Noticias

Lo que debes saber antes de comprar un auto blindado de segunda mano

La seguridad no es cosa de juego, por lo que los usuarios no deben tomar a la ligera la compra de un automóvil blindado de segunda mano o de una prenda o chaleco blindado usado, ya que podrían poner en riesgo su protección y bienestar o el de su familia.
 
Actualmente, en internet hay una gran oferta de vehículos y chalecos blindados tanto nuevos como de segunda mano y estos últimos con precios que son imposibles de creer, esto a través de particulares o empresas que no pueden ofrecer ningún tipo de certificación o garantía al usuario. Es así como se pueden adquirir en redes sociales productos blindados en páginas de Facebook, Mercado Libre, AliExpress, Wish o Go Trendier (tienda en línea para ropa de segunda mano). Por esta razón los expertos del Consejo Nacional de la Industria de la Balística (CNB) ofrecen algunas recomendaciones al respecto.
 
Luis Sánchez, delegado de la comisión de blindaje automotriz, explica que, si se tiene la intención de comprar un auto blindado de segunda mano, el usuario debe acudir a una empresa de blindaje automotriz para solicitarles, de alguna manera, certifiquen o evalúen que el blindaje del vehículo todavía tenga resistencia balística.
 
Señala que el periodo óptimo de vida del blindaje automotriz es de siete años, después pierde la resistencia, ya que se va reduciendo su capacidad de respuesta, los vidrios y los materiales balísticos como la aramida y el acero se van degradando con el tiempo.
 
“El problema es que, con el tiempo, los vidrios se comienzan a deslaminar dejando de tener sus propiedades de protección y lo sabrás cuando veas que se empieza a burbujear, un vidrio blindado automotriz a diferencia del vidrio original, radica en que es un vidrio multicapas que es sometido a un proceso de laminación y forma un compuesto balístico. Se desarrolla para impactos en este caso y forman parte de un blindaje integral”, explica.
 
Aclara que antes de comprar el vehículo a un particular, se debe llevar a una blindadora para que lo valoren y vean su nivel de resistencia balística para, de cierta manera, avalar que el vehículo todavía cumple con las normas.
 
“Si vas a comprar un auto blindado es para proteger tu vida, no te puedes arriesgar. Si lo quieres comprar porque la oferta es muy atractiva, dile a la persona que te lo está vendiendo, que juntos lo lleven a una empresa blindadora certificada para que lo valoren y pueden dividirse los costos de la revisión”, puntualiza.
 
Actualmente hay una extensa oferta de chalecos blindados de segunda mano en redes sociales o, incluso, en páginas como Wish y Go Trendier, John Valbuena, presidente de la comisión de ética y justicia del CNB, explica que no se deben comprar chalecos usados porque son prendas extremadamente personales, que tienen fibras de aramida o fibras balísticas especiales, las cuales con el sudor y uso diario pueden generar bacterias que, a su vez, pueden dar origen a alguna enfermedad en la piel de las personas. El chaleco debe ser para una sola persona y hay que tener cuidados especiales, se sugiere no usarlo más de 12 horas.
 
Valbuena señala “si se va a comprar un chaleco antibalas de segunda mano o ya se adquirió, hay que mandar el carrier a la tintorería, limpiar el panel balístico con un paño suave y alcohol para desinfectarlo; así como revisar la etiqueta para conocer el nivel de protección, el fabricante y lo mas importante, verificar que la garantía este vigente”.
 
Por otra parte, René Fausto Rivera, presidente de la comisión ejecutiva, señala que en México existe un problema de rastreabilidad, ya que actualmente no hay manera de dar seguimiento al ultimo dueño de un vehículo blindado, así como a los usuarios de chalecos antibalas, y por ende no se sabe en manos de quien están actualmente.
 
“Rastreabilidad significa poder seguir el destino del bien, sea chaleco, coche, casco, cualquier artículo o prenda blindada. El problema es que, al no existir el rastreo, solo se pueden tener datos relevantes de quién fue la primera persona que lo compró, acaso quizá del segundo, pero ya después se va perdiendo. Consideramos que es muy importante que la Dirección General de Seguridad Privada pida a los fabricantes o comercializadores que, en el caso de chalecos blindados se reporte el lote o numero de identificación del bien y quién esta comprando los productos. Tenemos entendido que anteriormente la DGSP si solicitaba esta información, pero por alguna razón se dejó de solicitar este reporte por parte de la autoridad”, expresa Rivera Arózqueta.
 
Añade que recientemente el CNB, a través de un escrito, ha solicitado a las autoridades que las empresas de blindaje corporal (chalecos, ropa y placas balísticas) reporten, nuevamente a la Dirección General de Seguridad Privada el destino final de las prendas para tener un mejor control y evitar la venta de artículos blindados de segunda mano, que en un momento dado puedan llegar a manos del crimen organizado.

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button