Noticias

Cuenta la leyenda que…

Mundodehoy.com.– Nuestra cultura es una de las más ricas en leyendas; esas narraciones transmitidas de generación en generación, que cuentan pasajes de ficción, muchas veces sobrenaturales, y que viven en el imaginario colectivo de una sociedad. Como tributo a esta legendaria tradición, Chocolate Abuelita presenta la colección Leyendas Mexicanas, ilustrada con litografías de alumnos de la Escuela Mexicana de Arte Down.  Aquí, las seis historias de la serie:  

El origen del cacao

Quetzalcóatl, quien amaba a los Toltecas, les obsequió una planta que había robado a los dioses. La sembró y pidió a Tláloc que la alimentara con lluvia, y a Xochiquetzal que la adornara con flores. Los Toltecas fueron ricos y sabios, y gozaban del rico chocolate, eso despertó la envidia de los dioses quienes juraron venganza contra el dios azteca.

La luna y el conejo

“Tal vez eres sólo un pequeño conejo, pero a partir de este día todos te recordarán”. Tras enunciar esta frase, Quetzalcóatl levantó aquél conejo al cielo y su figura quedó plasmada en la luna para siempre.

La fundación de Tenochtitlan

Cuenta la leyenda, que el pueblo que antecedió a los aztecas recibió la orden del Huitzilopochtli –dios de la guerra y del sol- a emprender una búsqueda de un lugar muy especial para asentarse.  En un islote en medio del lago de Texcoco, divisaron a un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente; fue ahí donde comenzó la fundación de la gran ciudad de Tenochtitlan, que se convertiría en la capital del imperio azteca.

El callejón del beso

La bella joven Carmen y el caballero Luis, estaban perdidamente enamorados. Sin embargo, el padre de Carmen no lo aceptaba y decidió comprometerla con un hombre mayor de gran riqueza… Luis, al ver a su amada partir, le dio un último beso en el balcón de un hermoso y nostálgico callejón. Desde entonces las parejas se reúnen en Guanajuato para rendir tributo al amor verdadero.

La mujer dormida

Popocatépetl fue elegido para ir a la guerra, pero le juró a su amada Iztaccíhuatl que volvería por ella. La joven esperaba impaciente, cuando un hombre malvado la engañó diciéndole que él había muerto; aprovechándose de su dolor, la obligó a casarse con él. Los dioses, conmovidos por tan gran amor, convirtieron a los amantes en dos montes para que estuvieran juntos por toda la eternidad.

Quetzalcóatl

Quetzalcóatl decidió bajar al mundo de los humanos para enseñarles a cosechar y muchos otros conocimientos que sólo eran dignos de los Dioses. El hermano de Quetzalcóatl al enterarse, se puso furioso, bajó al mundo disfrazado y le entregó un espejo.  Quetzalcóatl vio su reflejo y deprimido por su apariencia, decidió irse de la ciudad prometiendo que algún día regresaría. 

Chocolate Abuelita te invita a conocer más de estos seis relatos que puedes disfrutar en familia con su nueva colección de latas litografiadas “Leyendas Mexicanas”.

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le recomendamos
Close
Back to top button