Noticias

Información y políticas públicas en Seguridad

Con autorización expresa de su autor, Mundo de Hoy se permite reproducir de forma íntegra la columna del Lic. Armando Zúñiga Salinas, Presidente de Coparmex Ciudad de México, titulada “Información y políticas públicas en Seguridad”, publicada el día de hoy, 22 de septiembre, en el diario La Prensa.

La percepción también genera realidad y hoy con datos relevantes de México, podemos conocer la situación en temas de seguridad a fin de generar estrategias corresponsables desde todos los sectores.

Llegamos al noveno mes del año y con él comienzan a llegar, también, números que nos indican cómo vamos en diversos aspectos de la vida del país y la Ciudad de México en este periodo sui géneris.

Uno de esos casos es la entrega por parte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2022, proyecto que se ha consolidado como una de las mejores prácticas internacionales para medir victimización y delitos.

Antes de entrar en materia, es importante destacar la excelente labor de instituciones como el INEGI, principalmente porque proporcionan información clara y precisa sobre el acontecer nacional, mismas que contribuyen a mejorar las acciones y proyectos en beneficio de sus habitantes.

Ahora sí, veamos algunos de los resultados de este ejercicio. Para iniciar, la tasa de incidencia delictiva, si bien continua en niveles altos, muestra una tendencia a la baja que, en los últimos años, entre el 2018 y el 2021, pasó de 37,807 a 30,786 delitos por cada 100 mil habitantes.

Es decir, en promedio, tres de cada diez mexicanos han sufrido un hecho delictivo.

Los 10 estados de la República con las tasas de incidencia delictiva más altas, en orden de mayor a menor, son: el Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Tabasco, Nuevo León, Morelos, Jalisco, Querétaro, Baja California y Quintana Roo.

Sobre dichos estados, van algunas breves consideraciones:

Nuevo León y Baja California no se encontraban en esa lista un año antes, lo que, desde luego, enciende focos de alerta que es preciso dimensionar y atender.

Por su parte, el Estado de México paso al primer sitio con un crecimiento de los delitos del orden del 15 por ciento.

En tanto, la Ciudad de México mostró una importante reducción del 15%, lo que le permitió dejar el primer sitio entre las entidades con mayores índices.

Es justo destacar la reducción en la incidencia delictiva en la capital del país, la importante labor de las autoridades, así como la insistencia y seguimiento de diversas organizaciones cívicas y empresariales durante años. 

Sin embargo, también es preciso señalar el largo trecho que aún falta por recorrer para dejar los primeros sitios.

La encuesta revela datos y números sumamente importantes. Hay delitos que en el último año presentan una disminución, como el robo o asalto en calle o transporte público y las amenazas verbales.

Sin embargo, atención especial debemos prestar a la extorsión que en la ENVIPE registra un crecimiento importante. Dato que se confirma en el 2022 con la información de las fiscalías y procuradurías, en el que las víctimas de este delito han crecido en 27 por ciento.

Llama la atención el crecimiento del 13% en los gastos que los ciudadanos aplican en medidas de protección y que sitúan el costo de la inseguridad ciudadana, en el orden del 1.5% del Producto Interno Bruto. A finales de este mes conoceremos, también vía el INEGI, lo que las empresas asignan a este rubro.

Al evaluar la evolución de la incidencia delictiva en sus diferentes dimensiones, así como del análisis de las diferentes fuentes e instrumentos, tanto en el plano regional como en los diferentes tipos de delitos, nos confirman lo planteado en nuestras anteriores entregas aquí mismo en La Prensa, sobre la necesidad de plantear estrategias de combate al crimen de forma focalizada.

Atención como en su momento se hizo para el caso de los secuestros, pero ahora enfocada, con la participación de especialistas y recursos en asuntos como la extorsión, el homicidio y la seguridad en el entorno más cercano al ciudadano, como el transporte o la vía pública.

Los elementos de la ruta de este combate con mayor contundencia ya están sobre la mesa: líneas de acción multidimensionales, objetivos y metas de reducción, mejores policías, inteligencia, acción coordinada, participación de expertos, estructuras de apoyo y prevención. 

Sobre todo, estrategias específicas y regionales en las que se combine la voluntad política de las autoridades, la exigencia y la participación ciudadana territorial, dando seguimiento y alertando ahí, donde se enciendan los focos amarillos, en forma local o en algún tipo de delito en particular.

Un llamado a los ciudadanos para que demos seguimiento, no quitemos el dedo del renglón, analicemos la información local y tomemos las medidas a nuestro alcance con nuestras familias y vecinos.

En Coparmex CDMX sabemos que el trabajo en conjunto: ciudadanos, autoridades e iniciativa privada es el camino que debemos seguir para mejorar las condiciones de todos en todos los ámbitos de la realidad social. Esa, es nuestra apuesta.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button