Noticias

PGS ayuda a seleccionar al mejor embrión para asegurar un embarazo y un bebé sano

LaSalud.mx.– En los últimos años, se ha presentado en las nuevas generaciones una tendencia a retrasar la paternidad, principalmente porque hombres y mujeres prefieren desarrollarse en el ámbito profesional, financiero y personal antes de formar una familia. 

Este fenómeno ha dado pie a que las mujeres se embaracen en una edad más madura, que se conoce como maternidad tardía.  Para ellas, la ciencia y la investigación en el ámbito reproductivo y de infertilidad han tenido que buscar nuevos métodos para asegurar un embarazo y un bebé sano. 

La edad es un factor importante cuando se trata de embarazo. De acuerdo con el Dr. Rafael Sánchez Usabiaga, Maestro en Ciencias, Especialista en Reproducción y Director de Médica Fértil, la edad más adecuada para un primer embarazo está entre los 25 y 35 años; después de ese plazo, pueden presentarse ciertas complicaciones relacionadas con la naturaleza misma del cuerpo y se torna más difícil conseguirlo, pues la capacidad reproductiva se reduce aproximadamente en 47 por ciento. 

Es por esto que instituciones de salud como Médica Fértil ofrecen diversas opciones para el tratamiento adecuado de la infertilidad. Tal es el caso del Estudio Genético Preimplantacional (PGS)  que ayuda a complementar la Fecundación In Vitro (FIV), pues permite elegir los mejores embriones para asegurar un embarazo exitoso y un bebé sano. 

Los tratamientos para la infertilidad han tenido grandes avances desde que se realizó la primera Fecundación In Vitro (FIV), sin embargo, pese al uso de este tratamiento, podemos encontrar bajas tasas de éxito debido a diversos factores. Uno de los más frecuentes es la presencia de alteraciones cromosómicas (aneuploidías), que impiden la correcta la implantación del embrión y dan lugar a diversas enfermedades genéticas, como el síndrome de Down y el síndrome de Turner. 

Como parte del compromiso de Médica Fértil con las futuras familias, la ciencia y la investigación, se ha desarrollado el estudio PGS que puede detectar este tipo de fenómenos en el embrión antes de la transferencia embrionaria, dando oportunidad de seleccionar los mejores para ser implantados.

La prueba PGS ayuda a mejorar las tasas de implantación, reduce el aborto espontáneo, aumenta la taza de embarazo en curso y permite la transferencia de un solo embrión, disminuyendo el embarazo de alto riesgo. 

¿Cómo funciona?

El estudio se hace a través de una biopsia, en la que se retiran una o varias células del embrión durante el quinto día de desarrollo para ser estudiadas. Mediante un análisis de ADN se verifica que el embrión tenga el número correcto de cromosomas para poder ser implantado. 

Una vez que el equipo médico y de laboratorio de Médica Fértil están seguros que se trata de un embrión sano, se implanta en la mujer y se da seguimiento en todo el embarazo para lograr el sueño de ser mamá. 

“El estudio PGS nos permite a los médicos ofrecer una solución a las parejas con problemas de fertilidad, sin el riesgo de tener embarazos múltiples o que el bebé desarrolle alguna enfermedad congénita”, señala el Dr. Sánchez Usabiaga.

En Estados Unidos este estudio se realiza desde varios años, pero en México tiene poco de haber sido introducido y es Médica Fértil la única clínica que tiene la tecnología para llevarlo a cabo.

Si requiere más información sobre este estudio y otras opciones que tiene Médica Fértil para lograr un embarazo exitoso, puede llamar al teléfono 01 800 841 6862 o visitar la página www.medicafertil.com 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close