Avances

Número de mujeres que se unen a la ciberseguridad aumenta constantemente

El número de mujeres que se unen a las filas de los profesionales de la ciberseguridad aumenta constantemente, pero aún queda mucho por hacer para cerrar la brecha.

En el 2 Cybersecurity Workforce Study (ISC) se encontró que la aguda escasez de talento disminuyó el año pasado, por primera vez en años.

También ha habido cambios positivos en otros “departamentos”; por ejemplo, en 2013, las mujeres ocupaban solo el 11% de los puestos de trabajo en la industria de la ciberseguridad. La edición del año pasado del informe Women in Cybersecurity, mostró que las mujeres constituían casi una cuarta parte de la fuerza laboral de seguridad.

Artículos relacionados

Por otro lado, el estudio también destacó otro problema persistente: la brecha salarial de género. “Cuando se les preguntó sobre los salarios del año anterior, el 17% de las mujeres dijeron que ganaban entre 50.000 y 99.999 dólares, un total de 12 puntos porcentuales menos que los hombres (29%)”.

Es evidente que aún queda mucho por hacer para cerrar la brecha, un hecho que merece una atención especial ya que el mundo conmemora hoy el Día Internacional de la Mujer.

La carrera para nivelar la disparidad de género en muchas industrias está ganando fuerza constantemente, y por todas las razones correctas. Una fuerza laboral diversa ofrece un campo de juego más nivelado para las nuevas contrataciones, y los estudios han demostrado que los millennials, que constituirán el 75% de la fuerza laboral para 2025, también consideran la diversidad y la inclusión al elegir empleadores. La diversidad también mejora la cultura del lugar de trabajo y tiene un impacto directo en la rentabilidad y productividad de una empresa.

Un problema de percepción

Aunque la ciberseguridad se percibe ampliamente como una industria progresista y con visión de futuro, el hecho es que, en gran medida, sigue siendo una profesión dominada por los hombres. Según el último informe de ISC 2, algo más de la mitad de los profesionales encuestados percibió que el porcentaje de mujeres en el campo ha aumentado en los últimos cinco años. Sin embargo, entre las mujeres, el 7% considera que el número de mujeres en el campo ha disminuido en ese período de tiempo, en comparación con solo el 4% de los hombres.

Te puede interesar:

Tres reconocidas mujeres de la industria farmacéutica hacen un llamado a la diversidad e inclusión

En términos generales, es probable que mucho se reduzca a percepciones erróneas perennes que son parte del problema general de la imagen dentro de la industria técnica y la percepción errónea general de que la ciberseguridad es el ámbito de los nerds masculinos que usan anteojos y trabajan día y noche en cubos o habitaciones sin ventanas, un profunda estereotipo arraigado y perpetuado por programas de televisión populares.

Cerrando la brecha

Varias organizaciones han puesto en marcha iniciativas destinadas a restablecer el equilibrio. Una de estas iniciativas es la beca Women in Cybersecurity Scholarship de ESET, que otorga US$ 5,000 a mujeres que buscan un título universitario y aspiran a una carrera en ciberseguridad durante cinco años consecutivos. El año pasado, ESET entregó US$ 20.000 en total a cuatro estudiantes destacados que cursaban estudios de seguridad de la información.

Una de las ganadoras del año pasado, María Bolaños, es estudiante de la Universidad de Houston, donde se prepara para convertirse en especialista en seguridad de la información. Durante el verano, trabajó como voluntaria enseñando a codificar a niños de comunidades marginadas.

“Esta beca con ESET me acerca al futuro que imagino para mí. Nadie esperaba que yo, como una latina de bajos ingresos, prosperara en cualquier campo, especialmente en un campo como la ciberseguridad, y haré todo lo que esté en mi poder para demostrarme a mí misma que pertenezco aquí”, dijo Bolaños.

Otras organizaciones que tienen como objetivo lograr la igualdad de género y mejorar las tasas de contratación incluyen el Centro Nacional para Mujeres en Tecnología de la Información con sede en EE. UU. y Girls Who Code. Mientras tanto, Women in Cybersecurity es una iniciativa global destinada a promover a las mujeres en el campo fomentando e impulsando su pasión por la ciberseguridad.

Si bien la percepción puede ser que aquellos que deseen seguir una carrera en ciberseguridad deben tener antecedentes tecnológicos, este no es necesariamente el caso: la investigadora de ciberseguridad Lysa Myers, por ejemplo, comenzó su carrera como florista y pasó al puesto de recepcionista en una empresa de seguridad, antes de adquirir experiencia en el laboratorio de virus de su empresa.

Por supuesto, eso no quiere decir que la educación universitaria no sea relevante, sin embargo, hay una conversación sobre si es estrictamente necesario tener un título para ingresar a una carrera en ciberseguridad. Para aquellos que buscan cambiar de carrera y unirse a las filas cada vez mayores de profesionales de la ciberseguridad, a menudo es bueno sopesar los pros y los contras de si su situación es más adecuada para obtener un título o seguir la ruta autodidacta.

Te puede interesar:

Marcela Figueroa Franco es nombrada Subsecretaria de Desarrollo Policial

Investigadora gana beca L´Oreal-Unesco por proyecto de impresión 3D de alimentos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le recomendamos
Close
Back to top button