Noticias

Discurso del Dr. Jaime Arriaga Gracia

LaSalud.mx.– El pasado 23 de junio en la celebración del 35 aniversario de Medica Sur, el Dr. Jaime Arriaga Gracia, Fundador y Director de Estrategia y Atención a Médicos y Pacientes de Médica Sur, brindó un emotivo mensaje a los asistentes a este magno evento médico. Con autorización expresa del Dr. Arriaga Gracia, LaSalud.mx  y HospitalesdeMexico.mx se permiten reproducir en forma íntegra las palabras uno de los artífices de este exitoso complejo hospitalario, orgullosamente mexicano. 

Mensaje 

Señor Doctor Pablo Antonio Kuri Morales, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud; Distinguidos miembros del Presídium, Señoras y Señores

Artículos relacionados

En los años 70’s en el Instituto Nacional de la Nutrición existíamos muchos médicos jóvenes ahí formados, que habíamos regresado después de terminar nuestra especialidad a formar parte de esa gran Institución

Todos dedicábamos la mayor cantidad de nuestro tiempo en la atención de los pacientes que asistían a buscar alivio.

Como la mayoría de los médicos, nos iniciábamos también en la consulta privada. Eso nos permitía vivir decorosamente y seguir desarrollando nuestra actividad hospitalaria con gusto, pasión y entrega.

La zona de hospitales más concurrida estaba en la Colonia Roma. Lógicamente también era el sitio donde la mayoría de los médicos teníamos nuestros consultorios.

La consulta particular se realizaba generalmente por las tardes

En ese entonces la Ciudad de México era ya muy grande. Sin embargo, el flujo vehicular era indudablemente menor, lo que nos permitía recorrer grandes distancias en un tiempo aceptable.

A todos nos gustaba la Medicina Académica por lo que, lograr tener un hospital donde los pacientes privados también gozaran de los atributos de la buena medicina era todo un reto y a decir verdad un sueño. Esto nos proyectaría a un ambiente médico de excelencia y nos daría, además, prestigio para lograr una mejor aceptación de los pacientes y así redondear una vida médica completa.

En ese lugar, nuestros pacientes recibirían la mejor atención médica, derivada de la preparación excelente de sus doctores, pero además, la atención de enfermería y grupo paramédico; así como, la organización y la forma de trabajar en equipo haría que se realizara la mejor medicina.

Esa atención médica difícilmente se daba en los hospitales privados, donde solíamos internar a nuestros pacientes. Esto nos hacía pensar con frecuencia cómo remediar la situación. 

Lo ideal era tener un hospital académico y así poder atender a nuestros pacientes particulares con calidad y calidez en instalaciones adecuadas para ello.

Un grupo de médicos amigos llevábamos aproximadamente 2 años reuniéndonos periódicamente, y allí expresábamos nuestros planes, proyectos, ideas, dudas, inquietudes y temores.

A todos nos unía una gran amistad y teníamos muchas cosas en común, lo que hacía que con relativa frecuencia nos reuniéramos en plan social pero siempre, terminábamos hablando del gran proyecto que sería la construcción de un Hospital con las características que estábamos acostumbrados a vivir en el Instituto.

Algo que fue muy importante para no claudicar fue el apoyo de nuestras familias, esposas e hijos y, por supuesto del Maestro Salvador Zubirán quien estuvo presente en la colocación de la primera piedra y muchas veces más como amigo e incluso como paciente.

Inicialmente nos dimos a la tarea de buscar un terreno relativamente pequeño pero suficiente para hacer una torre de consultorios. La tarea fue sencilla; ya que, Tlalpan en ese entonces cumplía con estos requisitos.

Sin embargo, lo que menos esperábamos es que de pronto surgiera la oferta de un terreno de casi 4 hectáreas ¡para hacer un Hospital! e intentar llevar a cabo el proyecto.

Resulta que el Ing. Medinilla, dueño de ese terreno, era paciente de varios de nosotros y, él ya sabía de nuestras inquietudes y necesidades, por lo que un buen día nos ofreció el sitio, a un precio inmejorable y, a pagar “casi como pudiéramos”.

Así fue como al final fuimos 17 médicos, relativamente jóvenes quienes en un plan por demás aventurado y prácticamente sin recursos, nos lanzamos a la compra del terreno.

Lógicamente con 17 doctores era imposible llevar a cabo la empresa que deseábamos. Entonces convocamos a una reunión a distinguidos colegas para invitarlos a unirse al proyecto.

En esta misma zona de Tlalpan existían y llegaron otros Institutos como de Cardiología, Neurología, Pediatría, Neumología, Psiquiatría y otras instituciones de Salud. Los médicos que allí laboraban tenían las mismas necesidades así que al enterarse no dudaron unirse al grupo. Lo mismo hicieron grandes médicos de la seguridad social y así quedo conformado un gran equipo de profesionistas.

Todos ellos, contagiados de nuestro entusiasmo, nos apoyaron. Fueron y siguen siendo piezas invaluables para llegar a esta fecha.

Así que, gracias a todos ustedes amigos que creyeron y soñaron como nosotros.

El reto era enorme y nunca pensamos en que este momento iba a llegar: tener el Hospital que hoy tenemos:

•Un Hospital de 200 camas, dotado de modernos equipos de diagnóstico, quirófanos y personal adecuado y capacitado.

•Un Centro de Docencia e Investigación

•Una Clínica de Apoyo Filantrópico a la Comunidad.

•La revista médica de mayor impacto en América Latina,

•Se producen casi 100 trabajos de investigación anualmente en revistas indexadas

•Somos el único Hospital fuera de los Estados Unidos que pertenece a  Mayo Clinic Care Network

•Estamos certificados por el Consejo Nacional de Salubridad y, por la Joint Commission International

•Además, hemos crecido y, contamos con una reserva de 4 hectáreas para un desarrollo futuro cercano. 

•Contamos con el Hospital Médica Sur Lomas

•Tenemos 150 jóvenes en diferentes Residencias médicas. Han egresado de nuestros programas cientos de médicos y muchos de ellos se han incorporado con nosotros.

•Tenemos este Centro de Congresos y Educación Médica

Sí, no cabe duda estoy muy emocionado de estar aquí hoy, 35 años después de que se colocó la primera piedra de esta Institución.

Este logro no es de un pequeño grupo, es de muchos médicos, pacientes y, amigos que creyeron en nosotros. ¡CREYERON EN MÉDICA SUR!

Agradezco poder compartir con ustedes el inicio de esta historia de la que todos formamos parte y que seguramente tendrá muchos capítulos exitosos en el futuro.

¡MUCHAS GRACIAS!

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button