Entretenimiento

15 años de La Esquina del Blues y otras Músicas

  • “Creo que la música sana, es la perfecta medicina”: Sandra Redmond Ortiz

Por Sinaí Guzmán

Mundodehoy.com.- Sandra Redmond Ortiz,  es egresada de la carrera de periodismo de la escuela Carlos Septién García y después estudió Medicina Veterinaria y Zootecnia en la Facultad de Medicina y Veterinaria de la UNAM,  últimamente, además de la música, otra de sus pasiones es ayudar a la gente mediante la medicina alternativa y se ha dedicado a estudiar acupuntura humana y veterinaria, homeopatía y Flores de Bach; cuando no está escribiendo, está en un concierto o estudiando herbolaria como una forma de ayudar…  ¡Si no se cura con agujas, con chochitos o con hierbas, también lo curamos con la música! Asegura la melómana.

Redmond Ortiz, es la creadora de la columna La Esquina del Blues y otras Músicas que se publica en Mundodehoy.com desde hace 15 años y en medio de la celebración, que deseamos sean 15 de muchos años más por festejar, nos platica cómo fue que nació este proyecto.

Mundodehoy.com.- ¿Cómo nace La Esquina del Blues?

Sandra Redmond Ortiz.- Es una columna que apareció por primera vez el 26 de marzo de 2006,  está cumpliendo sus primeros 15 años y nunca imaginé que fuera a escribirla durante tanto tiempo,  que me diera la oportunidad de llegar a tantos lugares.

Yo no escribía sobre música, estaba enfocada en ciencia, pero un día fui a un concierto de un músico que se llama John Markiss, en el Bar Ruta 61, donde conocí a su manager, realmente me impresionó su música, recuerdo que pasé una noche muy divertida, muy agradable; al día siguiente me sentía como con fiebre, enferma pero no lo estaba y no sabía de qué se trataba,  porqué me sentía así, pero era una energía que me envolvía.

El domingo por la mañana puse el disco que había comprado en el concierto y otra vez esa sensación se reavivó, ahí surgió mi gusto por el blues, que era una música que conocía y había escuchado, pero nunca la había tomado en cuenta hasta ese momento en que cambió la forma en que veía y escuchaba al blues.

A raíz de que me hice amiga del manager Boyd Tollerud, quien vive en Puerto Morelos, Quintana Roo, un día me llamó y me pidió que lo ayudara con la logística para que otro de sus representados, Maxx Cabello, pudiera venir a México, a la inauguración de un lugar que se llamaba Sound Station, allá por Echegaray; el caso es que yo no tenía ninguna idea de cómo se realizaban esos trámites, todo lo correspondiente a la logística de traer a un artista (vuelo, hotel, comida requerimientos técnicos para el escenario, el sonido), pero hice mi mejor esfuerzo y finalmente cuando se iba a presentar Maxx Cabello hubo un problema con el lugar y tuvo que posponer su concierto y cuando por fin se pudo realizar Maxx estaba ocupado; entonces vino John Markiss, para mí fue increíble porque tuve la oportunidad de volver a escucharlo.

Una muy querida amiga Laura EstherGuízar, me sugirió que me pusiera en contacto con Carlos Henze, Director de Mundodehoy.com, para poder hacer promoción del concierto y me dijo “prepara la información, envíame la nota y la publicamos”. A la semana siguiente Carlos me llamó y me dijo “Sandra quiero la crónica del concierto”, yo pensé que ahí había terminado mi labor periodística dentro del mundo de la música, pero días después me volvió a llamar y me dijo “¿Sandra ya pensaste de qué me vas a mandar la nota de esta semana?”, y yo no tenía ni idea, aunque conocía a muchos músicos, pero una cosa es verlos en su show y otra es entrevistarlos, así es que me las ingenié y a partir de ese entonces empecé a publicar la columna.

El nombre de La Esquina del Blues fue idea de Boyd Tollerud que sugirió bautizarla como de “Blues Corner”, pero a mí me gustaba más algo en español y decidí ponerle La Esquina del Blues y le agregué y otras Músicas para que me permitiera hablar de otros géneros musicales, tal cual ha sido hasta la fecha. La Esquina del Blues habla también de jazz, de música folklórica, clásica, de música popular mexicana, tanto de artistas desconocidos como de grandes estrellas.

