Salud

Incontinencia fecal: un serio problema que afecta física, psicológica y socialmente

LaSalud.mx.- La incapacidad de controlar las deposiciones de forma autónoma, debido a fugas espontáneas de líquidos o un impulso incontrolable de ir al baño, tiene un nombre: incontinencia fecal. Este padecimiento afecta a todos los grupos de edad, aunque es más común en mujeres y ancianos, la incontinencia está determinada únicamente por el envejecimiento.

De acuerdo con el Hospital General de México, aún no se conoce la incidencia exacta en la población general de nuestro país; sin embargo, existen referencias en geografías más desarrolladas que estiman que la incontinencia fecal es de 4.2 por cada mil hombres y 1.7 por cada mil mujeres en el rango de edad de 15 a 65 años. En la población mayor a los 65 años representa un 10.9 por cada mil hombres y 13.3 por cada mil mujeres.

La Unidad de Coloproctología del Departamento de Gastroenterología del Hospital General de México concentra actualmente el 2% de las consultas especializadas en incontinencia fecal registradas en el país. De sus datos, destaca que el grupo de mayor riesgo que padece esta patología incluye ancianos, pacientes previamente sometidos a cirugía anorrectal, pacientes internados en hospitales psiquiátricos, pacientes con enfermedades neurológicas y mujeres con trauma obstétrico.

El doctor Mario Alberto López Ramírez, cirujano gastrointestinal, mencionó que este síntoma puede llegar a ser devastador por sus consecuencias sociales, psicológicas, de calidad de vida y económicas. Por esta razón, “el diagnóstico de su origen y evaluación clínica son necesarios y fundamentales para saber orientar en el estudio y manejo de la enfermedad de forma adecuada.

Existen diversas formas de tratamientos médicos y procedimientos quirúrgicos para tratar la incontinencia fecal. Uno de ellos es el neuromodulador sacro que controla la función del esfínter. Marco Antonio Carreño Lomelí, doctor en coloproctología, declaró que “específicamente, los estudios realizados para evaluar su eficacia mostraron que el 89% de los pacientes experimentaron una reducción significativa en la aparición de incontinencia fecal. En estos estudios, incluso 7 años después de la implantación del neuroestimulador, los resultados se mantuvieron estables”.

Existen tres perfiles de incontinencia: la de urgencia, cuando adultos sanos pueden llegar a experimentar diarreas severas de forma crónica o recurrente; la fecal pasiva, quienes la padecen no se dan cuenta de que necesitan ir al sanitario y sufren fugas; y el estreñimiento, cuando se siente el estímulo de evacuar, sin lograrlo con éxito.

RGP

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button