Noticias

Una Pandemia de Terror

Por: Emilio C. Sánchez, Agencia EFE, Director General México y Centroamérica.

El tsunami que se avecina en los medios de comunicación mexicanos luce aterrador. El dichoso coronavirus va a precipitar una caída publicitaria sin precedentes que amenaza con destrozar de manera definitiva el modelo de negocio conocido hasta ahora en los medios de comunicación tradicionales.

No hace falta ser un visionario para comprobar que los periódicos de papel ya no tienen sentido. La paulatina caída en la circulación de los periódicos es una constante desde hace años. Una de las últimas alarmas comenzó a sonar con fuerza en diciembre de 2018 con la llegada a Palacio Nacional del presidente Andrés Manuel López Obrador y su recorte sustancial de la publicidad institucional.

AMLO impuso sus propias reglas en las subvenciones a los medios. Durante 2019 la pérdida de empleos en los medios mexicanos ha sido constante con un futuro cada vez más sombrío.

La pandemia está destrozando todo tipo de negocios. El turismo mexicano, por ejemplo, tardará años en recuperar su esplendor, así como el sector industrial. La crisis en forma de recesión severa, como no se ha visto desde la gran depresión de 1929, amenaza con llevarse por delante los periódicos y las cadenas de televisión, no solamente de México sino de medio mundo.

Lo que ha puesto de manifiesto la pandemia es que la transformación digital resulta imparable y que el periódico de papel ha muerto. La gran paradoja es que las versiones digitales de los periódicos han alcanzado estas semanas cifras récord, pero la tarta publicitaria digital sigue yendo a parar a las grandes plataformas como Google, Facebook, Twitter o YouTube.

¿Volverán a las calles los repartidores de periódicos cuando termine el confinamiento? ¿Alguien ha echado de menos disfrutar entre sus manos el papel de periódico para leer lo último que se comentó el día anterior?

El COVID-19 ha rematado a los periódicos ya moribundos y resulta obligado acelerar los planes de los medios para sobrevivir en un mundo totalmente distinto y digital.

En esta nueva era de crisis económica generalizada, los medios mexicanos deben buscar su lugar en la esfera digital con diferentes proyectos a la búsqueda de su propia audiencia. Las empresas tienen que buscar alianzas y responder a la tendencia, a la concentración de medios para poder sobrevivir.

Hay muchos medios con circulación mínima, cuyos objetivos van más allá del puro afán informativo. Determinados intereses económicos y/o políticos los han mantenido vigentes. ¿Pero seguirán siendo necesarios en una etapa en la que claramente la audiencia ha migrado a otras plataformas? ¿Podrán esos medios seguir influenciando sin lectores, sin apenas audiencia?

Resulta igualmente inquietante que esta crisis en los medios se produce cuando es más necesario que nunca un periodismo de calidad, manteniendo vigente su función de interés público de la información veraz, libre y rigurosa para luchar contra la manipulación y la desinformación que brota por doquier.

La credibilidad de los medios es clave, así como la defensa de la libertad de información para enfrentar los manejos interesados de gobiernos y empresas que utilizan las redes sociales para confundir, engañar y deformar la realidad.

El impacto de la pandemia obliga a los medios, ahora ya sin excusas, a una sucesión de cambios. Es una cuestión de pura supervivencia. El camino será tortuoso y lleno de baches y desafíos. He aquí algunos de los elementos claves a considerar por los medios de comunicación:

  • Disponer de estructuras internas flexibles para adaptarse a las nuevas necesidades.
  • Apostar por la calidad periodística y unos contenidos que informen, eduquen y entretengan con pautas claras de generación de nuevas formas de publicidad. Ello obliga a generar nuevos formatos periodísticos digitales, siempre con rigor, pero capaces de atraer a nuevas audiencias.
  • Mejorar las herramientas de gestión de proyectos.
  • Cambiar radicalmente de modelo de negocio. Hay que diversificar con nuevas líneas de ingresos desde la organización de eventos presenciales y/o virtuales a la generación de modelos dirigidos a las empresas y los consumidores.
  • Los actuales modelos publicitarios han quedado obsoletos. Es preciso innovar y buscar otras soluciones.
  • Hay que conocer al detalle la audiencia de cada medio y establecer una conexión única y cuasi personalizada.
  • Las alianzas entre medios son inevitables, incluso la concentración y fusión para compartir la producción de contenidos y la cooperación en determinadas líneas de negocio.
  • Y no olviden que las agencias de noticias seguirán siendo un aliado fiel con capacidad de generar múltiples contenidos. La agencia EFE, en este caso, apuesta por establecer una cooperación estrecha con alianzas para que entre todos identifiquemos las nuevas líneas de negocio que permitan a los medios ser relevantes como guardianes de las libertades en las sociedades democráticas.
Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close