NacionalSalud

Desarrollan prueba para detectar al parásito que provoca cisticercosis

LaSalud.mx.- La estudiante de la Licenciatura en Diseño Industrial en el Tec de Monterrey Campus Puebla, Ximena García Ortega, creó un dispositivo capaz de rastrear y diagnosticar oportunamente al parásito que provoca la cisticercosis, una infección parasitaria de los tejidos causada por los quistes larvarios de la tenia porcina.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la cisticercosis es una de las principales enfermedades desatendidas en el mundo. En 2020, se fijó la meta erradicar la enfermedad, sin embargo, no tuvo éxito al no existir métodos de prevención o de detección temprana.

El parásito ataca al ingerir alimentos contaminados sus huevecillos; se manifiesta tras varios meses o años en músculos y cerebro, esto último denominado como neurocisticercosis, que en la mayoría de casos es letal.

Artículos relacionados

En este contexto, LEKA es una prueba biodegradable y no invasiva para detectar el parásito taenia solium en humanos a través de una muestra fecal del paciente.

Su funcionamiento es parecido al de una prueba de embarazo: se coloca la muestra en un papel reactivo, se espera unos minutos y se mostrará si es positivo o negativo mediante un cambio de color en el papel. Este estudio de coproantígeno reaccionará a los más de doscientos mil huevos expulsados en las heces, indicando cualitativamente la presencia del parásito.

El proyecto nace de la necesidad de no saber dónde se contagia la gente, cómo contrae este parásito; los estudios más recientes sobre cómo actúa este parásito son de 2008 y no permiten saber dónde se aloja en el cuerpo o la cantidad de casos que hay, ni cómo detectarla en etapas tempranas. Nuestro objetivo es que las pruebas lleguen a las comunidades, por medio de las brigadas de salud pública del gobierno; ellos estudiarían a las personas, realizarían pruebas y sondeos de infectados o personas en riesgo de padecer la enfermedad”, declaró Ximena García.

Actualmente se encuentra en fase experimental y será en el año 2022 cuando se realicen las primeras pruebas piloto. La estrategia contempla llegar a países latinoamericanos afectados por la cisticercosis, como Ecuador, Perú y Bolivia.

RGP

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button