Noticias

Fallece Teodoro González de León icono de la arquitectura mexicana

 

Por: Carlos Henze

A sus 90 años, (nacido en la CDMX el 28 de mayo de 1926), el “orgulloso puma” egresado de la facultad de arquitectura de nuestra máxima casa de estudios, de quien se dice fue coautor del trazo original de CU y de la que recibió el nombramiento como Doctor Honoris, dejo de existir víctima de un infarto.

Aunque se desconocen las causas que ocasiono este, lo que sí se sabe es que hasta sus últimos días siguió trabajando en lo que más amaba hacer: Arte, su Arte, que incluía obviamente la Arquitectura, que le dio la bien merecida fama internacional que construyo a base de un talento extraordinario muy a su manera, a la manera de Teodoro González de León.

Discípulo conspicuo de Le Corbusier (1947 – 1949), gracias a una beca otorgada por el gobierno francés, trabajó durante 18 meses en el taller del afamado Le Corbusier, colaborando como residente en la Unité d’Habitation de Marsella.

Teodoro González de León mereció el reconocimiento académico y cultural de múltiples y variadas organizaciones a lo largo del planeta: miembro honorario del American Institute of Architects (1983), la Academia de Artes, la Academia Internacional de Arquitectura y del Colegio Nacional, entre muchas otras instituciones.

El Auditorio Nacional, el Museo Rufino Tamayo, el Conjunto Urbano Reforma 222 y el Colegio de México son solo algunas de sus obras más destacadas e importantes, y que son desde su construcción un referente de la Ciudad de México.

En sus primeros años de vida, en Coyoacán, fue vecino de la casa azul de Diego Rivera y Frida Kahlo con el tiempo hizo amistad con Octavio Paz, Pablo Neruda, Juan Soriano, Juan O’Gorman, Tadao Ando, y  Zaha Hadid,  el inquieto González de León estuvo casado (1948) con la poeta uruguaya Ulalume Ibáñez con quien tuvo 3 hijos.

Su larga y fecunda trayectoria arquitectónica con cerca de 70 años, es una de las más completas que existen entre los grandes arquitectos que ha dado nuestro país , con más de 35 premios y reconocimientos, sobresalen: El Premio Nacional de Artes (1982), el Gran Premio de la II Bienal Internacional de Arquitectura de Brasil (1994), el Gran Premio Latinoamericano en la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires (1989),  el Premio a su trayectoria profesional en la V Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, de Montevideo (2006).

Honesto y escrupuloso al extremo, el alumno de Mario Pani Darqui, con quien estudio composición arquitectónica por 4 años, logró con grandes bloques de concreto, la gran escala y el minimalismo, dar un sello distintivo a su monumental obra, logrando a la vez simpleza y estética igualmente a gran escala. Dando nueva forma al pensamiento arquitectónico adaptado a su entorno.

Natación, pintura, música y literatura; fueron sus pasatiempos preferidas, acompañados de gustos sobrios en su alimentación, gustaba de huevos tibios y cereales y sus imprescindibles plátanos dominicos    

 

Vecino en Nueva York, gustaba de asistir y disfrutar en la gran manzana de exposiciones, galerías, museos, conciertos y cine. Amante de la Música clásica sus amigos refieren que contaba con una de las más completas colecciones de música clásica contemporánea de México, y en la arquitectura  

Ateo confeso de tiempo completo, el célebre arquitecto declaró más de una vez: “Sí todas las religiones dicen que son la verdadera, todas son falsas entonces”.

La afirmación anterior no impide que sus múltiples discípulos y amigos se reúnan el día de hoy y mañana en el panteón francés, junto con sus familiares para dedicarle una sentida oración por su eterno descanso.

“Que en paz descanse Teodoro González de León”

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close