Salud

El EPOC no tiene cura

Pulmón.mx .-La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) engloba enfermedades pulmonares crónicas, no del todo reversibles, que se caracterizan por una dificultad respiratoria e incluye la bronquitis crónica, el enfisema y el asma crónica.

El tercer miércoles de noviembre se celebra el Día Mundial de la EPOC con el objetivo es despertar conciencia sobre los síntomas, factores de riesgo y tratamientos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad altera la respiración normal y es potencialmente mortal; también prevé que para el año 2030 esta dolencia será la tercera causa más importante de mortalidad en todo el mundo.

Los principales factores de riesgo son:

Artículos relacionados
  • el tabaquismo,
  • la contaminación del aire, tanto en espacios cerrados como en el exterior, y
  • la inhalación de partículas de polvo y sustancias químicas en el lugar de trabajo.

La respuesta de la OMS a la lucha contra la EPOC forma parte de las actividades generales de prevención y control de las enfermedades no transmisibles que lleva a cabo la Organización, cuyos objetivos son:

  • Aumentar la sensibilización acerca de las enfermedades crónicas.
  • Crear ambientes más saludables.
  • Reducir los factores de riesgo comunes de las enfermedades no transmisibles,
    • como el consumo de tabaco
    • la exposición al humo del tabaco
    • la contaminación de interiores y de exteriores,
    • las dietas malsanas
    • la inactividad física
  • Prevenir las muertes prematuras y las discapacidades evitables relacionadas con las principales enfermedades no transmisibles.

La EPOC es una enfermedad que se diagnostica en edades adultas. En la actualidad, afecta casi por igual a ambos sexos, en parte debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres. No es curable, pero al ser diagnosticada a tiempo y tratada puede retrasar su progresión.

Las enfermedades crónicas conllevan una adaptación de los estilos de vida y el seguimiento estricto de un tratamiento. A pesar de que muchos pacientes dan más importancia a la medicación que a la modificación del estilo de vida, se ha demostrado que éste resulta indispensable para mantener un mayor grado de estabilidad en la salud.

Otras recomendaciones son mantener en el peso adecuado, realizar actividad física, llevar una dieta equilibrada, evitar el tabaco, el humo del tabaco y los ambientes con polvo o con productos químicos irritantes en el aire.

Algunos de los síntomas son: tos seca o con secreciones de forma leve, solo al levantarse. Otros pacientes experimentan abundantes secreciones y consultan por bronquitis invernales que a veces necesitan tramiento con antibióticos y broncodilatadores.

Falta de aire (disnea): este síntoma es inicialmente ante grandes esfuerzos. Es muy frecuente que la persona fumadora lo atribuya al aumento de peso o mal estado físico. Pero, con el paso del tiempo, la disnea progresa lentamente y la consulta se realiza de manera tardía, cuando la función respiratoria ya está bastante disminuida.

Si has experimentado estos síntomas y cuentas con factores de riesgo, acude inmediatamente con el especialista para realizar la prueba diagnóstica y comenzar el tratamiento rápidamente.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button