Salud

La pequeña Sofía, en Chiapas, venció al coronavirus

LaSalud.mx.- Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lograron el egreso de un bebé de 47 días de nacida que superó el COVID-19 en el Hospital General de Zona No. 1 de Tapachula, Chiapas; mientras que en la Gineco-Pediatría 3-A de la Ciudad de México fue dada de alta una madre cuyo hijo nació libre de la enfermedad.

La pequeña Sofía, en Chiapas, venció al COVID-19 gracias a la atención oportuna recibida por el personal médico, y tras ser dada de alta por primera vez se reunió con sus padres.

Al momento de su nacimiento de forma prematura en un sanatorio particular, Sofía sufrió problemas respiratorios severos y fue traslada de urgencia al nosocomio del IMSS en Tapachula para ser aislada y atendida en el área especial para pacientes con COVID-19.

En este sentido, el doctor Roger Alexis Liévano Cruz, cardiólogo pediatra del HGZ No.1 informó que la pequeña tenía el antecedente de que su madre había resultado positiva a la infección por SARS-CoV-2 un mes antes de su nacimiento, por lo que a la recién nacida se le practicaron pruebas para COVID-19 que resultaron positivas.

Durante su estancia hospitalaria y tras diversos estudios clínicos para vigilar su evolución, los médicos encontraron que la pequeña también padecía de hernia diafragmática derecha, por lo que fue valorada por el área de cirugía pediátrica y se le realizó de forma urgente una plastia diafragmática, además de la colocación de una sonda endopleural.

“Sofi requirió de intubación orotraqueal y manejo ventilatorio mecánico con parámetros muy altos, así como de una cirugía compleja para su edad y tamaño; sin embargo, desde su llegada evolucionó hacía la mejoría con medicamentos y terapia respiratoria”, abundó el especialista del IMSS.

“Desde que nació ya no pudo respirar, los médicos no tuvieron tiempo ni de medirla, inmediatamente la conectaron y le pusieron oxígeno; todo estaba en contra de mi hija, pero ahora ya se va a casa y estamos muy emocionados de conocerla”, expresó Doris, madre de Sofía.

En Hospital de Gineco-Pediatría 3-A paciente embarazada vence COVID-19 y su bebé nació libre de la enfermedad.

Durante una cita de control por un embarazo de 36 semanas, Miriam Abigail acudió al Hospital de Gineco-Pediatría 3-A del IMSS en la Ciudad de México, sin imaginar que estaba contagiada de COVID-19.

Al llegar al hospital fue valorada en el triage respiratorio obstétrico, presentaba fiebre y niveles bajos de oxigenación, por lo cual los médicos decidieron hospitalizarla.

Te puede interesar:

Mamá improvisó un disfraz de astronauta para proteger a su hijo del COVID-19

Rinden homenaje a fallecidos y profesionales de la salud que enfrentan el COVID-19

El Hospital de Gineco Pediatría 3-A tiene un triage respiratorio en la entrada de Urgencias, lo que permite al personal de salud detectar de inmediato si una paciente embarazada presenta los principales síntomas de COVID-19: tos, cefalea y fiebre.

El área COVID-19 es un espacio aislado con lo necesario para atender a estas pacientes. Tiene un quirófano, consultorio, donde personal médico y de enfermería con equipo de protección personal las revisan, toman signos vitales y realizan los estudios necesarios como placa de tórax y la prueba diagnóstica para la enfermedad.

Después de practicarles la cesárea pasan a un cubículo de recuperación con dos camas disponibles, donde permanecen de 24 a 48 horas para posteriormente ser trasladadas a un hospital COVID-19 y continuar su atención médica, informó la doctora Karina Mota Arana, especialista en Ginecología y Obstetricia y subdirectora del Hospital.

Explicó que en el caso de los bebés, se ingresan a un cubículo con cunas radiantes e incubadoras, ahí permanecen 24 horas en observación, se les realiza la prueba para COVID-19, si sus signos y síntomas son estables se considera su pre-alta.

Por lo avanzado de su embarazo, Miriam Abigail fue atendida por medio de una cesárea para salvar a su bebé y fue trasladada al Hospital General de Zona No. 24 donde atendieron su problema respiratorio oportunamente.

Con la finalidad de que los familiares sepan la evolución de las pacientes embarazadas y el estado de salud de los bebés, personal de trabajo social y epidemiología les llaman por teléfono todos los días, ya sea que hayan sido trasladas a un hospital COVID-19 o enviadas a su domicilio, hay un seguimiento por 21 días y son dadas de alta para continuar su atención en su Unidad de Medicina Familiar.

A la fecha, Miriam Abigail ha evolucionado satisfactoriamente, ya fue dada de alta del Hospital General de Zona No. 24 y se encuentra en casa con su bebé aún en vigilancia, refirió la doctora Mota Arana.

“Yo estaba asustada, por ser una enfermedad que no conocemos, uno no sabe qué es lo que va a pasar. Los médicos hablaron conmigo porque detectaron algunas anomalías en mis pulmones, y por mi bienestar y el de mi bebé decidieron realizarme una cesárea”, comentó Miriam Abigail.

“Yo les puedo decir a las mujeres que se encuentran embarazadas que estén atentas ante cualquier síntoma, se cuiden y no tengan miedo de la enfermedad. El más grande temor es que al llegar nos separen de nuestro bebé y obviamente que lo contagiemos, pero si tenemos confianza y seguridad todo sale bien”, concluyó.

SGR

Te puede interesar:

Recién nacida supera COVID-19 en Yucatán

Club Universidad Nacional da reconocimiento a personal del IMSS

Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le recomendamos
Close
Back to top button
Close