Noticias

Fármaco innovador revierte los beneficios del anticoagulante en pacientes que lo requieran

Hematologia.mx.- Dabigatrán, innovó e hizo más efectivo, seguro y cómodo el tratamiento enfocado a evitar la formación de coágulos o trombos (anticoagulación). Ahora, con idarucizumab, se ha encontrado cómo revertir dichos beneficios y permitir nuevamente la coagulación sanguínea, fácil y rápidamente, en casos de emergencia, este nuevo fármaco es el primero y único en su tipo, recientemente aprobado por la Administración de Fármacos y Alimentos.

El Dr. Raúl Izaguirre, Jefe de la Clínica de Anticoagulantes del Instituto Nacional de Cardiología (INC), explicó que “tras suspender la ingesta de dabigatrán, alrededor de 12 horas después, puede realizarse con seguridad casi cualquier cirugía. Sin embargo, en una situación urgente, idarucizumab permite cortar o revertir de manera inmediata los beneficios de la terapia anticoagulante, es decir, permite la coagulación en casos donde el tiempo es oro y existe el riesgo de hemorragia difícil de controlar.

La FDA otorgó a idarucizumab la designación de terapia innovadora y la solicitud fue revisada de forma prioritaria. Ésta incluyó datos de investigación clínica en humanos, así como resultados del análisis intermedio RE-VERSE  fase III realizado en pacientes que requerían una cirugía por aneurisma de aorta o por una fractura abierta después de una caída que no podía retrasarse por más de 8 hrs. En ellos, el uso de este nuevo agente ofreció una reversión inmediata sin observar reacciones adversas luego de su administración ni complicaciones hemorrágicas 24 hrs. posteriores 

Con la aprobación de idarucizumab, Boehringer Ingelheim reitera su compromiso para que los países donde dabigatrán tiene registro resulten beneficiados. Hoy, está siendo evaluado por diferentes autoridades regulatorias como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la de salud de Canadá; en tanto, se iniciará el trámite de autorización ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para que esté disponible a los mexicanos.

Unidos (FDA) aprobó de manera acelerada el registro de idarucizumab, el primer y único agente que facilita una rápida reversión de los beneficios ofrecidos mediante la terapia con dabigatrán (un innovador anticoagulante oral de acción directa) muy utilizado en la atención de enfermedades troboembólicas agudas y crónicas.

Aunque se cree que idarucizumab se usará poco en la práctica clínica, su desarrollo llevó a los científicos muchos años de investigación y representa un hito para la medicina contemporánea. Además, la disponibilidad de tener un agente reversivo específico para dabigatrán da a los médicos mayor confianza al elegir éste como anticoagulante de primera línea.

El Dr. Raúl Izaguirre, Jefe de la Clínica de Anticoagulantes del Instituto Nacional de Cardiología (INC), explicó que la trombosis es un problema de salud pública mundial y representa una de las primeras causas de muerte en México. “No hay estadísticas precisas, pero se estima que en el mundo 1 de cada 4 personas fallece diariamente por su causa. Ocurre cuando un coágulo de sangre o trombo se forma en una vena. Si se localiza en las venas profundas de la pierna o de la pelvis se denomina trombosis venosa profunda; si se desplaza al cerebro puede provocar un evento vascular cerebral y si se aloja en el pulmón una origina una complicación llamada embolia pulmonar”.

Indicó que su presencia puede deberse a la sinergia de más de un factor de riesgo: ser mayor de 40 años, estar inmovilizado por cierto tiempo, como en un viaje largo en avión, reemplazo de rodilla o de cadera, trauma vascular, fibrilación auricular o infarto agudo al miocardio, entre otros, aunque también puede presentarse sin motivo aparente. 

Por eso, es imperante que los afectados reciban de manera oportuna y adecuada anticoagulantes orales de acción directa (ACOD). “Lamentablemente, más del 50% de los enfermos, no están medicados y del resto sólo 3 de cada 10 tiene acceso a algún ACOD como dabigatrán que, a diferencia de la terapia tradicional con antagonistas de la vitamina K (warfarinas/cumadinas), no interactúa con ciertos alimentos o fármacos ni tampoco precisa monitoreo o ajuste de dosis”. 

Si bien el surgimiento de los ACOD ha marcado un avance significativo en el tratamiento de la trombosis, expuso que hay escenarios en los que la coagulación de la sangre es primordial; por ejemplo, una intervención quirúrgica donde existe el riesgo de hemorragia difícil de controlar.  

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close