Salud

Averigua por qué la vacuna de la influenza se actualiza cada año

LaSalud.mx .-Además del coronavirus, otra enfermedad viral que puede causar la muerte es la influenza, pues si no es atendida a tiempo puede causar problemas graves de salud. Afortunadamente, la vacuna para este virus está disponible cada años para evitar que las variantes afectan la inmunización de la población.

El uso de cualquier vacuna busca estimular el reconocimiento del sistema inmunológico ante el componente del virus en cuestión, de manera que, cuando el cuerpo se infecte, permita al sistema inmune una respuesta más rápida y eficaz para defenderse del virus.

De acuerdo con el doctor Arturo Galindo Fraga, especialista en infectología, “actualmente en México sólo se utilizan vacunas de virus inactivos, las cuales permiten el reconocimiento antigénico y la producción de anticuerpos neutralizantes contra el virus.”

El virus de influenza está compuesto por material genético ARN y tiene la característica de presentar una alta frecuencia de cambios en su genoma, conocidos como drifts, los cuales pueden ocasionar que el virus evada la neutralización por anticuerpos obtenidos con la vacuna.

Estos cambios son los que obligan a revisar anualmente las cepas del virus que se incluyen en la composición de la vacuna, buscando que éstas coincidan lo más posible con las cepas circulantes para maximizar el efecto de protección de la vacunación”, indicó el especialista.

Por ello, cada año, la Secretaría de Salud hace un llamado a la población para acudir a vacunarse contra el virus y permanecer alertas a los síntomas, los cuales incluyen fiebre muy alta, dolores musculares, tos seca, dolor de garganta, entre otros. Además, hay que tener presente que, aun estando vacunados, sigue existiendo el riesgo de contagio.

Afortunadamente, hoy existen tratamientos antivirales que ayudan a contrarrestar la enfermedad. Según el doctor Galindo, al momento existen tres grupos farmacológicos en uso clínico que tuvieron o tienen efectividad contra la influenza.

Estos grupos son los Adamantanos, los cuales perdieron efectividad debido a las cepas circulantes. Los Inhibidores selectivos de la endonucleasa, que tienen efectividad contra la influenza A y B. Los Inhibidores de neurominidasa, en nuestro país, el fármaco disponible de este grupo es el Oseltamivir, el cual actúa sobre la proteína principal del virus y bloquea su capacidad de replicación en el organismo.

Si bien, existen mutaciones que generan resistencia al Oseltamivir, la frecuencia de su presentación en cepas circulantes es menor al 1%. Este medicamento debe ser prescripto por un especialista para asegurar su uso correcto. En México, el único laboratorio que cuenta con él es Liomon.

Aunque la ciencia ha logrado contrarrestar la mortalidad del virus, es indispensable seguir las recomendaciones de prevención señaladas por las autoridades durante esta temporada.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le recomendamos
Close
Back to top button