Noticias

Contribuye al cuidado del medioambiente

En nuestro día a día sabemos qué desechos son los que tienen un impacto negativo en el ambiente, es así que existen un sinfín de acciones para revalorizarlos o bien, tirarlos de manera adecuada para evitar su contaminación.  

Uno de los más utilizados es el aceite de cocina que con tan solo verter una gota en el drenaje, puede contaminar un millón de litros de agua, esto lo convierte en uno de los contaminantes más peligrosos en el mundo. En caso de mezclarse únicamente con el suelo, manteniéndose en la superficie, el aceite bloquea los rayos del Sol y evita el paso del oxígeno afectando a la fauna y flora. 

De acuerdo a datos del Instituto de Ecología y Cambio Climático (INECC), en México cada año se generan más de 325 millones de litros de aceite usado, si lo depositáramos en tambores de 200 litros, podríamos formar una línea desde la CDMX hasta Monterrey. Razón por la que se han creado diversas normas ambientales para promover la disposición final adecuada de dicho residuo, como es el caso de la NADF-012-AMBT-2015. 

Artículos relacionados

Parte de las medidas que contribuyen al cuidado del medioambiente, así como también al cumplimiento de las regulaciones vigentes, son las trampas para grasa enfocadas tanto a los hogares como a centros de consumo (como hoteles, restaurantes y bares).  

Una opción con diseño ligero y fácil de manipular, son los Interceptores de Grasa, que ayudan a retirar los desechos grasos y facilitan la limpieza del contenedor a través de sus mamparas removibles. Su canastilla para sedimentos con agarraderas hace más sencillo el retiro de los desechos sólidos y su céspol removible hace más eficiente la limpieza de su sistema de desagüe.  

Además de contribuir a mitigar el impacto negativo al planeta, este interceptor garantiza mayor resistencia a la corrosión y mayor durabilidad al contacto con la grasa. También cuentan con tapas de metal antiderrapante, lo que permite mayor resistencia en zonas de tránsito intenso. 

Evita la corrosión de cañerías, malos olores, inundaciones a causa de taponamientos de grasa, contaminación del manto freático y riesgos para la flora y fauna mexicana, atrapando la grasa. 

Te puede interesar:

Día Mundial de la Tierra

Gobierno capitalino y la AMIA buscan que los vehículos que circulen en la CDMX sean menos contaminantes.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le recomendamos
Close
Back to top button