobreestimados ya que en la publicación de Piratería. Entendiendo el mercado “sombra” en México (2015), del Centro de Investigación para el Desarrollo, A.CP. (CIDAC) y la American Chamber of Commerce de los Estados Unidos, sólo el 6% de los entrevistados habían consumido cigarros piratas en el último año.

A pesar de que  no existen cifras oficiales sobre el comercio ilegal de productos de tabaco, la industria tabacalera ha construido argumentos falsos que  indican un incremento supuestamente desmesurado del mercado ilegal de cigarros a causa de los impuestos, mismos que, desde 2010, no hay sido modificados.

“Con base en datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, sólo 1.4% de los fumadores activos ha comprado marcas ilegales la última vez, lo cual nos habla de que no hay evidencia que el mercado ilegal sea, por lo menos, significativamente mayor. La industria tabacalera miente y durante los últimos años ha difundido argumentos falsos para obstruir políticas públicas para el control del tabaco en México” mencionó Erick Antonio Ochoa Director de Políticas Públicas de la Fundación InterAmericana del Corazón México.

La realidad es significativamente distinta a la narrativa que ha promovido la industria tabacalera ya que la información disponible no muestra un incremento considerable del comercio ilícito de cigarros en el país después del incremento del impuesto de enero de 2011.

Además de hacer caso omiso a los argumentos falaces de la industria del tabaco, los legisladores deberían de impulsar la firma del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de los Productos de Tabaco, ya que hasta hoy, México no lo ha firmado, comentó Juan Núñez Guadarrama, Coordinador de la Alianza Nacional para el Control del Tabaco.

“Las instituciones gubernamentales deben Instrumentar medidas para poner fin al comercio ilícito del tabaco, pues ayudan a reducir el consumo y debilitan la capacidad de la industria tabacalera de esgrimir al comercio ilícito como argumento principal para influir sobre los tomadores de decisión e interferir en la aplicación de medidas efectivas para el control del tabaco.

Bajo ninguna circunstancia la industria del tabaco debe participar en el desarrollo e implementación de políticas y estrategias para enfrentar el comercio ilícito”. No pueden ser “juez y parte”, finalizó

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button