Noticias

La Esquina del Blues y otras músicas: Regresa “Del son a la timba”

Mundodehoy.com .- A partir del 5 de marzo, ABC Radio en el 760 AM, ofrecerá todos los sábados a las 17 horas, un programa dedicado a los amantes de la música cubana: “Del son a la timba”. Esta transmisión que conduce Pepe Olguín, se especializa en diferentes géneros musicales que abarcan desde el son cubano y la salsa, hasta algunos elementos de la timba y el jazz latino.

Pepe Olguín es un productor, realizador, conductor y promotor musical que durante varios años transmitió el programa “Del Son a la Timba”, a través de la XEQ Radio. A partir del próximo sábado, emprende una nueva aventura musical, en un espacio radiofónico distinto, para continuar con la difusión de la música afrocaribeña; la cual se constituye no sólo de un lenguaje musical, sino también de un símbolo de identidad y de comunión para la enorme cantidad de melómanos y bailadores que podrán escuchar su programa.

En el libro “Del Canto y del tiempo”, el musicólogo cubano Argeliers León hace mención del término “el complejo del son”, en el que se circunscriben varios géneros musicales que poseen características que los hermanan y entre los que se pueden mencionar las siguientes:

Artículos relacionados

1. Son producto de una sincretización o mestizaje cultural. En este mestizaje convergen los mitos, formas y la cosmogonía de la diáspora africana representada mayoritariamente por tribus bantúes y dahomenianas; las manifestaciones autóctonas de las diferentes etnias nativas de América; las estructuras europeas impuestas por la conquista y que también contaban con elementos andaluces, canarios, árabes y judíos, así como la dispersión de los esclavos por la vía del cimarronaje, y la división de los núcleos familiares, que o bien, permanecieron en las zonas rurales o se mudaron a las ciudades.

2. La situación geográfica. Ésta abarca desde México hasta Brasil e incluye Centroamérica y El Caribe. Sin embargo, en algunos puntos se extiende hacia Estados Unidos a través de las poblaciones afroamericanas esclavas que recibieron poderosas influencias europeas, principalmente inglesas y francesas, mezcladas con tradiciones de las tribus nativas de Norteamérica.

3. La estructura musical con raíces comunes de influencia africana. Dicha estructura se manifiesta, entre otras formas, en el vigor y riqueza rítmica, en la polirritmia, en la base del llamado-respuesta y la alternancia entre el estribillo y la copla; además del carácter vocal, los estilos de las canciones, la temática popular y las figuras poéticas que, además de descriptivas, pueden resultar expresivas, humorísticas y/o sarcásticas. También se manifiesta en la instrumentación, particularmente con las percusiones, los timbres, los motivos denominados “cinquillo” y “tresillo” y sus múltiples variaciones en la música.

4. Los rituales. En muchos casos, estos rituales derivaron en danzas populares en las que se manifiestan tanto elementos africanos como europeos a partir de bailes coloniales. Entre ellos, pueden citarse minuetos y contradanzas, así como los creados en América; tales como las zarabandas, las chaconas, los bailes de pantomima y mimetismo animal; en estos últimos, las parejas simulan comportamientos de animales, principalmente de cortejo.

5. El ser un producto del intercambio marítimo. Con este intercambio se suscitó la expansión de sus formas originada por los marineros y migrantes que contribuyeron a la popularización de la música y los bailes.

6. La función que desempeña el son como modo de comunicación. Esta función es consecuencia de su expresividad, de lo narrativo de la épica popular, de su cancionero, su carácter anónimo y del uso como producto social otorgado por el pueblo que lo designa como tal; de la estética de su valor y de la base económica que le dio origen a partir de la sociedad surgida de la colonización.

De tal forma que, en este nuevo ciclo en el que inicia “Del son a la timba”, los radioescuchas  disfrutrarán, cada sábado a las 5 de la tarde, del son cubano con sus variantes: guaguancó, columbia, chagüí y yambú; congas, melodiosos danzones, uno que bolero–son, guarachas, pregones, mambos, chachachá, mucha salsa, algo de jazz afrocubano y latino, la presencia de invitados especiales, y también, de una de las manifestaciones musicales de más reciente creación, producto de la incorporación de múltiples géneros y ritmos: la timba.

¡Larga vida a “Del son a la timba”!

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button