Salud

Contra la infodemia de COVID

POR: FRANÇOISE BARRÉ-SINOUSSI Y ADEEBA KAMARULZAMAN

La aparición del virus SARS-CoV-2 no solo ha provocado la pandemia mundial de COVID-19, sino que también ha alimentado una avalancha de desinformación. Algunos han promovido medicamentos como la hidroxicloroquina como curas para la enfermedad, a pesar de la evidencia científica insuficiente de su efectividad; otros han anunciado una vacuna COVID-19 antes de que se hayan probado rigurosamente su seguridad y eficacia. Mientras tanto, las teorías de conspiración pandémica inverosímiles circulan ampliamente en las redes sociales.

La Organización Mundial de la Salud define una “infodemia” como “una sobreabundancia de información, algunas precisas y otras no, que dificultan que las personas encuentren fuentes confiables y orientación confiable cuando la necesitan”. Hoy en día, el enorme volumen de información errónea sobre el COVID-19 amenaza con socavar las respuestas a la pandemia basadas en pruebas, y los científicos no deben quedarse de brazos cruzados.

Por ejemplo, la Sociedad Internacional del SIDA (IAS) convocó recientemente la primera conferencia internacional virtual sobre el SIDA y la primera conferencia mundial impulsada por resúmenes sobre COVID-19 . Pero la investigación vital presentada en esas reuniones ya corre el riesgo de perderse en medio del diluvio de contenido vendido por los negadores de la ciencia y los teóricos de la conspiración que desafían abiertamente los métodos de investigación establecidos. Menos prominentes, pero igualmente generalizadas y dañinas, son las tergiversaciones, la propaganda y la hipérbole fácticas mucho más sutiles con respecto al COVID-19. Por tanto, el mundo necesita científicos para ayudar a separar los hechos de los semi-hechos.

Como investigadores internacionales del VIH, sabemos lo que está en juego. Durante cuatro décadas, hemos experimentado de primera mano las consecuencias mortales de la desinformación. Nos hemos enfrentado a los negacionistas del SIDA y los extremistas antivacunas, y nos hemos enfrentado al estigma y los mitos que continúan impidiendo que muchos de los que más necesitan atención médica que les salve la vida accedan a ella.

Te puede interesar:

Anuncia la OMS que la dexametasona ha sido eficaz para reducir muertes por coronavirus

Muchos de los que toman las ondas en voz alta y cubren Internet con afirmaciones falsas sobre COVID-19, ofreciendo curas falsas, minimizando las consecuencias e ignorando a los más afectados por el virus, recuerdan el tono de los primeros días de la epidemia del SIDA. Aunque la epidemia del SIDA nos enseñó que la desinformación es letal, también nos mostró cuán poderosas pueden ser las comunidades médica y de investigación cuando se unen, hablan y exigen atención y acción para abordar una crisis.

Los científicos, los médicos y los investigadores están capacitados para ser objetivos. Pero ser objetivo no significa guardar silencio. Contrarrestar los ataques a la ciencia requiere que los investigadores y los proveedores de atención médica de primera línea denuncien la falta de evidencia de los negadores, los datos manipulados y las mentiras rotundas.

Las mayores victorias de los investigadores del VIH no se debieron únicamente a los avances científicos, sino a la formación de un frente común con los responsables políticos y los activistas de base. Desde los primeros días de la respuesta al VIH, los activistas presionaron a los políticos para que dieran a los científicos más recursos para investigar el virus y pidieron un mejor acceso al tratamiento.

La respuesta global al COVID-19 es la prueba más reciente de que somos más resistentes a las amenazas para la salud cuando los científicos y los políticos se informan entre sí y el público recibe información clara y transparente. Los países a los que les ha ido mejor para hacer frente a la pandemia son aquellos en los que estos tres grupos han trabajado juntos de forma eficaz.

Garantizar dicha colaboración requiere que los científicos, que este año han sido puestos en el centro de atención mundial y, a menudo, atacados, defiendan la integridad de la ciencia y forjen alianzas más sólidas con los políticos y activistas. La investigación científica puede llevar tiempo y las conclusiones pueden cambiar a medida que se recopilan y analizan nuevas pruebas, pero los encargados de formular políticas no deben jugar con la salud de las personas eludiendo el proceso para obtener beneficios políticos.

Necesitamos unirnos detrás de nuestros colegas para mostrarle al mundo que no están solos en la defensa de políticas e intervenciones basadas en evidencia para combatir el COVID-19. Ser investigadores del VIH nos ha convertido a todos en activistas por defecto. Ahora más que nunca, nuestros colegas científicos deben desempeñar un papel de promoción similar para contrarrestar las mentiras y los mitos y proteger la integridad de la ciencia.

Por lo tanto, pedimos a los gobiernos que protejan la independencia de las instituciones científicas nacionales y multilaterales. También instamos a las empresas de redes sociales a contener, en lugar de facilitar, la difusión de información errónea. Estos gigantes tecnológicos ya no pueden pretender ser meras plataformas que no tienen ninguna responsabilidad por los mensajes que amplifican.

Te puede interesar:

Falleció el “Paciente de Berlín”, el primer hombre que se curó del VIH

ONU pide reforzar lucha contra la desinformación sobre COVID-19

Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close