Noticias

18 de Marzo, Día Mundial del Sueño

LaSalud.mx.- Alrededor de 40 millones de mexicanos sufren trastornos del sueño, sobre todo insomnio, por lo que ya es considerado un problema de salud pública. Expertos en la materia señalan que la situación es seria puesto que la tercera parte de la población ha vivido con alguno de estos padecimientos y no se ha atendido.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Sueño, que se celebra el 18 de marzo, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), creó el lema “dormir bien es un sueño alcanzable”, el cual expresa un deseo que se hace realidad para sólo 1/3 de la población mundial. 

Nutre tu felicidad con un buen sueño

Dice la WASM que “tener un sueño sano es un tesoro y uno de los pilares de la salud, junto con una dieta equilibrada y ejercicio adecuado. Cuando el sueño falla, la salud declina. La falta de sueño y la mala salud disminuyen la calidad de vida y se llevan la felicidad”. 

Existen varios trastornos del sueño, destacando entre los principales el insomnio, que se caracteriza por dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes y en cada uno de ellos tener nuevamente dificultad para dormir y la sensación de sueño no restaurador que tiene consecuencias sobre el accionar diurno de las personas que lo padecen.

En el insomnio pueden intervenir factores orgánicos y no orgánicos. Los más frecuentes son los no orgánicos, que son los que tienen que ver con el estilo de vida, el llamado insomnio primario: estrés, preocupaciones económicas, problemas familiares, laborales, personales, etc., son los que hacen que la gente tenga dificultades para dormir. Aquí no hay ronquido, no hay movimiento de extremidades, no hay consumo de medicamentos ni comorbilidad psiquiátrica. Es el tipo de insomnio más frecuente y cuando se detecta oportunamente es muy sencillo tratarlo.

¿Qué sucede si te despiertan tus ronquidos?

En cuanto al insomnio relacionado con el ronquido, el consumo de medicamentos, trastornos del movimiento, ansiedad, depresión, dolor, etc., es decir co-mórbido a otras condiciones médicas, tiene que tratarse el insomnio junto con el padecimiento de base, pero el especialista debe distinguir muy bien qué es lo que está causando la dificultad para dormir.

Uno debe dormir un promedio de 8 horas diarias, pero existen diferencias individuales. Así, habrá personas que puedan funcionar bien con 6 horas, habrá quien requiera 9 o más.  Pero un buen indicador es cómo te sientes en el día, cómo amaneces… Si hay somnolencia, no has dormido el tiempo adecuado; si hay dolor, malestar, irritabilidad, problemas de tensión, necesidades de consumir algunas sustancias que te estimulen durante el día, bebidas con cafeína o fumar, todas estas medidas son indicadores de que no duermes bien.

El otro indicador es cuánto duermes el fin de semana, si te levantas más tarde porque no tienes que hacer tus actividades laborales. Pero lo que recomiendan la Organización Mundial de la Salud y las asociaciones especializadas es que un adulto en etapa productiva debe dormir al menos 7 horas cada noche. 

Lo ideal: dormir 7 a 8 horas diarias 

Si la gente duerme menos de ese promedio de 7 a 8 horas por noche, o si hay algún trastorno del sueño, por largo tiempo, hay un efecto en la expectativa de vida, lo que está ya muy documentado. Las funciones del dormir van más allá del descanso: producción de hormonas necesarias para nuestro cuerpo, restauración de aparatos y sistemas, fortalecimiento del sistema inmunológico, todo esto ocurre durante el sueño.

Si el sueño está alterado, entonces el organismo se verá mermado y con ello la expectativa de vida o el surgimiento de algunas alteraciones, como hipertensión, problemas cardiacos y mentales, que se presentan con más frecuencia en personas que sufren trastornos del sueño, sin olvidar que tienen un alto riesgo de sufrir accidentes de tránsito porque les da sueño durante el día, se quedan dormidos y eso es un factor de riesgo muy importante a considerar.

El 35% de las personas en el mundo padecen algún problema de trastorno del sueño. Parece exagerado, pero todo el mundo conoce a alguien que se queja de insomnio, que no lo ha podido controlar; todo mundo conoce a alguien que ronca, que tiene mucho sueño y esto es por mencionar sólo dos de los cerca de 100 trastornos del sueño que se conocen.

El ronquido es más común en hombres y el insomnio en mujeres. Lo importante es que independientemente del género, cuando hay un trastorno del sueño es necesario tratarlo para contribuir a una mejor economía, mejor productividad y mejor estado de salud de los mexicanos. 

El tratamiento es viable. Por ejemplo, está documentado que la melatonina, sustancia natural producida por la glándula pineal (epífisis), presente en todas las formas de vida, es una molécula “inteligente” con múltiples funciones, que trabaja de modo selectivo, actuando sólo, cuándo, y dónde es necesario. Es una sustancia que no tiene ninguna contraindicación ni efectos colaterales.

La melatonina actúa directamente sobre el sueño. Es la sustancia natural que determina el ciclo sueño-vigilia. Se sugiere tomarla siempre media hora antes de acostarse, y puede encontrarla en Sub – Z, un producto natural y eficaz, en forma de tableta sublingual, que facilita su ingestión y hace que se recupere el sueño, permitiendo dormir plenamente.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close