Salud

Las Enfermedades No Transmisibles concentran el 70% de la mortalidad mundial

LaSalud.mx.- Más de un cuarto de la población mundial vive con una o más enfermedades no transmisibles. 

La pandemia ocasionada por el COVID-19 ha demostrado que las enfermedades infecciosas y no transmisibles (ENT) están vinculadas, por ello, existe una necesidad urgente de crear sistemas de salud integrales en los países de ingresos bajos y medianos (PIBM). Así se mencionó en la presentación del informe De las islas a las sinergias: Integración de la prevención y atención de las enfermedades no transmisibles en las iniciativas de salud mundial y la cobertura sanitaria universal. 

Las ENT son enfermedades que no se pueden contagiar de persona a persona como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. Concentran el 70% de la mortalidad mundial, lo que significa que dos de cada tres muertes son a causa de una o más ENT. Padecer una de estas enfermedades también incrementa el riesgo de contraer COVID-19 y agravar las secuelas del virus. 

Las enfermedades cardiovasculares representan la mayoría de las muertes por ENT con 17,9 millones de personas al año, seguidas de los cánceres con 9,3 millones, las enfermedades respiratorias con 4,1 millones y la diabetes con 1,5 millones. Estos cuatro grupos de enfermedades representan más del 80% de todas las muertes por ENT antes de los 70 años.

El informe producido conjuntamente por la Alianza de ENT, Institute for Global Health y el Fondo Leona. M. y Harry B. Helmsley Charitable Trust, se centra en las oportunidades, experiencias y barreras para una mejor integración de los servicios de ENT. Cuenta con un enfoque específico en las poblaciones prioritarias de los programas de salud mundial, es decir, las personas que viven con el VIH/SIDA, las poblaciones afectadas por la tuberculosis (TB) y malaria, y las poblaciones clave de los programas de salud reproductiva, materna, neonatal e infantil en los PIBM.

La Alianza de ENT es una organización no gubernamental (ONG) registrada con sede en Ginebra, Suiza, dedicada a apoyar un mundo libre de sufrimiento, discapacidad y muerte prevenibles causados por ENT. Es una red única, fundada en 2009, de más de 300 miembros en más de 80 países que conforman un movimiento de la sociedad civil mundial respetado, unido y creíble.

“La financiación a países de ingresos bajos y medianos para iniciativas prioritarias de salud de la población, como el VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis y la salud materno infantil, ha sido fundamental para lograr avances sustanciales en la salud durante la última década. Muchos sistemas de salud en los PIBM siguen estando influenciados por la financiación sanitaria mundial, y su configuración tiene repercusiones críticas en la atención sanitaria disponible, o no disponible, para el creciente número de personas que viven con ENT en los PIBM”, concluyó la doctora Gill Schierhout del Instituto George, autora principal del informe.

El informe fue presentado durante la Semana Mundial de Acción contra las ENT, la cual busca garantizar la prevención y el cuidado de estas enfermedades a nivel global a través de una serie de recomendaciones a los gobiernos y  ONG’s con el fin de cubrir totalmente las necesidades de las personas que viven en PIBM, pues cuatro de cada cinco personas con ENT radican en zonas marcadas por la pobreza, de acuerdo con la Alianza de ENT. 

A través de casos de estudio en zonas marginadas como Malawi, Ghana y Kenia se demostraron los beneficios de incluir las ENT en los sistemas de salud públicos: los pacientes tienen acceso a cuidados especializados, se reducen los casos de ENT y el impacto de las mismas en todos los niveles al tiempo que aumentan los diagnósticos tempranos y la prevención. Incluso se observa una mayor rentabilidad en los suministros de enfermedades como diabetes e hipertensión, pues baja su consumo. 

Por ello, es fundamental diseñar programas de salud con una visión de cuidados integrales mientras se refuerzan los sistemas de salud, principalmente de los PIBM, con el fin de que todos los centros cuenten con medicamentos e insumos necesarios para una atención oportuna.  Para Guro Sorenson, jefa de enfermería en el Centro Internacional de Atención de la Salud (IHCC) en Ghana, la importancia de tener servicios integrales radica en que los pacientes “no sólo sufren VIH o una sola enfermedad. También sucede que los fármacos para tratar el VIH como el Dolutegravir conducen a la ganancia de peso, lo que puede generar hipertensión y/o diabetes. De ahí la necesidad de prevenir”. 

“Necesitamos urgentemente un reajuste de la prestación de servicios de salud en los países más pobres que realmente refleje las necesidades de quienes más lo necesitan. La atención integrada es el futuro de la atención médica. La realidad actual es que cada vez más personas viven con múltiples enfermedades crónicas. Es necesario que esto se reconozca mejor en los sistemas sanitarios. Las personas que viven con VIH tienen un riesgo significativamente mayor de padecer enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres. Las personas que viven con TB son mucho más susceptibles a la diabetes y viceversa. Los trastornos hipertensivos y la diabetes gestacional afectan a muchos embarazos, lo que pone en riesgo posibles impactos en la salud de por vida tanto para la madre como para el bebé si no se tratan de manera eficaz “, dijo Katie Dain, directora ejecutiva (CEO) de la Alianza de ENT.

Los centros de salud que reflejan esta epidemiología cambiante son el futuro”, dijo Dain, “pero esto también significa que tenemos que cambiar la forma en que hacemos las cosas. La pandemia de COVID-19 ha sido catastrófica para las personas que viven con ENT y está claro que necesitamos una infraestructura de salud en los PIBM que sea adecuada para su propósito si queremos reconstruir mejor “.

Así lo confirmó Jaime Barba, quien padece la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otras ENT. “En mi país los pacientes tienen que luchar todos los días para recibir medicamentos y atención sanitaria, pues somos constantemente invisibilizados por los gobiernos. Con la pandemia, muchos hospitales en México sólo atienden casos de COVID-19, por ello, no he recibido atención médica en 18 meses”.

Las y los líderes mundiales han reafirmado recientemente la necesidad de proporcionar servicios más integrados que incluyan a las ENT en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el SIDA en junio de 2021, que compromete a los gobiernos a garantizar que el 90% de las personas que viven con y están en riesgo de contraer el VIH, puedan acceder a la atención de las ENT y la salud mental para 2025.  

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button