Noticias

Piden mejorar atención médica para evitar muertes gestacionales prevenibles

LaSalud.mx.- “23:35 horas, ´naciste´, mis ojos veían a la niña más perfecta que alguna vez haya visto; aún recuerdo tu piel tibia, te acercaron y por fin te besé. Estabas tan bonita y tan lista para vivir… Quisiera que vivieras, cambiar nuestra historia…”.

Éste, es un escrito de una madre en duelo: Carolina Guzmán. Un día, a los ocho meses de embarazo, sentía que algo raro pasaba. Llegó al hospital donde estuvo monitoreada toda una noche. Hasta que un residente ya no escuchó el latido. Diagnóstico de muerte por parte del médico: “hiporfusión tisular generalizada consistentes con comprimido de la circulación materno-fetal”. Al investigar de qué se trató, supo que dejó de pasar oxígeno de la placenta hacia la bebé.

No hubo ningún ritual de despedida, no hubo información, no sabía sobre los trámites funerarios, no sabía que podía quedarse con un mechoncito, una huellita, algo tangible que le ayudara a transitar por el duelo. No hubo nada.

Cuando recobró fuerzas, recordó que le cancelaron la cesárea de urgencia que le habían programado. Paula murió, de acuerdo con un perito médico, por negligencia médica. Ahora Carolina Guzmán quiere alzar su voz y que no se repita su historia. Demandó al IMSS (expediente RESP/17/2015).

Este es sólo uno de los casos compartidos por el  Grupo de Ayuda ante Pérdidas Gestacionales y de la Niñez Temprana, que en comunicado de prensa explicó que cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía refieren que en México en el año 1985 hubo 26 mil 690 muertes fetales, en 1988 subió a 27 mil 350, en 1990 se incrementó nuevamente a 29 mil 519. Hasta el año 2000 se dio una disminución a estas cifras, con 24 mil 836 y en 2014 se presentaron 22 mil 511.

De acuerdo con el Grupo de Apoyo, en nuestro país no existen protocolos de atención específicos para las familias que atraviesan por una pérdida de este tipo. Por ejemplo, se les niega el derecho de ver y cargar a su bebé, despedirse de él, quedarse con algún recuerdo. No se les proporciona ninguna información sobre qué hacer con los restos, en caso de que éstos les sean entregados. Los hospitales no cuentan con espacios propicios para estas mujeres y, por el contrario, las canalizan junto a las madres que tienen a sus bebés amamantando, lo cual es un impacto muy negativo para el estado emocional en el que se encuentran.

Aunado a esto, señala el Grupo, diversos testimonios dan cuenta de que fueron maltratadas, al cuestionarles infinidad de situaciones, como: “¿por qué no veniste antes?, ¿por qué no te cuidaste?”, “¡ya no llores, tú tuviste la culpa”, entre otras expresiones.

Por todo lo anterior, ya fue colocada una petición en la plataforma change.org, dirigida a las autoridades de salud (IMSS, ISSSTE), derechos humanos, sociedad médica, entre otras instituciones, precisamente para exigir la garantía de una atención profesional, integral, humanizada y científica que ayude a las familias que atraviesan por una pérdida de un bebé, ya sea durante el embarazo, en el parto, o poco tiempo después de nacer.


Fuente: Notiese

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close