Salud

Lanzan nueva opción de tratamiento para la Hemofilia A grave que disminuye el número de infusiones necesarias para el tratamiento preventivo

Hematología.mx.-De acuerdo con datos de la Federación de Hemofilia de la República Mexicana (FHRM), más de 6 mil mexicanos padecen hemofilia; de los cuales aproximadamente el 80% se encuentran afectados por la Hemofilia tipo A, es decir, tienen deficiencia en la producción de factor VIII. Se trata de una enfermedad que afecta hoy a más de un millón de personas en todo el mundo y que fue considerada como la “Enfermedad de los Reyes”, pues afectó a la familia real de Inglaterra en el siglo XIX y a los zares en la antigua Rusia.

Con este panorama, Bayer lanza en México un nuevo factor FVIII recombinante de tercera generación, que representa una nueva opción para el tratamiento de las personas con Hemofilia A, cuyo proceso único de manufactura permite reducir el número de infusiones que tienen que administrarse, pasando de aproximadamente 216 a tan sólo 120 inyecciones por año, es decir esquemas de aplicación de hasta dos veces por semana, lo que representa menos inyecciones intravenosas y mejor calidad de vida.

La profilaxis con esta nueva molécula de factor VIII recombinante pretende convertirse en la mejor opción del tratamiento para las personas con hemofilia A debido a que, a diferencia de los tratamientos que existentes, ofrece una vida media de alrededor de 14.3 horas, lo que permite que los intervalos de aplicación sean más espaciados con la seguridad y confianza para médicos y pacientes de que no exista riesgo de hemorragia; además este nuevo factor se encuentra manufacturado libre de proteínas de origen humano y animal, lo que le otorga un perfil de seguridad único”, comentó el doctor Abenamar Méndez, gerente médico de la Franquicia de Hematología, en Bayer.

Artículos relacionados

 La hemofilia es una enfermedad genética que tiene una incidencia de un caso por cada 10 mil nacimientos en varones y es considerada una enfermedad rara por su baja frecuencia. Los dos tipos principales de hemofilia son A (deficiencia de factor VIII) y B (deficiencia de factor IX). En la primera el factor VIII de coagulación está ausente o en concentración baja, cerca de 8 de cada 10 personas que sufren hemofilia padecen el tipo A. En la hemofilia B, el factor IX de coagulación está ausente o en concentración baja. Las mujeres son las portadoras y los hombres son quienes presentan los síntomas caracterizados principalmente por hemorragias espontáneas.

Las hemorragias ocurren comúnmente en las articulaciones como pueden ser rodillas, tobillos y codos, aunque también se presentan en órganos internos. De 10 hemorragias que se presentan en las personas con hemofilia, 8 ocurren a nivel articular y las restantes ocurren en otros órganos, como pueden ser el cerebro, garganta, cabeza y cuello o en regiones musculares importantes que no son fáciles de tratar.

La severidad de la enfermedad puede ser leve, moderada o grave, y se determina por la cantidad del factor presente en la sangre. En la hemofilia leve se produce más del 5% de la cantidad normal del factor de la coagulación, pero menos del 40%, y en la moderada se produce del 1% al 5%, estos dos grados pueden ser diagnosticados a partir de los 6 o 7 meses de edad; sin embargo, en la hemofilia grave se produce menos del 1% de la cantidad normal y es diagnosticada desde el momento del nacimiento.

Anteriormente la expectativa de vida de una persona con hemofilia era de aproximadamente 14 años. Actualmente, y con los avances en las terapias, es de 74 años, similar a la de una persona que no cursa con la enfermedad. 

La evolución del tratamiento para las personas con diagnóstico de Hemofilia A ha pasado de ser un tratamiento a demanda, que consiste en que cada vez que se presente una hemorragia se acude al hospital para ser infundido con el factor deficiente, a el tratamiento profiláctico, es decir la infusión en regímenes continuos que pueden administrarse 2 a 3 veces por semana de por vida, evitando al mínimo los episodios de hemorragia y sus consecuencias como puede ser la artropatía hemofílica (deformación de articulaciones).

Es importante que quienes padecen hemofilia sepan que con el tratamiento y la atención adecuados pueden llevar una vida normal, sin deformaciones y con una esperanza de vida igual a quien no padece la enfermedad, concluyeron los especialistas.

En el webinar de prensa también estuvieron presentes la doctora Yusimit Ledesma, directora médica en Bayer de México y la doctora Adolfina Bergés, hematóloga pediatra, asesora médica de la Federación de Hemofilia de la República Mexicana, A.C.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button