NoticiasSalud

Pruebas de detección temprana, herramientas imprescindibles para el diagnóstico oportuno del Cáncer Colorrectal 

Oncología.mx.- En el marco conmemorativo del Día Mundial del Cáncer Colorrectal, a celebrarse el próximo 31 de marzo, es importante destacar que entre los diferentes tipos de cáncer, este ocupa el 3° lugar en incidencia, y el 2° lugar de mortalidad con más de 7,755 defunciones durante 2020.

En el cáncer las células crecen descontroladamente y, habitualmente antes de que esto ocurra, se desarrollan pequeñas formaciones de tejido en la pared interna del colon o el recto llamados pólipos, estos tejidos tardan de 10 a 15 años en crecer, y con el tiempo pueden volverse cancerosos.

Conforme el tumor se desarrolla, puede diseminarse por el torrente sanguíneo extendiéndose por el intestino o a otros órganos en lo que se le denomina metástasis. Aproximadamente el 95 % de los cánceres colorrectales inician en las glándulas productoras de la mucosidad que cuida el interior del recto y el colon.

Entre los diversos síntomas se encuentran los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Debilidad y cansancio
  • Estreñimiento
  • Sangrado Rectal
  • Pérdida inexplicable de peso
  • Cambios persistentes en la defecación (diarrea) o la necesidad que no desaparece incluso después de hacerlo.

Al respecto, el Doctor Max Saráchaga, Director Médico de Amgen, instó sobre la importancia de la prevención, sobre la detección oportuna, y los tratamientos que pueden llegar a ofrecer una mejor calidad de vida para los pacientes.

El doctor Saráchaga señaló que “Es recomendable que las personas con un riesgo promedio de padecer cáncer de colon comiencen a hacerse pruebas de detección alrededor de los 50 años, ya que hablamos de un cáncer que tiene la particularidad de ser muy agresivo y difícil de diagnosticar. (…) Incluso, podría decir que las personas con un mayor riesgo, como las que tienen antecedentes familiares de cáncer de colon o ascendencia afroamericana, deben considerar hacerse la prueba de detección antes. Estas pruebas son las FIT -inmunoquímica fecal -, la sigmoidoscopía flexible, la colonoscopía, entre otras.”

Dependerá de diversos factores clínicos el tratamiento para el CCR. Deberán integrarse pruebas de biomarcadores como primer medida para mostrar la información sobre el grado de malignidad del tumor y su funcionamiento. Para ello, se debe encontrar dentro de la prueba la presencia del oncogén de tipo KRAS (perteneciente a la familia RAS), mutado o natural/silvestre. En un paciente con este tipo de cáncer, se podrá dictaminar en concreto, y con mayor precisión, el tratamiento que debe seguirse.

Como parte del proceso podrían incluirse la radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia, cirugía; y como parte de un enfoque de medicina personalizada e innovadora, se encuentra la terapia “blanco”.

“Hemos avanzado enormemente en el tratamiento del cáncer colorrectal mediante el uso de anticuerpos monoclonales, tanto innovadores como biocomparables para hacer frente a este padecimiento. Estas terapias han resultado en un salto tecnológico muy importante dentro de la atención de miles de pacientes en México y en el mundo, por ello estamos comprometidos a seguir investigando e innovando en beneficio de todos ellos.”, finalizó la Doctora Susana Suárez, Directora General de Amgen México

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button