Noticias

María Katzarava debuta con La voz humana, de Poulenc y Cocteau, en el Palacio de Bellas Artes

Mundodehoy.com.- El retorno a México de María Katzarava, la soprano mexicana con mayor trayectoria y presencia en las casas de ópera en la actualidad, será con un montaje profesional de La voz humana (La voix humaine), una ópera en un acto de dos de los más destacados artistas franceses de la primera mitad del siglo XX: el compositor Francis Poulenc y el artista y escritor dadaísta, con acompañamiento de uno de los grandes virtuosos mexicanos del piano, Abdiel Vázquez y dirección de escena del italiano Paolo Giani Cei, en el mayor escenario del país, el Palacio de Bellas Artes, el próximo lunes 4 de julio.

Tras continuar su exitosa carrera en Europa, luego de cantar la novena sinfonía de Ludwig van Beethoven en el Festival de Saint-Denis, en Francia, acompañada de la Orquesta Nacional de Francia con dirección de Michelle Mariotti, y de interpretar a Marguerite en la Ópera de Lausanne, en Suiza, en el montaje del Fausto, de Charles Gonoud, con la conducción de Jean-Yves Ossonce y dirección escénica del escenógrafo Italiano Stefano Poda, la soprano lírica prepara su regreso a los escenarios mexicanos con esta demandante ópera para un solo intérprete femenino.

Obra tardía del gran maestro francés del campo de la mélodie –tras la muerte de Gabriel Fauré– así como de la música sacra, Poulenc compuso esta tragedia lírica en un solo acto y para un personaje, basado en el monólogo teatral homónimo del artista multidisciplinario Jean Cocteau, quien también lo adaptaría como libreto, y representa el punto más alto en las indagaciones del compositor en torno a la capacidad expresiva del canto, así como las reiteraciones matemáticas y dadaístas del escritor respecto a la interpretación actoral.

La obra representa un reto mayor para la intérprete femenina que intente abordarla, ya que se trata de un monólogo en el que explorará no sólo sus capacidades vocales sino actorales, en el que se presentan largos pasajes sin acompañamiento musical pianístico en los que la intérprete ha de sostener la tensión dramática con sus capacidades como actriz, junto con los escasos elementos escenográficos, entre los que destaca un teléfono con el que realiza una postrera llamada con su amante.

La protagonista, “Ella” (“Elle”, en el original francés), es una mujer abandonada con el corazón roto que en lo más alto de la noche está pendiente del teléfono, aguardando la llamada de su antiguo amante, a quien llama “Querido” (“Cheri”), el que ha de casarse con otra mujer al día siguiente, por lo que espera con angustia sostener una última y larga conversación, intentando evitar todo reclamo y con la pequeña esperanza de retenerlo, en medio de una atmósfera desesperante por las continuas fallas en la línea y sus tendencias suicidas.

Mientras yace en soledad con el corazón roto por este amor no correspondido, esta obra desesperada, refleja cómo, en palabras del propio Cocteau: “en ocasiones, el teléfono es más peligroso que una pistola, pues su cable enmarañado consume toda nuestra fuerza al tiempo que nos entrega nada a cambio”.

El concierto del 4 de julio será el debut de Katzarava en esta obra que ella misma define de la manera siguiente: “Me encantaría que pasaran conmigo 60 minutos estremeciéndose, sufriendo, es una obra muy dramática, un monólogo muy difícil”. Después del estreno, el objetivo de la soprano es llevar esta producción de gira a diferentes salas y teatros de la República Mexicana y del mundo.

En México, la obra solamente se ha montado dos veces en el Palacio de Bellas Artes: primero en los años setenta, y en el año 2000, fue cantada por la soprano veracruzana Olivia Gorra. También se montó en el Encuentro Nacional de Ópera en Saltillo, organizado por Artescénica que dirige Teresa Rodríguez. Ahora es turno de la soprano de ascendencia mexicana y georgiana.

María Katzarava es una de las dos mexicanas que han debutado en el gran Teatro alla Scala de Milán. Nacida en la Ciudad de México, ganó el Primer Lugar de Ópera y el Premio de Zarzuela en el concurso internacional Operalia, en el 2008, organizado y fundado por el tenor español Plácido Domingo. Además, ha sido reconocida con distintos premios internacionales como el Carlo Bergonzi, en la competencia internacional Francisco Viñas; el Oscar della Lirica en la Arena di Verona, en 2010, y como la Mejor Cantante de Ópera de los  Miami Life Awards y fue nominada, el año pasado, en los Paris Opera Awards.

La soprano se ha presentado, entre otras casas operísticas, en el Royal Opera House –Convent Garden– de Londres; el Teatro Filarmónico en Verona; el Gran Théatre de Genéve; Las Termas de Caracalla, en Roma; el Gran Teatro del Liceu, en Barcelona; el Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México, así como en escenarios de China y Japón, entre muchos otros, al lado de figuras como Rolando Villazón, Ramón Vargas, Anna Netrebko, Placido Domingo, Andrea Bocelli, Fernando de la Mora y Juan Diego Flórez, entre otros.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close