Noticias

5 maneras de reusar las bolsas de plástico y ayudar a conservar el planeta

El cambio climático,  las afectaciones al ambiente y la generación de desperdicios son una realidad que debemos atender todos, no solo los gobiernos en un nivel macro de políticas ambientales. A veces, pensamos que nuestras actividades no tienen relevancia en estos temas, pero no es así: con algunas pequeñas modificaciones en los hábitos del día a día podemos generar un cambio que impacte positivamente al planeta.

Algo con lo que podríamos empezar es a tomar conciencia de nuestra relación que tenemos con el uso de los plásticos que utilizamos de forma cotidiana. Según datos recientes recuperados por National Geographic y su iniciativa global Planeta o plástico, en nuestros océanos hay más de 5 billones de partículas de plástico e incluso ya se han encontrado microplásticos dentro de fetos de ciertas especies acuáticas e incluso, en humanos. Esto viene de la mano con la estimación de que una pieza de plástico puede degradarse hasta en 450 años o tal vez nunca.

También se ha demostrado que de las casi 500 millones de toneladas de plástico que se producen cada año, el 40% es usado una sola vez, lo que genera una mayor contaminación en el ambiente. 

Súmate con pequeñas acciones para salvar al planeta:

  1. Reúsa botellas de plástico. Una botella de plástico puede convertirse en casi cualquier recipiente, desde una alcancía, hasta una pequeña maceta donde podrás sembrar tus plantas o flores favoritas. Esta es una buena idea para darle un segundo uso a ese plástico y evitar que llegue a nuestros mares. 
  2. Rediseña tu hogar. Lámparas, relleno de sillones, mesas o incluso decoraciones pueden surgir si el plástico y la imaginación se juntan. Por ejemplo, las bolsas de plástico pueden servir como carpetas de lámparas o como portavasos.
  1. Haz que tu bolsa sea un nuevo contenedor. Una bolsa de plástico puede volverse una ayuda para guardar otras cosas y protegerlas tal vez del polvo, el agua o algún elemento externo. Es más, pueden servir como bolsas de basura y evitar un gasto extra en la compra de estos insumos que exclusivamente se usan literalmente para desecharse.
  2. Crea algo divertido.  Si buscas un momento de entretenimiento desde casa, una bolsa puede ser tu aliada para lograrlo. Por ejemplo, una cuerda para saltar se puede hacer con muchas bolsas cortadas en tiras, trenzadas y aseguradas con una cinta aislante. Así, tendrás ya una forma de pasar el tiempo o un nuevo accesorio en tus rutinas de ejercicios.
  3. Aprovecha con tu mascota. Ya sea que tengas un perro o gato, una bolsa de plástico puede siempre reusarse para recoger sus heces (de la calle en el caso de los perros o del arenero con los gatos). Incluso puedes fabricar tus propios guantes para estas tareas a partir de una bolsa que hayas usado antes. 

Alentar y terminar con el plástico que afecta a nuestro planeta es tarea de todos y no existe ningún cambio pequeño para lograrlo. Todo suma y todos lo necesitamos. 

DZ

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button