Noticias

El papel de las distribuidoras de productos farmacéuticos en la salud

LaSalud.mx.- El proceso para que un medicamento llegue hasta las manos del paciente, requiere de toda una serie de algoritmos y reglas que deben ser bien planeados, por ejemplo, sabías que los laboratorios tienen prohibido vender de forma directa sus medicamentos, estos llegan a las farmacias a través de distribuidoras de productos farmacéuticos. De ellas depende que haya surtido de medicamentos y productos para la salud en cada una de las casi 25,000 farmacias en el país.

En LaSalud.mx nos permitimos compartir el artículo de Maribel R. Coronel, publicado en El Economista, quien se enfoca en el papel de las distribuidoras de medicamentos.

Comúnmente no se entiende bien el papel que juegan las distribuidoras de productos farmacéuticos en México. De hecho, prácticamente se desconoce el rol que les toca ejercer a las empresas distribuidoras de fármacos, cuando de ellas depende que haya surtido de medicamentos y productos para la salud en cada una de las casi 25,000 farmacias en el país.

En realidad eso le da a la distribución especializada de productos farmacéuticos un protagonismo muy importante dentro de la operación del sistema de salud mexicano. Es real que el sector distribuidor de medicamentos no se trata de un simple intermediario.

Pablo Escandón, director general de Nadro, la principal distribuidora de fármacos en México, nos explica cómo sin ese papel estratégico que juegan las distribuidoras especializadas, el sector salud simplemente colapsaría.

Una distribuidora farmacéutica no sólo requiere un nivel de calidad y puntualidad en la entrega, sino que ofrece apoyos diversos a las farmacias, en particular a las casi 12,000 farmacias independientes; sin dichos apoyos muchas farmacias difícilmente podrían sobrevivir.

Nos dice don Pablo que con la distribución del medicamento se cierra el círculo virtuoso de la atención a la salud, porque tener el producto puntualmente en cada rincón del país donde se necesita es la manera en que el paciente finalmente recibe su tratamiento; una vez que ya acudió con el médico o con el especialista, una vez que ya se hizo análisis y una vez que ya fue diagnosticado, es que recibe su prescripción y llega a la farmacia para surtirla. Si en la farmacia no existe abasto adecuado y puntual de la terapia indicada, entonces de nada habrá servido todo el proceso previo. Dicho abasto depende ante todo de las distribuidoras.

Cuando en un sector industrial es alto el número de productores, de productos y de detallistas, se requiere de un distribuidor especializado, y el mercado de la salud cumple las tres condiciones, jugando los distribuidores un rol estratégico.

Es claro —detalla el capitán de Nadro— que hay sectores como el de salud donde la intermediación especializada es un requisito fundamental porque sería muy difícil que cada uno de los 350 fabricantes de medicamentos tuviera su estructura de inventarios regionales y de transportación a las 22,000 farmacias del país para mantener un abasto constante de 11,000 distintos productos.

No sólo eso. Las distribuidoras tienen otro papel fundamental: dar financiamiento. Sin ser bancos funcionan casi como tales, pues todas sus ventas invariablemente llevan implícito el otorgamiento de crédito a sus clientes. Le prestan a miles de farmacias que no serían sujetos de crédito de parte de un banco. ¿Cómo le hacen? Precisamente su alta especialidad les permite tener un amplio conocimiento del mercado farmacéutico. Parte del el vínculo estrecho que mantienen con sus clientes por ambos lados, tanto los fabricantes —las productoras de medicamentos— como los puntos de venta 
—las farmacias—, aunque también dan crédito a las cadenas de farmacias que no lo requerirían, como a las cadenas de autoservicio. Es una característica específica de este peculiar mercado.

Nueva presidencia de la AMIIF

Bastante interesante la elección de Javier Amtmann como presidente de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF). Resulta que como director general de la filial en México de la principal farmacéutica italiana llamada Menarini, ahora este empresario mexicano representa al gremio de innovación farmacéutica en México normalmente liderada por trasnacionales. Lo curioso es que la familia Amtmann también es accionista de Laboratorios Hormona, cuyo director general, Dagoberto Cortés, es presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos. O sea que algo comparten ambas asociaciones normalmente acérrimas contrincantes.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button