La Esquina del Blues también de repente se va al teatro, al cine, hace reseñas de libros o de exposiciones de pintura, ha sido un espacio que me ha dado oportunidad de hablar de muchas cosas, de muchos temas.

Mundodehoy.com.- ¿Sandra, cuál ha sido la experiencia más gratificante que te ha dejado escribir esta columna?

Sandra Redmond Ortiz.- Una en particular no podría mencionar, siempre es muy grato conocer a tanta gente que hace cosas impresionantes; hay muchos que se dedican a la música, pero aparte realizan otras labores, son maestros, terapeutas, ingenieros, contadores, tienen otras profesiones, pero la música llena su día a día.  

Hay muchos músicos y artistas a los que he entrevistado y cada entrevista, cada columna me ha dejado una enseñanza, una oportunidad de transmitir algo, de ser vehículo para que la gente conozca el trabajo de otras personas y que gracias a una experiencia musical que comparto o la invitación que hago un evento mucha gente pueda tener oportunidad de disfrutar, de cambiar su estado de ánimo, de recuperar la salud o de sentirse mejor; cada entrevista es un reto y una oportunidad para conocer gente linda, hermosa, bendita de Dios que tiene el don para tocar un instrumento, cantar, poder ser vehículo de expresión a través de la música.

Mundodehoy.com.- ¿Cómo se ha visto afectado el mundo de la música por la pandemia y qué nuevas oportunidades representa para esta industria?

Sandra Redmond Ortiz.- El mundo de la música ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia de Covid-19, ya que no hay presentaciones en vivo y eso ha mermado el ingreso de muchos músicos, afortunadamente son personas ingeniosas que siempre buscan la manera de salir delante, de sacar y de dar a conocer su música.  

Ha sido complicado, por ejemplo, antes hacía carteleras con muchos shows para invitar a la gente a conciertos de jazz, blues, música mexicana o de otros países y ahora con la pandemia esta situación ha cambiado, pero he seguido realizando entrevistas a los músicos sobre sus proyectos. Actualmente en los conciertos que se transmiten en línea, no siempre es la misma sensación, no es lo mismo estar parado frente a un escenario, gritar, bailar, abrazarte con la gente y subirte a bailar al escenario; tuve muchas veces la oportunidad de que al término del concierto compartir en el camerino con los artistas y seguir hablando de sus discos, sus lanzamientos. ¡Eso lo extraño mucho!

Hace 2 años mi amigo Francisco Medina me invitó a participar en un programa que se llama Ondas Culturales, en la estación proyectateradio.com y eso me ha permitido abrir otra rama de La Esquina del Blues, que tiene su origen en la prensa digital, pero ahora lo hacemos por radio y televisión y esto ha sido muy bueno, por ejemplo  el día del aniversario, nos acompañó de Argentina Claudia Clonti, Olga Pérez de Tijuana, Martha Monroy de Ciudad Valles, San Luis Potosí y Raquel Sirena Blues, cantautora del Estado de México; el hecho de hacer videoconferencias me permite traer en vivo el trabajo de músicos que están en otras partes del país y del mundo de una manera que antes no podíamos hacerlo y esto ha expandido mi oportunidad, no sólo de escribir sino también de hacer un programa que al igual que La Esquina del Blues en prensa se queda grabado en las redes sociales, en el Facebook de Ondas Culturales y en mi personal para que la gente lo pueda consultar.

Es una gama de nuevas oportunidades a pesar de la pandemia, esa es una de las cosas buenas que nos ha traído. Ojalá pronto podamos regresar a los conciertos, a las presentaciones en vivo y esto va a enriquecer y dará oportunidad a los músicos de recuperar sus ingresos, sus espacios; en la medida que se puede seguimos trabajando, si ha mermado un poco, pero La Esquina del Blues sigue adelante y también ha buscado la manera de presentar a los músicos y de seguir haciendo invitaciones, aunque sea de forma virtual.

Mundodehoy.com.- ¿Qué días pasa este programa en internet?

Sandra Redmond Ortiz.- Ondas Culturales se transmite todos los miércoles de 6 a 7 de la noche, a través de proyectateradio.com por Facebook y YouTube; un miércoles lo presenta Francisco Medina y otro miércoles es la sección de La Esquina del Blues, donde estoy yo con mis invitados.

