Noticias

Descubren dos procedimientos seguros y eficaces para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular

LaSalud.mx.- La colocación de un estent y la cirugía son igual de eficaces para reducir el riesgo a largo plazo de sufrir un accidente cerebrovascular fruto del estrechamiento de la arteria carótida, indican los resultados del ensayo clínico CREST (por sus siglas en inglés “Carotid Revascularization Endarterectomy versus Stenting Trial, o ensayo clínico sobre revascularización carotídea con endarterectomía frente a colocación de estent”).

El estudio descubrió que el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, después de la colocación de estent o de la cirugía (endarterectomía), fue de alrededor de 7 por ciento. La comparación en 10 años de la reaparición de la estenosis (que vuelva a estrecharse la arteria carótida) fue baja, tanto con la colocación de estent como con la cirugía, y de alrededor de 1 por ciento al año. Además, se descubrió que los beneficios son iguales, sea para adultos mayores y más jóvenes, para hombres y mujeres, así como para pacientes que sufrieron un accidente cerebrovascular anterior y quienes no lo hicieron.

“Esta tasa tan baja revela que ambos procedimientos son seguros y muy durables para prevenir un accidente cerebrovascular”, comenta el Dr. Thomas Brott, neurólogo que ostenta el título de Profesor Eugene y Marcia Applebaum de Neurociencias en la sede de Mayo Clinic en Florida e investigador principal del estudio CREST. “Debido a que los pacientes en edad de recibir beneficios de Medicare que presentan estrechamiento de la arteria carótida ahora viven más tiempo, la durabilidad del estent y de la cirugía tranquiliza a pacientes y familiares”, agrega. 

Las arterias carótidas se ubican a cada lado del cuello. Cuando hay acumulación de placa, las arterias pueden estrecharse y endurecerse, afección conocida como ateroesclerosis. Dicha situación puede reducir el flujo sanguíneo y ocasionar la formación de un coágulo que puede conducir a un accidente cerebrovascular.

Hallazgos e interrogantes

La endarterectomía consiste en la extracción quirúrgica del segmento estrechado de la arteria, mientras que la colocación del estent consiste en la introducción de dicha prótesis endovascular a través de un catéter para expandir la arteria estrechada.  

En el año 2010, la fase uno del estudio CREST descubrió que la colocación de un estent y la cirugía eran procedimientos igual de seguros, con menos accidentes cerebrovasculares entre los sometidos a cirugía y menos ataques cardíacos entre los sometidos a la colocación de estent. 

“Esta segunda fase completa el asunto y los resultados son muy esperanzadores. Tenemos dos procedimientos seguros que sabemos son muy eficaces a largo plazo. Ahora, el paciente y el médico tienen la alternativa de elegir entre la cirugía y la colocación de un estent, en base a la enfermedad particular y preferencias del paciente”, añade el Dr. Brott.

El Dr. Walter Koroshetz, director del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, anota también que “la tasa de accidentes cerebrovasculares en el estudio CREST fue menor al 50 por ciento de lo que se había visto en estudios similares de fines del siglo XX, lo que refuerza las ventajas del control médico moderno de los factores vasculares de riesgo”.

Pese a los resultados del estudio CREST, todavía no hay respuesta para la pregunta de cómo manejar de la mejor manera el riesgo de un accidente cerebrovascular. Por ello, en diciembre de 2014 arrancó el estudio CREST-2 para comparar la colocación de un estent y la cirugía frente al manejo médico. Se espera que éste termine en 2022.

“El estrechamiento carotídeo ocasiona entre 5 y 10 por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares en Estados Unidos.Debido a que anualmente se suscitan alrededor de 800 mil, esos porcentajes representan entre 40 mil a 50 mil por año. Sólo cuando se logre descubrir la mejor manera de prevenir esos accidentes cerebrovasculares, se habrá servido a esos pacientes”, explica el Dr. Brott. 

El estudio contó con financiamiento federal estadounidense por cerca de 10 años, contemplando 117 centros de Estado Unidos y Canadá a 2502 pacientes con una edad promedio de 69 años. Éste fue dirigido por investigadores de la sede de Mayo Clinic en Florida. Los resultados se publicaron por Internet en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra y es considerado uno de los mayores ensayos aleatorios jamás realizados para la prevención de accidentes cerebrovasculares.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button