Salud

Encierro debido a la pandemia de COVID-19 ha llevado a una transformación significativa en los estilos de vida

Sanamente.mx- El encierro y el aislamiento de las familias debido a la pandemia de COVID-19 han llevado a una transformación significativa en los estilos de vida e interacciones de casi todas las familias. Ser padre en esta situación no ha sido fácil para nadie, y mucho menos para los padres de personas con autismo. El cierre de los sistemas de educación especial significó que los padres perdieron una red de apoyo vital y tuvieron que ser los únicos cuidadores a tiempo completo a pesar de que a menudo carecían de las habilidades para hacer frente a esta nueva y abrumadora situación. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada 160 personas tiene un trastorno autista, en Latinoamérica 1 de cada 120 personas presenta algún tipo de trastorno y en México la Secretaría de Salud considera que anualmente 6.200 personas al año nacen con autismo. 

Ante tal panorama, contar con programas de apoyo para padres es de vital importancia y apoyo para los padres de familia que día a día se enfrentan con esta situación, tal es el caso del Programa Meta, en el cual se dedican a proporcionar el conocimiento, las herramientas y la confianza para dejar atrás las batallas que enfrentan las familias y mejorar su calidad de vida, al entender la anatomía del autismo, empoderamiento y control de conductas. 

Paloma García, directora y Cofundadora de Programa Meta, externó: El día 24 de marzo de 2020 fue el día en el que se declaró la pandemia y se impuso el confinamiento, lo que significó  que de un día para otro los centros de trabajo cerraran y niños y familias que dependían del apoyo de programas como el nuestro que incluye, ejercicios y dinámicas hizo que la incertidumbre y la preocupación de esos días aumentara ya que la interrupción de rutinas es particularmente estresante para personas con TEA y Asperger.”   

“Muchos padres de familia, en pocas semanas se acercaron y afortunadamente encontramos la forma de trabajar vía remota y retomamos sesiones en línea y hoy más que nunca estamos preparados hasta que todo regrese a la normalidad”, apuntó Paloma.   

La mayoría de los niños y adolescentes dependen en gran parte de la educación de sus padres, la educación escolar, acercamiento médico y de centros educativos especializados que ofrecen herramientas para padres de familia. Durante el tiempo de pandemia esta situación se vio fracturada ocasionando situaciones de estrés, depresión y angustia entre ellos, pero también fue el resquicio de luz para empoderarlos. 

Programas que enfatizan el coaching y herramientas para padres de familia con hijos con autismo se han convertido de gran ayuda para los padres de familia, ya que todavía existe mucha desinformación, por lo que  al tener un mayor conocimiento del cerebro y estructura neurológica los padres entienden mejor el comportamiento y reacciones de sus hijos y por ende aprenden a tratarlos más asertivamente. Padres bien informados y armados con estrategias conductuales, pueden crear ambientes más positivos para sus hijos Neurodivergentes y para toda su familia.  

“Entender el cerebro, los detonantes de ciertos comportamientos y sentirse en control del desarrollo de sus hijos, es positivo de por sí, pero es crucial durante una situación de confinamiento”, externó Paloma García. 

Es importante recordar que todos los papás y mamás viajan por su propio camino con respecto a la crianza de sus hijos. Unos caminos tienen mayores dificultades que otros, pero la mayoría tienen la misma meta: ayudar a sus hijos a lograr el mejor desarrollo, desempeño y felicidad posibles. Todos los caminos suelen estar marcados por desafíos únicos y específicos para cada familia. El camino de los padres de personas con autismo puede ser especialmente rocoso, y esto se intensifica con la crisis sanitaria. 

Cuando un papá y/o mamá recibe un diagnóstico de autismo para su hijo/a, empieza la búsqueda de la luz para el camino de su familia. Buscan por todos lados con conocidos, familiares, maestros, psicólogos, neurólogos, psiquiatras y un sinfín de expertos que les iluminen la mejor ruta. 

En ese contexto, Lorena, mamá de un adolescente con autismo comenta, “Buscamos una guía, buscamos experiencia, y buscamos esperanza. Sobre todo, buscamos al experto que ayude al hijo a ser parte de la familia, a convivir y disfrutar con nosotros. Hemos sido afortunados en encontrar escuelas y centros que han apoyado a Marco, a desarrollar sus habilidades motoras y lenguaje, pero cuando llegó la pandemia y se deshizo la rutina que habíamos logrado, Marco empezó a retroceder de manera preocupante.” 

“Nos dimos cuenta de que, si bien habíamos encontrado servicios excelentes para Marco, esos servicios se enfocan solamente en él” continua Lorena. “Después de todo, es común pensar que solo la persona con el diagnóstico es la que necesita ayuda, ¿no? Pero cuando llegó marzo del 2020, no sabíamos lo suficiente como para ayudar a Marco a continuar siendo ese chico feliz. Como quien dice, habíamos tercerizado su desarrollo.” 

Hasta hace unos meses, en México, no existían programas especializados que guíen a los padres con hijos que tienen deficiencias neurológicas como el autismo, por ello las fundadoras de Meta se han centrado en la idea de ayudar a los padres a convertirse en esos expertos que su hijo necesita, sin obviar la necesidad de un apoyo integral que va acompañado de médicos, psicólogos, y terapeutas.  

Estudios recientes demuestran que el coaching y capacitación para padres funciona en beneficio de la persona con autismo al igual que la familia que lo rodea. Un estudio realizado en Estados Unidos encontró que un programa de capacitación para papás de niños con autismo mejoró hasta 70% las conductas disruptivas de los hijos. Los padres también reportaron 48% menos agresividad en la conducta de sus hijos (incluyendo rabietas con autoagresión) y una disminución de 55% en la dificultad de sus hijos para seguir instrucciones.  

¿Por qué enfocarse en los papás? 

Ningún niño viene con un manual de instrucciones. Por eso, en algún momento u otro, todos los papás necesitan ayuda. Sin importar qué número de hijos tengan, cómo funciona el cerebro de sus hijos, de dónde venga la ayuda, en dónde vivan o quienes les ayuden. Esto es aún más cierto para los papás de niños y niñas con autismo y otras diferencias neurológicas.  

“El coaching para padres se enfoca en proporcionar técnicas, herramientas y estrategias que ayuden a comprender el comportamiento de sus hijos y cómo modificar el entorno para tener armonía en la casa. Se puede enfocar en temas muy específicos o muy generales, y su meta final generalmente es empoderar a los papás para que sepan que ellos mismos pueden ayudar a sus hijos. Después de todo, te tienes que poner la mascarilla de oxígeno antes de ayudar a los demás”, concluyó la cofundadora del programa Paloma García. 

Te puede interesar:

Especialistas en educación coincidieron en la necesidad de que alumnos conozcan sobre nuevas tecnologías diagnósticas

Especialista advierte que la contaminación ambiental es un factor determinante para el deterioro cognitivo

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button