Avances

¿Trabajar menos para cuidar a los adultos mayores?

LaSalud.mx.- En América Latina y el Caribe, en 2015, había alrededor de 8 millones de personas mayores de 60 años que vivían en una situación de dependencia del cuidado, es decir, que tenían dificultades para realizar actividades básicas de la vida diaria como vestirse, bañarse o comer. Se estima que esta cifra crecerá a al menos 27 millones para 2050.

Las personas dependientes dependen de la ayuda de otros, lo que significa que necesitan servicios de atención a largo plazo (SALP), pero con algunas excepciones, los mercados de SALP en la región son muy limitados y los servicios públicos son prácticamente inexistentes. 
 
Debido a los estereotipos de género, los miembros de la familia que suelen brindar los servicios de atención a largo plazo (SALP) son las mujeres, lo que tiene importantes implicaciones para la igualdad de género.

Te puede interesar:

Día del abuelo

En “Working Less to Take Care of Parents? Labor Market Effects of Family Long – Term Care in Four Latin American Countries” el análisis descriptivo de los datos de la encuesta sobre el uso del tiempo de Chile, Colombia, Costa Rica y México muestra que:

  • Las mujeres representan del 63% al 84% de los cuidadores familiares a largo plazo y representan del 72% al 88% del total de horas de los SALP.
  • Consistentemente en todos los países, las mujeres que brindan SALP tienen menos probabilidades de trabajar, y aquellas que pueden hacerlo trabajan menos horas a la semana y tienen una doble carga de trabajo.

Esta evidencia es particularmente significativa para una región que está envejeciendo y donde la participación de las mujeres en el mercado laboral históricamente ha sido baja y de lento crecimiento. “Todas estas consideraciones apuntan a la necesidad de reformas para reequilibrar la carga del cuidado dentro de las familias y reducir sus impactos en el desarrollo profesional y la retención de capital humano. Y, paralelamente, apuntan a que la profesionalización de los servicios de atención a largo plazo puede impulsar la creación de millones de empleos formales de alta calidad tanto para mujeres como para hombres, como ha sucedido en otras regiones del mundo”.

Como señalan los autores: “Es una cuestión de derechos y calidad de vida para una creciente población de personas mayores. Pero, también es una cuestión de igualdad de género y oportunidades económicas reequilibrar la carga del trabajo de cuidado del hogar”.

Te puede interesar:

Diseña un baño adecuado para evitar caídas en los adultos mayores

Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close