Mundodehoy.com.- ¿Qué otros proyectos vienen para La Esquina del Blues?

Sandra Redmond Ortiz.- La idea es continuar con estas dos facetas de La Esquina del Blues -en prensa a través de mundodehoy.com y en proyectateradio.com con artistas en vivo, y también darle continuidad a mi carrera como promotora musical.

Durante muchos años he podido representar artistas nacionales e internacionales y gracias a La Esquina del Blues es que llegué a esta otra faceta de mi vida  profesional, tuve esa experiencia inicial con John Markiss y Maxx Cabello,  lo que pensé que hasta  ahí iba a quedar, pero un día gracias a que Gaby Vargas, Directora del Museo Pedro Coronel  en Zacatecas, leyó mi columna que hablaba sobre una actuación de Graná Louise, -en ese entonces Vargas era la Jefa de Relaciones Públicas del Museo Manuel Felguérez y estaba organizando el Festival de Jazz y Blues de Zacatecas-  y la compartió con Vicente Rodríguez -el entonces Director de la Red de Festivales de Zacatecas-, y cuando la leyó dijo “¡Listo yo quiero que esta mujer se presenta en el Festival Cultural de Jazz y Blues!”, y como no tenían más referencia me localizaron y eso fue lo que me llevó a iniciarme en el camino de la promotoría y representación de músicos, después lo hice con el pianista Héctor infanzón, con Peaches Staten, Sharon Lewis, Catherine Davis y Zorah Young.

Hubo muchos artistas que pude presentar en el festival de  Zacatecas, primero en el de Jazz y Blues,  después en el cultural donde llevé a un grupo de reggae que se llama Realidub, encabezado por Ángel Zambrano, más tarde vino Osmany Paredes con su grupo de raíces africanas con jazz, donde participaron también otros músicos de gran talento como Horacio “El Negro Hernández”, Yosvany Terry; después llevé artistas al Festival de Teatro de Calle y al del Folclor, donde traje al Teatro Nacional de Haiití, que es la principal compañía de danza y música de ese país. A ellos los presenté en  Zacatecas y Guanajuato y estamos haciendo un proyecto para presentarlo a mediados de abril aquí en la Ciudad de México, en algunas alcaldías, dentro de esta apertura que se empieza a dar a los espacios después del confinamiento por el Covid-19. También he presentado otros grupos en la Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia y en otros festivales, restaurantes y espacios culturales; es una labor que yo nunca me imaginé que surgiera y que ha sido producto de una Esquina del Blues que me ha dado tantas gratificaciones, tantas satisfacciones en la vida.

Mundodehoy.com.-  Algo más que te gustaría agregar

Sandra Redmond Ortiz.- Esto me ha abierto oportunidades, por ejemplo, hay dos revistas que se llaman Cultura Blues y Gente con Blues en las que me han estado invitando a colaborar ocasionalmente, lo que significa una oportunidad de compartir mi experiencia y mi trayectoria dentro del blues y de la música en general, esa es una de las cosas que me gustaría agradecer; pero por otro lado quiero agradecer a toda la gente de Mundodehoy.com, a Carlos Henze que desde hace 15 años me ha recibido cada semana con mi columna, a Lourdes Hurtado, que nos conocimos en mi primera actuación, para todos los colaboradores que ha tenido Mundodehoy.com y que siempre me han apoyado y que siempre han sido amables conmigo.

También agradezco a todos los músicos que sin conocerme siempre me han dado oportunidad de entrevistarlos, que me he ganado su confianza y me buscan para que los vaya a ver a sus presentaciones, a toda la gente que me ha leído y ha seguido mi trayectoria; en muchas presentaciones me he encontrado gente que no conozco, pero ellos si me conocen y se me acercan y me dicen “¿Sandra, tú eres la de La Esquina del Blues?, oye yo te leo y gracias a ti estoy aquí, tú me invitaste a través de tu columna”.

Me han escrito a mi correo o me han llamado y me dicen “Sandra me gusta lo que escribes, por favor inclúyeme en tu lista de envíos”, cada vez que publicó La Esquina del Blues la pongo en mis redes sociales y muchos de mis amigos la comparten y no sé realmente sus alcances, pero sí estoy muy agradecida con toda la gente que se toma la molestia de leerme y revisar lo que escribo, de mandarme sus comentarios, porque a veces hasta me corrigen; también de ellos aprendo.

