Noticias

Necesario el control prenatal para el desarrollo de un buen embarazo: IMSS

Ellas.mx.- En el marco del Día Mundial de la Obstetricia y Mujer Embarazada que se conmemoró el pasado 31 de agosto, la doctora María del Carmen Fuentes Vieyra, adscrita al área de Gineco-Obstetricia del Hospital General Regional No. 251del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Poniente describió que el control prenatal son las visitas que una mujer embarazada debe realizar a su médico para prevenir complicaciones y detectar posibles problemas de salud del bebé y de la madre durante el periodo de gestación. 

Con su experiencia como ginecoobstetra, la doctora Fuentes Vieyra indicó que en dichas consultas el médico toma la presión arterial, mide el crecimiento del abdomen y controla el aumento del peso corporal de la mamá.

Durante el embarazo,  la mujer debe aumentar un máximo de dos kilos por mes, solicitar pruebas de laboratorio y ecografías, conforme a lo que indique su médico tratante, con la finalidad de mantener en las mejores condiciones la salud del bebé y de la madre.

Destacó que la atención prenatal en el IMSS Estado de México Poniente, se otorga a través de las Unidades de Medicina Familiar (UMF), las cuales ofrecen su servicio en los diferentes turnos; el proceso es sencillo, solamente tienen que presentar su carnet, o bien, agendar una cita previa al teléfono directo de su consultorio para que le sea asignado un día y hora específicos.

El médico familiar es quien implementa las acciones necesarias, de acuerdo a su expediente personal, antecedentes familiares y posibles situaciones de riesgo que de deban de prever, como bajo peso, deficiencias en el crecimiento, formación, y desarrollo del feto y en la madre, diabetes gestacional o preeclamsia, por mencionar algunas.

La especialista señaló que las futuras madres deben acudir por lo menos a siete consultas previas al parto, sin contar las citas para exámenes complementarios de laboratorio que determine el médico.

Resaltó que es de vital importancia que las mujeres involucren a su pareja en esta etapa de la vida, ya que tener un hijo requiere de un compromiso compartido, que ayuda también en gran medida a fortalecer el vínculo emocional además de permitirles participar equitativamente externando inquietudes al médico y recibiendo orientación acerca de acciones que aplicarán antes y después del parto. 

Fuentes Vieyra concluyó que las mujeres menores de 19 años y mayores de 35 años son las más vulnerables a presentar complicaciones durante el embarazo, por lo cual es imprescindible que las derechohabientes se ocupen de su embarazo desde las primeras semanas de gestación para evaluar de manera integral su estado de salud y en su caso corregir alguna anomalía.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button