Noticias

Especialista expone el riesgo de no vacunar a los niños.

LaSalud.mx.– El Dr. Jonathan Grein, es Director Asociado del Departamento de Epidemiología Hospitalaria en el Hospital Cedars-Sina Los Ángeles. Especialista acreditado en Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, quien expone a continuación el riesgo de no vacunar a los niños.

Crecer en la década de los 40 fue una aventura peligrosa: En Estados Unidos, miles de niños murieron cada año de enfermedades que hoy en día ni se conocen. La difteria cobró la vida de cerca de 2.000 – el mismo número la parálisis por poliomielitis.

Eso cambió con la vacunación. El efecto ha sido tan dramático que el impacto es aún evidente en nuestro día a día. ¿Cuándo fue la última vez que te enteraste de algún caso diagnosticado con difteria, polio o tétanos? Estas enfermedades son ahora tan poco comunes, que la mayoría de los médicos jóvenes nunca han visto un caso.

Este éxito se debe celebrar. Sin embargo, cuando platico con los padres acerca de la vacunación, la respuesta que escucho es a menudo menos que entusiasta. Oigo preocupación sobre la seguridad y preguntas acerca de la necesidad de la vacunación. Las tasas de vacunación en algunas comunidades han caído a niveles peligrosamente bajos. En 2014 surgieron 23 brotes de sarampión, y los casos de paperas se duplicaron respecto al año anterior.

¿Cómo explicar esta discrepancia?

En primer lugar, el éxito de una vacuna no es motivo de grandes notas en los medios de comunicación – no aparece en los titulares cuando las personas no se enferman. Se nos olvida que casi una de cada cinco muertes infantiles en todo el mundo se debe a enfermedades prevenibles con vacunas. El sarampión mata a más de 16 niños cada hora en todo el mundo.

En segundo lugar, aunque el éxito es silencioso, los efectos secundarios no lo son. Al igual que cualquier medicamento, las vacunas no son 100 por ciento efectivas, y los efectos secundarios ocurren, aunque raramente. Sin embargo, debemos mantener nuestra percepción de riesgo en contexto. Cuando una enfermedad es común y una vacuna eficaz al 99,99 por ciento en seguridad, la vacunación se percibe como segura. Cuando la información se da a conocer de otra manera, como 0.01 de riesgo se percibe como insegura. El problema es que el riesgo de la enfermedad está presente. No se percibe como riesgo debido a que la enfermedad en sí es muy poco frecuente en nuestra sociedad.

Por último, estamos inundados con un falso equilibrio de la información. Los medios de comunicación a menudo se refieren a cuestiones científicas de la misma forma que cubren debates políticos – ambos lados reciben el mismo tiempo. Esto deja de lado el tremendo balance de evidencia científica rigurosa demostrando que las vacunas son seguras y eficaces.

Este tema es demasiado importante como para dejarse llevar por la desinformación y el miedo. Un reciente análisis en el Centro para el Control de Enfermedades y Prevención, dio a conocer que cada niño nacido en los EE.UU. evita anualmente 42.000 muertes y 20 millones de casos de la enfermedad aproximadamente. Al maximizar las tasas de vacunación, también protegemos los que no pueden vacunarse por razones médicas o que no tienen el sistema inmunológico para vacunarse.

Es momento que el “debate” engañoso sobre la vacunación termine y comience un diálogo de información valiosa entre médicos y padres escépticos. Nunca hemos sido testigos de una forma de prevención tan exitosa como la vacunación.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button