Hay muchos amigos como Carlos Olivares, Ernesto Márquez, David Calvano, Octavio Echávarri, Becky Espinosa de los Monteros, Vicente Rodríguez, Gaby Vargas y tanta gente a la que le tengo que agradecer que me tome en cuenta para avisarme de los eventos, para pasarme su información, para invitarme a colaborar con ellos como a Cultura Blues que siempre está al pendiente de lo que publico. No tengo palabras para agradecer; estoy muy contenta, muy impresionada y satisfecha por este trabajo que no tenía idea de hasta dónde iba a llegar y que me permite, además, ser portavoz de muchos músicos que la gente no conoce, de artistas desconocidos que andan en el underground y que son gente muy talentosa, que desafortunadamente no tienen los medios, no pueden valerse de toda la mercadotecnia para darle difusión a sus carreras, pero tienen todo mi respeto y mi reconocimiento.  

La Esquina del Blues entrevista a grandes estrellas, pero también a gente del pueblo, cantantes de camiones, de metro, músicos populares que andan por ahí y lo hago con mucho gusto y gracias a esto su trabajo es un evidencia, una constancia de su paso por la vida y también es algo que yo quiero dejar, porque no sé si más adelante venga alguien más joven, con menos experiencia y que La Esquina del Blues y otras Músicas sirva como un documento histórico de lo que pasó al menos en la última década en el blues, es una labor que me gustaría dejar a la posteridad, es una herencia tal vez intangible, tal vez no muy valiosa, pero es mi contribución.

A mi mente llegan imágenes de conciertos que son inolvidables. Hace rato pensaba en una presentación de Arvo Pärt en Bellas Artes y una de Wynton Marsallis, donde la noche anterior había muerto un músico que era muy importante para la compañía y entonces le hicieron una marcha fúnebre -el tiempo de Dixieland-  fue una experiencia impresionante, así como tener la oportunidad de escuchar un concierto como  el Jordi Savall, son tantos conciertos en los que he bailado, gritado, disfrutado y a raíz de eso, hoy, puedo contar con grandes amigos que han estado conmigo a través de los años, en las buenas y en las malas, en la enfermedad, en la felicidad y hay muchos músicos que me mandan saludos o se unen a mi dolor cuando he tenido alguna pérdida.

Otro de los conciertos inolvidables que pude disfrutar gracias a un pase de cortesía, a una invitación que mi amigo Alejandro Rojas que trabaja en Bellas Artes me hizo, fue el de Philip Glass; La Esquina del Blues me ha permitido entrar a tantos conciertos que de verdad no hay trabajo, ni bolsa que te alcance para pagar tantos conciertos, tanta alegría, tantos amigos. ¡Gracias a todos los que me han invitado! 

También algunas ocasiones me ha tocado escuchar un concierto desde la calle como lo fue el de Mccoy Dinner, uno de los grandes del piano del jazz, la mitad del concierto la escuché afuera sentada en la banqueta de la calle de Donceles, afuera del Teatro de la Ciudad, después me dejaron entrar, creo que se apiadaron de mí, son cosas que de verdad te emocionan y no porque seas periodista puedes entrar a todos los conciertos, también me ha tocado hacer fila y quedarme afuera, que me digan ¡no pasa! y ni modo escuchas el concierto desde afuera. Son muchas experiencias, muchas emociones que vienen a mi corazón y en mi mente de recordar todo lo que me ha dejado La Esquina del Blues.

Gracias a Carlos Henze que estoy en estás andadas, gracias a la música, a los músicos, a la gente que está en el medio por darme oportunidad de ser portavoz del talento y arte de tantas personas y poderlo hacer llegar al público. Creo que la música sana, es la perfecta medicina y si mi trabajo y esfuerzo sirven para ayudar a alguien o para darle una oportunidad a un niño, influenciarlo para que mañana encamine su mirada y acciones hacia el arte, en lugar de las drogas o los vicios, ahí está el trabajo, es una excelente remuneración y oportunidad para mí.

Te puede interesar:

La Esquina del Blues y otras músicas: El amor es vida: Alexandra Gravas

XV aniversario de La esquina del blues y otras músicas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button