Noticias

Entre más tiempo usamos el celular, más propensos somos a ciberataques

El uso de un teléfono inteligente por varias horas puede traer varias consecuencias, entre ellas, los ciberataques. Este es el resultado de un estudio realizado por investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universidad de Oviedo y la Universidad Politécnica de Madrid.

El trabajo fue desarrollado por Juan Herrero, Andrea Torres, Antonio Hidalgo, Francisco J. Rodríguez, Alberto Urueña y Josep Vivas, de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. Se basa en la teoría de actividades rutinarias de estilo de vida, uno de los enfoques teóricos más aceptados para estudiar la victimización por delitos cibernéticos y su relación con el uso adictivo del móvil. 

La teoría de actividades rutinarias de estilo de vida relaciona dos enfoques teóricos: la teoría de actividades de elección racional y la teoría de la exposición al estilo de vida. Los investigadores explican que “la teoría de la elección racional se centra en las características del delito más que en las de los delincuentes reales y sostiene que los eventos delictivos se producen por la unión en el tiempo y el espacio de un delincuente motivado y un objetivo atractivo.

Por su parte, los teóricos que hablan de la exposición al estilo de vida explican el riesgo de sufrir un delito en función de los estilos de vida que potencialmente puedan exponerse a los delincuentes. Los resultados del estudio confirman las predicciones de teorías clásicas para explicar la victimización por delitos cibernéticos. Además, añaden una nueva variable que influye en la probabilidad de sufrir un ciberataque: la adicción al celular.

Una mayor adicción al teléfono no sólo implica una mayor exposición al medio digital y, por lo tanto, a los ciberdelincuentes, sino que también ofrece más posibilidades de coincidir en el espacio y el tiempo con un cibercriminal y convertirse en víctima del mismo. 

Para los investigadores, la principal aportación de esta investigación, es su posible aplicación a la detección precoz de colectivos vulnerables a los ciberdelitos. El estudio ha sido publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health y fue uno de los cinco beneficiarios de las Ayudas Fundación BBVA a Equipos de Investigación Científica 2019. 

RGP

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button